Firma digital

Firma digital: En virtud del artículo 1 de la Ley de Firmas y Certificados Digitales (Ley N° 27269), la firma digital tiene la misma validez y eficacia jurídica que el uso de una firma manuscrita u otra análoga que conlleve manifestación de voluntad, siempre que el firmante cuente con acreditación y reconocimiento como autorizado para emitirla ante la Autoridad Administrativa Competente.
En virtud del artículo 8 del Reglamento de la Ley de Firmas y Certificados Digitales, la firma digital goza de las siguientes presunciones: a) Que el suscriptor del certificado digital tiene el control exclusivo de la clave privada asociada; b) Que el documento electrónico fue firmado empleando la clave privada del suscriptor del certificado digital; c) Que el documento electrónico no ha sido alterado con posterioridad al momento de la firma.
El uso de la firma digital denota mayor seguridad con respecto a la identidad de su titular debido a que posee estos mecanismos[1]: Por un lado, al poseer dos claves, siendo la primera una clave privada que depende exclusivamente de su titular, y la segunda es una clave pública que sirve para que terceros puedan verificar que es el titular quien efectivamente otorgó su aprobación al contenido del documento. Por otro lado, cabe recalcar que dicha verificación sólo será efectiva[2] si es que la clave pública se encuentra dentro de un certificado digital emitido por RENIEC (el cual puede estar contenido en un Token criptográfico, una tarjeta inteligente o en una computadora personal[3]) al mismo tiempo que es verificado por un software que es validado por INDECOPI.

[1] Extraído de: www.ongei.gob.pe/eventos/programas_docu/95/programa_883.ppt.
[2] Extraído de: http://gestion.pe/economia/sunarp-facilitara-constitucion-empresa-solo-firma-digital-2111574
[3] Con respecto a lo anterior, si bien se debe estar a favor del desarrollo tecnológico, considero que el hecho de que se admita que las personas puedan guardar sus certificados digitales en una computadora personal causaría una posible vulneración al tan bien logrado sistema de seguridad impuesto por el uso de la Firma digital, debido a que cualquiera puede ser vulnerable al robo o hackeo de dicho artefacto.

Escrito por Consejo Editorial

Consejo Editorial

Directora: Alexandra Fuster Neira Consejo Editorial: Alondra Morales, Magally Reupo, Lesly Pacheco.