“¿Qué me contradigo? Pues sí, me contradigo ¿y qué?”: una vez más, la doctrina de los actos propios

 I. INTRODUCCIÓN

Walt Whitman, gran poeta estadounidense, con la frase acuñada en nuestro título, nos invita a reconocer que mutar nuestras ideas es parte de la evolución de nuestros pensamientos; es ser flexible. Así pues, todos tenemos derecho a cambiar de pensamiento; sin embargo, desde el momento en que exteriorizamos las mismas, tenemos cierta responsabilidad por el impacto que causen.  Acercándonos un poco a nuestra realidad y sin alejarnos mucho en el tiempo, hemos visto que hace unas semanas, un partido político ha rechazado contundentemente un fallo del Poder Judicial, que anula el indulto de su más grande líder; a pesar que meses antes, ellos mismos contribuyeron a dar a conocer la irregularidad del indulto. El pueblo peruano, condenó ese acto, pues, qué duda cabe, que hubo contradicción en sus actos.

Leer Más