por

13 Reasons why y la violencia imperante de sus personajes víctimas de violación sexual

[Alerta spoiler: el presente artículo hace referencias explícitas al contenido de la serie]

En el 2017 se estrenó la famosa serie llamada 13 reasons why, que en poco tiempo se convirtió en una de las más populares. Luego de 3 largos años, este 2020 llegó a su fin con el estreno de la cuarta temporada. 13 reasons why inicia con la historia de una adolescente de 17 años, llamada Hannah Baker, quien decide quitarse la vida luego de afrontar diversos episodios traumáticos para una adolescente de su edad, dejando su testimonio grabado en cassettes, donde explica las razones que la motivaron para quitarse la vida.

En una de las cintas, Hannah revela que vio a Bryce Walker (compañero de Hannah) violar a Jessica Davis. Al escuchar dicha cinta, Clay Jensen (amigo y compañero de Hannah) habla con Jessica y la anima a denunciar, pero ella se niega a hacerlo por temor a que no le crean y ante la ausencia de pruebas. Con el pasar de los días, se enteran que Jessica no fue la única víctima de Bryce, ya que existen fotos de otras chicas que también fueron violadas por el mismo sujeto. Es con la revelación de la última cinta, que recién se enteran que Hannah Baker fue violada por Bryce Walker y que ello fue una de las razones que la llevaron al suicidio.

Frente a ello, sus padres deciden denunciar a Bryce y también al colegio porque consideran que no fueron diligentes con su hija. Durante el juicio de Hannah, muchos de sus amigos y compañeros de clase declararon en el juicio. Una de ellas fue Jessica Davis, la otra víctima de Bryce, pero quien por temor no lo acusa, solo se limita a hablar sobre los episodios ocurridos en el colegio que denigraron a Hannah y que podrían ser causales de su decisión.

Otro testimonio importante es el de Justin Foley, amigo de Bryce y ex novio de Jessica, que al testificar sobre Hannah, también declara que Bryce violó a Jessica y que él tenía conocimiento de ello, pero no hizo nada para defenderla, a pesar que vio a su ex pareja completamente inconsciente cuando pasó todo. Como era de esperarse, y como pasa muy a menudo en los juicios por este tema, el acusado menciona que todo es una vil mentira de los padres de la víctima, que jamás violó a Hannah, que tuvieron relaciones sexuales, sí, pero con el consentimiento de la víctima. En base a todos los testimonios, el jurado considera que el colegio no tuvo responsabilidad en la muerte de Hannah, pero que Bryce Walker y Justin Foley quedan detenidos por participación en la violación sexual en contra de Jessica. Lastimosamente, solo condenaron a Bryce a tres meses de libertad condicional y a Justin, a seis meses de libertad condicional; es decir, no hubo justicia para Hannah.

Con el transcurso de los episodios, podemos ver que Bryce muere, pero que aún está en investigación para determinar quién es el culpable, lo cual no se sabrá hasta los últimos episodios de la cuarta temporada. Luego de muchos meses, Jessica es elegida presidenta estudiantil, quien a su vez, organiza un grupo de victimas sobrevivientes de violaciones sexuales, quienes realizan diversas manifestaciones para tratar de concientizar sobre la problemática, buscan luchar contra el machismo imperante en el colegio y también tratan de animar a las demás victimas a denunciar y a contar sus historias.

I. El dolor de las víctimas que no denuncian

La historia de Hannah, Jessica y de las demás víctimas de violación sexual no son lejanas a nuestra realidad, ya que en el 2019, los Centros de Emergencia Mujer (CEM) atendieron en todo el país a 5140 menores víctimas de violación sexual, cifra que representa el 65% del total de violaciones cometidas en el año, pero sin contar aquellos casos que no son denunciados[1] y en lo que va de este año, el MIMP atendió a 464 menores víctimas de abusos sexuales, lo que implica que en el Perú, una niña, niño o un/a adolescente es violado cada dos horas[2]. Las cifran alarmantes de victimas nos deberían invitar a reflexionar sobre esta problemática, por ello en las siguientes líneas analizaremos esta problemática pero en el caso de Hannah Baker y Jessica Davis, personajes principales de la serie 13 reasons why.

La violación sexual está tipificado en el artículo 170° del Código Penal y en ella se menciona que “el que con violencia o grave amenaza, obliga a una persona a tener acceso carnal por vía vaginal, anal o bucal o realiza otros actos análogos introduciendo objetos o partes del cuerpo por alguna de las dos primeras vías, será reprimido con pena privativa de libertad no menor de seis ni mayor de ocho años”. Este delito está presente a lo largo de la serie, donde los casos de Hannah y el de Jessica, ambos casos tienen en común que fueron ultrajadas por el mismo sujeto, Bryce Walker, quien era el compañero de clase de ambas.

En el caso de Hannah Baker es difícil que haya una denuncia formal, ya que ella se quitó la vida, dejando solo su testimonio grabado en una cinta. Aquí es relevante mencionar, tal como afirman autores como García y Ávila, que en los casos de violaciones sexuales, “dada la naturaleza de esta forma de violencia, no se puede esperar la existencia de pruebas gráficas o documentales y, por ello, la declaración de la víctima constituye una prueba fundamental sobre el hecho”[3], donde la grabación de su testimonio debería ser considerada como una prueba, pero ello fue desestimado en el juicio y por ese motivo no se juzgó al culpable.

Podemos ver en episodios siguiente que, Clay Jensen, amigo de Hannah, intenta que Bryce declare y reconozca que violó a Hannah; sin embargo, obtienen dichas declaraciones con mucha violencia, lo cual desacredita la declaración porque Bryce puede apelar que solo aceptó ello por coacción y para frenar la agresión en su contra.

En el caso de Jessica Davis, existe la posibilidad de probar el delito, ya que ella puede declarar y contar lo ocurrido, también está de testigo Justin, quien sabía todo. Además de ello, Jessica puede ser sometida a todos los exámenes correspondientes para determinar la agresión que sufrió. Si bien ella en un primer momento no denuncia a su agresor y en su lugar lo hace Justin Foley durante el juicio de Hannah, luego de mucho valor, decide denunciarlo y enfrenta a su agresor. Incluso, antes de su declaración, ella sufre constantes hostigamientos y acoso por parte de los amigos de su verdugo para evitar que cuente su versión. No obstante, su confesión no sirvió de mucho, ya que en el juicio, el acusado dijo estar arrepentido y ello fue suficiente para el jurado, que solo lo condenaron a tres meses de libertad condicional. Este es quizás el problema más importante por el cual muchas víctimas no denuncian porque sienten que no encuentran justicia y que el agresor no es castigado como debería.  

II. La revictimización como medio de silencio de muchas víctimas

Muchas víctimas tienen temor de denunciar por los cuestionamientos de la sociedad, donde se pone en duda la versión de víctima, donde se exige pruebas fehacientes para poder acusar a alguien de violación sexual. Tal como sucede en el caso de Hannah, quien no denuncia porque se siente culpable por lo que pasó, cree que por ir al lugar de los hechos es también su culpa o en el caso de Jessica Davis, quien no denuncia por temor a que su versión no se creída, ya que se encontraba inconsciente por los efectos del alcohol y teme que ello desacredite lo que le pasó.

Todo ello genera una situación de revictimización en aquellas víctimas de violación sexual, la cual se define como la respuesta de las instituciones y de los individuos hacia la víctima, que principalmente se genera cuando el sistema penal no cree en la versión de la víctima y que ello también involucra a las autoridades escolares[4]. Principalmente, esto último podemos apreciar en la serie, ya que se sabe que Hannah Baker confesó que fue víctima de violación sexual al consejero estudiantil, el  Sr. Kevin Poker, que jamás creyó en su versión y tampoco supo brindarle un apoyo emocional que tanto necesitan las víctimas. Además, se sabe que Hannah dio señales que se quería quitar la vida y ni eso animó a un acompañamiento psicológico y emocional para poder ayudarla. El consejero se limita a pedir disculpas durante el juicio a los padres de Hannah y menciona que Bryce fue quien la violó.

Asimismo, la revictimización es una actitud de las personas que rodean a la víctima, ya sean amigos, familiares o compañeros que tienden a culpar a las víctimas por lo que sucedió o hasta minimizan o niegan el daño ocasionado. Ello es evidente con Hannah, ya que ella se sentía juzgada por todos sus compañeros porque previamente había un rumor sobre ella y su supuesta relación que Justin, que nunca pasó pero que se dedicaron a denigrarla con todo tipo de comentarios.

Mientras que en el caso de Jessica, por el antecedente de Hannah, sus amigos tratan de creer en su versión aunque se les hace difícil, pero ella tampoco denuncia por temor. A pesar de todo lo ello, Jessica es un claro ejemplo que si bien sientes que no encuentras justicia en tu caso, tú puedes ayudar a muchas otras personas que pasaron lo mismo que tú, a no tener miedo a denunciar y hacerles sentir que no están solas o solos y que siempre habrá alguien que creerá tu versión y te escuchará. 

Ello se evidencia en un momento muy emotivo cuando Jessica, quien era presidenta estudiantil, brinda un discurso ante los estudiantes y autoridades, donde hace una reflexión para seguir luchando por justicia para las víctimas de violación  sexual y menciona lo difícil que es para ellas aceptar y reconocer que fueron víctimas, pero lo más difícil aún es hablar y contar su historia. El discurso continua y menciona que a nuestro alrededor hay muchos y muchas sobrevivientes de violaciones sexuales que sufren en silencio y recuerda que siempre habrá alguien que creerá tu historia. Finaliza diciendo: “soy Jessica Davis y soy una sobreviviente”, lo cual anima a más estudiantes a hacer lo mismo y evidenciar que también fueron víctimas de violación sexual. Es gracias a ello que alrededor de 10 personas, entre mujeres y varones, se ponen de pie y mencionan que son sobrevivientes de agresiones sexuales, entre ellos están Tyler Down y el mismo Justin Foley.

III. Reflexiones finales

La problemática analizada en la serie 13 reasons why, nos permite evidenciar la realidad que viven víctimas de violaciones sexuales, donde muchas callan por temor a que su versión sea desacreditada, que mantienen el silencio por temor a represalias. Además, es importante el apoyo emocional hacia ellas, ya que así podemos salvar muchas vidas y sanar corazones desamparados.

La lucha por justicia para las víctimas de violación sexual sigue en marcha, pero la revictimización frena muchas veces las versiones de las víctimas. Si bien el Estado está planteando políticas públicas sobre delitos de violación sexual, donde se incentiva a denunciar, también es necesario que no haya un cuestionamiento cuando una víctima se arrepiente de denunciar o no siga con el proceso porque ello no implica que haya mentido en su declaración, sino que pueden existir factores ajenos a ello como el miedo, la intimidación o amenaza por parte de la contraparte, entre otros que frena el proceso.

Finalmente, hemos podido evidenciar la lucha constante que tiene una víctima cuando denuncia a su agresor. Muchas veces, la duda las corroe porque no saben si encontrarán o no justicia y tampoco saben si su agresor será castigado por el daño causado. Sin embargo, como Jessica Davis decía, no estás sola o solo, siempre habrá una mano amiga que te ayudará y escuchará, tómate todo el tiempo que consideres necesario y cuando te sientas lista, denuncia y cuenta tu historia.


Bibliografía:

[1] RRP Noticias “Ministerio de la Mujer: En el Perú un niño es violado cada dos horas” (2020).

[2] La Ley: “MIMP: En el Perú un niño es violado cada dos horas” (2020).

[3] García-Matamoros y Ávila-Medina “Procedimiento, litigio y representación ante tribunales internacionales” (2017)

[4] Miranda “Victimización secundaria en adolescentes víctimas de delitos sexuales en su paso por el sistema procesal penal en Chile: Una aproximación narrativa” (2012).

 

Escrito por Nadia Ibarra Laurente

Nadia Ibarra Laurente

Alumna de la Facultad de Derecho de la PUCP, asociada de Foro Académico y miembro del Consejo Editorial.