Elecciones 2020: Entre lo privado y lo público

Hoy, domingo 26 de enero, se llevaron a cabo las elecciones en las cuales se procede a elegir a los integrantes del flamante nuevo Congreso, el cual cumplirá las funciones legislativas hasta el mes de julio del próximo año.

Lamentablemente, durante la campaña en referencia no han faltado los escándalos que han sobrepasado la función real de la existencia de una campaña electoral: informar a los ciudadanos sobre las diferentes propuestas que los candidatos de distintas listas partidarias plantean para este breve periodo congresal.

Ante estos casos, se ha planteado múltiples veces la interrogante de si el aspecto personal de un candidato o líder político debe ser tomado en cuenta al momento de realizar la decisión de elegir un candidato o candidatos aptos para ocupar puestos políticos y representativos de nuestro país.

En ese sentido, se tienen dos posturas, donde la primera plantea que el aspecto personal de un candidato o líder político no debe influir en su carrera política, ya que lo que importa es que sea capaz de llevar a cabo las acciones, y cambios que necesita nuestro país para salir de esta crisis gubernamental y judicial que vivimos. Por otro lado, la segunda postura plantea que, si bien el historial profesional de la persona que es candidato a algún cargo público importa, también no se debe de ignorar los sucesos que puedan ser considerados como pertenecientes al ámbito personal, ya que al fin y al cabo esa persona como conjunto, va a ser quien va a llevar a cabo (en teoría) las mejores decisiones para mejorar la situación del país. Entonces, si esa persona, por ejemplo, no cumple con sus obligaciones de padre o madre de familia, ¿Cómo esa persona va a garantizar el cumplimiento de sus obligaciones como servidor público, en este caso como congresista?

Esta interrogante es bastante repetitiva cada vez que algún candidato o candidata o servidor público se ven envueltos en algún cuestionamiento de sus capacidades de manejar un cargo político, por haberse descubierto, gracias a investigaciones periodísticas, alguna falla en su ámbito privado. Esto se puede ver por ejemplo en el caso del Expresidente de los Estados Unidos, William Clinton y Mónica Lewinsky o sin ir muy lejos, el caso de falta de reconocimiento de hijos que envolvió al Expresidente Alejandro Toledo.

En esta oportunidad nos ceñiremos al supuesto de que un candidato a ser congresista tiene en su haber denuncias por violencia física y/o psicológica y por tales denuncias, dicho candidato haya sido parte de un proceso judicial en el cual haya sido declarado culpable. Este candidato, en su historial laboral, es un destacado y respetado profesional, que ha participado en varias propuestas y cambios políticos que han mejorado o ayudado a mejorar algún servicio público. Planteado ese supuesto, ¿Debería importarle a la población que dicho candidato tiene esas denuncias antes mencionadas y considerar esa información como relevante a la hora de llevar a cabo su voto?

En este punto, debemos recordar el derecho a la intimidad, que está presente en nuestra Constitución en el artículo 2 numeral 7[1] y también en el artículo 14 del Código Civil vigente, en donde entre otros, se señala que “(…)la intimidad y la vida personal y familiar no puede ser puesta en manifiesto sin el consentimiento de la persona (…)”.

También debemos recordar el derecho a la información, que está visible también en nuestra Constitución “(…) A solicitar sin expresión de causa la información que requiera y a recibirla de cualquier entidad pública, en el plazo legal, con el costo que suponga el pedido. Se exceptúan las informaciones que afectan la intimidad personal y las que expresamente se excluyan por ley o por razones de seguridad nacional”.

Además, tendremos en cuenta lo estipulado sobre la Participación Ciudadana en el artículo 31 de la Constitución “Los ciudadanos tienen derecho a participar en los asuntos públicos mediante referéndum; iniciativa legislativa; remoción o revocación de autoridades y demanda de rendición de cuentas. Tienen también el derecho de ser elegidos y de elegir libremente a sus representantes, de acuerdo con las condiciones y procedimientos determinados por ley orgánica.”.

Finalmente, añadiremos que la Guía de Participación Ciudadana del Perú[2]nos recuerda que como votantes, tenemos el derecho de exigir información clara sobre el o la candidata de nuestro interés.

Teniendo todo el marco legal mencionado anteriormente en cuenta, debemos tener en claro que el desempeño de cargos públicos hace que dichos candidatos no puedan gozar de las mismas protecciones que los ciudadanos comunes. Su vida privada puede ser objeto de escrutinio para comprobar si es incompatible con el desempeño de sus funciones.

El candidato o candidata que desean ser elegidos tienen un diferente estatus frente al ojo público, a comparación de ciudadanos ordinarios, ya que la forma en que ellos o ellas manejan su vida privada puede influir de manera positiva o negativa, a la manera en que los ciudadanos conducen la suya. Entre su comportamiento privado y su función pública tiene que haber una cierta coherencia porque hay una conexión lógica entre ambos comportamientos porque como ya se mencionó, son un ejemplo (o al menos deben intentar serlo).

Entonces, respondiendo a la pregunta del caso planteado, se considera que si debe importarle a la ciudadanía dichas denuncias hacia ese candidato ya que esta persona habría cometido un delito lo cual es completamente antijurídico y no es para nada, un ejemplo político y de ciudadanía. Nosotros los votantes somos el reflejo de los congresistas que elegimos. Esos congresistas electos, son lo que como sociedad aspiramos a ser.

Sería bueno que aspiremos a ser mejores.

Por Magally Reupo miembro del Consejo Editorial.


[1] 7. Toda persona tiene derecho (…) Al honor y a la buena reputación, a la intimidad personal y familiar así como a la voz y a la imagen propias.

2] PLENO DEL JURADO NACIONAL DE ELECCIONES.  Guía de Participación Ciudadana del Perú. Lima, 2008 http:// www2.congreso.gob.pe/ sicr/cendocbib/ con4_uibd.nsf/ B3465D6F1868627205257CD7005DE4B8/$FILE/1_pdfsam_Guia_de_participacion_ciudadana.pdf

Informalidad en la formalidad

McDonald’s es una empresa líder de comida rápida y existen establecimientos en todo el mundo que la posicionan como una de las franquicias más exitosas. Recientemente, el 15 de diciembre del 2019 ocurrió en el Perú uno de los accidentes laborales que más resonaron. Esto se debió a que el suceso cobró las vidas de dos jóvenes, de 18 y 19 años. Los jóvenes, Alexandra Antonella Porras Inga y Carlos Gabriel Edgardo Campos Zapara, murieron en el restaurante franquiciado ubicado en Pueblo Libre, un local muy conocido y con una gran afluencia de personas por su localización estratégica, cerca al centro comercial Real Plaza San Miguel. El local contrataba muchos trabajadores jóvenes que usualmente trabajaban para poder pagar sus estudios o poder cubrir por lo menos una parte de estos. Este era el caso de estas dos personas que, además, casualmente eran enamorados, según informan sus familiares en los medios. Sucedió de repente y nadie se habría imaginado que eso sucedería en uno de los locales de comida rápida más famosos del mundo y esto por varias razones: se supone que existía formalidad; que se cumplía con el reglamento del propio establecimiento el mantenimiento, los horarios, las condiciones y que todo estaba de acuerdo a la ley. Sin embargo, todo el Perú, excepto muchas personas que ya trabajaron anteriormente en tales condiciones, expresaron su sorpresa e indignación por lo ocurrido al no cumplir la empresa dueña de la franquicia con las prerrogativas de seguridad y condiciones correspondientes.

En el Perú, es muy común que ocurran abusos de quienes tienen más poder sobre otros, sucede en la política, sucede en los negocios, y ese problema llega también hasta los centros de trabajo. Algunos empleadores toman el significado de trabajador como simple esclavo o subalterno incapaz de defender sus derechos. Y si existe alguno que si intente defenderlos, advierten o interpretan ese acto como “desobediencia” y pueden despedir a sus empleados porque al parecer la ley es aplicable a rajatabla, pues uno de los deberes del empleado es seguir las indicaciones de su empleador; sin embargo ¿Qué sucede con los deberes de este último?

Sobre el incumplimiento de los deberes del trabajador podemos mencionar que existe el despido por falta grave, este es una de las causales que están expresamente contenidas en el art. 25 de la LPCL, según el cual es posible despedir a un trabajador por haber incurrido en uno de los casos de la lista. Esta lista es cerrada debido a que es necesario mantener un equilibrio de poderes entre empleado y empleador, y así evitar los despidos sin ninguna causa. Se define falta grave como la infracción por el trabajador de los deberes esenciales que emanan del contrato, de tal índole que haga irrazonable la subsistencia de la relación. Podemos encontrar las siguientes conductas típicas que motivaría el despido de un trabajador: (i) El incumplimiento de las obligaciones de trabajo que suponen el quebrantamiento de la buena fe laboral, la reiterada resistencia a las órdenes relacionadas con las labores, etc. Por lo tanto, podemos calificar a este despido de disciplinario.

El que la reiterada desobediencia pueda ser reprochada en el ámbito laboral se debe a la naturaleza de la relación que existe y que consiste en lo siguiente: Debe existir subordinación, es decir, debe cumplirse con el requisito de ajenidad; en otras palabras, estar trabajando para terceros y encontrarse bajo el poder de dirección de estos; debe ser remunerada, es decir debe existir una intención de parte del trabajador de obtener un fin económico con su trabajo; por último, debe de tratarse de una prestación personal de servicios y directa jurídicamente, pues carecería de sentido que un tercero pueda realizar las labores para las que fue contratado.

Cuando existen todas estas características en una relación, se presume la existencia de un contrato de trabajo. Al entrar en el ámbito en el que el empleador tiene poder para dirigir, controlar y fiscalizar, este pierda la autonomía que tendría si trabajara por su cuenta. Sin embargo, hay que recordar que, aunque el trabajador se encuentre en tal situación, este no pierde sus derechos, ya que sigue siendo un ser humano que presta su energía y tiempo para poder subsistir. Lamentablemente, las situaciones como las vividas en McDonald’s han hecho que los peruanos vuelquen sus miradas en las situaciones que miles de peruanos viven desde jóvenes.

Según la ley que citamos, el empleador solo podría despedir al empleado tras reiterados incumplimientos de los deberes esenciales del trabajo, estos deben ser entendidos como el deber de poner a disposición del empleador su fuerza de trabajo en el marco de obediencia, de buena fe y diligencia. Paralelamente, esta desobediencia debe convertir en irrazonable que la relación se mantenga. Por lo tanto, no cualquier falta grave puede ser motivo de un despido.

Sobre la reiterada resistencia a las órdenes relacionadas a las labores debemos reiterar el derecho del empleador a dar órdenes a su trabajador a efectos de lograr metas empresariales; sin embargo, este tiene límites, como cualquier otro derecho. En el derecho laboral opera lo que en el derecho tributario se conoce como el principio solve et repete, que significa que el trabajador se encontrará obligado a acatar la orden del empleador, así la estime ilícita, con cargo a que podrá cuestionarla posteriormente. Ello porque se presume la licitud de sus órdenes vinculadas a la realización de las labores propias del trabajo.

En el caso que tratamos se sabe que los estudiantes murieron por fallas en una máquina de gaseosas al momento en que realizaban mantenimiento en el local. No contaban con los implementos y hasta puede decirse las medidas de seguridad necesarias para estos casos, que por último coadyuvaron a que se desencadenara la desgracia de morir electrocutados. Probablemente los jóvenes no pudieron haber previsto que la falta de instrumentos cobraría sus vidas, pero esas y otras actividades que realicen los trabajadores deben ser debidamente administradas y controladas por los empleadores. Tal como lo indicamos, además del derecho a dirigir, también deben respetar los derechos de los trabajadores tales como la vida, el trabajo, la salud que no se pueden interpretar separadamente; y ya que en esos momentos los empleados se encuentran realizando tareas que favorecerán a terceros, estos deben garantizarles que mientras se encuentren en sus instalaciones y sus horarios de trabajo, no les pasará nada. Eso implica uniformes, mantenimiento de equipos si se trabaja con ellos, mantenimiento regular del establecimiento, capacitaciones, etc.

La empresa Operaciones Arcos Dorados de Perú que opera la franquicia del restaurante McDonald’s en el país cometió infracciones muy graves en materia de seguridad y salud en el trabajo según se investigó. Entre las afectaciones a los derechos de los empleados encontramos:

 -La empresa no realizó evaluaciones de riesgo y controles periódicos de las condiciones de trabajo.

-No cumplió con brindar información y capacitación a sus trabajadores en materia de seguridad , salud y los riesgos que implicaban sus puestos de trabajo.

-El reglamento interno no contenía estándares de seguridad para la limpieza.

-La empresa no acreditó la entrega ni supervisó el uso de equipos de protección personal.

-Tampoco brindó las condiciones de seguridad en el lugar de trabajo, las instalaciones, la maquinaria y equipo, específicamente la máquina de gaseosas.

-No realizó la supervisión efectiva de las condiciones de seguridad y salud en el trabajo. A pesar de conocer de los desperfectos de la máquina de gaseosa, no tomó acción al respecto.

Además de las infracciones encontradas en el lugar de trabajo, SUNAFIL determinó que la empresa no notificó, dentro del plazo legal, la muerte de sus empleados al Ministerio de Trabajo.

Si los jóvenes hubieran sido conscientes del peligro, aunque lo fueron en parte pues se sabía 24 horas antes de las condiciones de la máquina de gaseosas, hubieran podido desobedecer las órdenes de su empleador, pues pueden presentarse situaciones en las que el empleador emita directivas manifiestamente ilegales o ilícitas, respecto de las cuales el trabajador tendrá el derecho a resistir. Evidentemente, la manera en la que fallecieron demuestra claramente que pudo haberse evitado, que tal actividad sin los implementos vulneraba sus derechos a la salud y a la vida, por lo que eran manifiestamente ilegales.

Cabe resaltar que los medios no mencionaron de qué empresa se trataba, señalándola como un local de comida solamente, esto demuestra la falta de profesionalismo de los periodistas al no saber comunicar como debe ser una noticia, como sí lo hicieron medios internacionales. Además, como informó SUNAFIL recibió una multa de hasta S/845,670, que realmente no afectaría económicamente a la empresa. Ojalá se logre mejores fiscalizaciones en los centros de trabajo, multas considerables, responsabilidad penal para este tipo de casos, que los empleadores empiecen a respetar los derechos de sus trabajadores de laborar en condiciones seguras y si no es así, a poder desobedecer y no respondan con despidos u otro tipo de represalias. Es decir, todo se hubiera podido evitar si es que los empresarios hubieran cumplido estrictamente con las formalidades o, que los empleados hubiesen estado plenamente concientizados de sus derechos, o que las autoridades, llámese Municipalidad, SUNAFIL, o Ministerio de Trabajo, hubieran hecho escrupulosamente bien su trabajo de fiscalización.

Por Jackeline Alondra Morales Antezana miembro del Consejo Editorial.


Referencias:

Imagen (*):https://larepublica.pe/sociedad/2019/12/17/muerte-mc-donalds-peru-accidente-genera-denuncias-por-redes-sociales-de-ex-trabajadores-que-acusan-de-explotacion-laboral-a-supermercados-y-tiendas-atmp/

FERRO DELGADO, Victor. Derecho individual del trabajo en el Perú. 1ª Ed. Lima: PUCP,Fondo Editorial PUCP, 2019 . Colección <<Lo esencial del Derecho>> N° 41 . Mayo del 2019

ARCE ORTIZ, Elmer. Derecho Individual del Trabajo en el Perú. Editorial: Palestra editores. 2008

https://diariocorreo.pe/opinion/la-muerte-de-dos-jovenes-en-mcdonalds-editorial-diario-correo-noticia/?ref=dcr

https://larepublica.pe/politica/2019/12/19/mcdonalds-paso-al-costado-editorial/

Investigación determina que “infracciones muy graves” ocasionaron muerte de dos empleados de McDonald’s en Perú

Investigación determina que “infracciones muy graves” ocasionaron muerte de dos empleados de McDonald’s en Perú

https://www.bbc.com/mundo/noticias-america-latina-50829763

¿Están las aplicaciones móviles de transporte obligadas a verificar a sus conductores? A propósito de las recientes sanciones a Taxibeat y Cabify

En noviembre del año pasado la Sala especializada en Protección al Consumidor del Instituto Nacional de Defensa de la Competencia y de la Protección de la Propiedad Intelectual (INDECOPI) emitió dos resoluciones importantes en materia operadores de aplicativos móviles respecto de los usuarios de su servicio. Así, se confirmaron las resoluciones de primera instancia que sancionan a Maxi Mobility del Perú S.A.C[1]., empresa operadora del aplicativo Cabify, y a Taxibeat Perú S.A.[2], empresa operadora del aplicativo BEAT, por haber incurrido en faltas asociadas al deber de idoneidad en la prestación de sus servicios y la inclusión de disposiciones abusivas en los términos y condiciones que presentaban a los consumidores.

Leer Más

Sin la piedra en el zapato: apuntes sobre la pérdida de inmunidad parlamentaria de los excongresistas

El pasado jueves 31 de octubre, se cumplió el plazo exigido según el artículo 16 del Reglamento del Congreso para que los excongresistas del Congreso disuelto perdieran la prerrogativa correspondiente a la inmunidad parlamentaria. En la presente editorial, se examinará en qué consiste esta figura, cuál es su finalidad y las circunstancias que ha atravesado durante los últimos meses en nuestro país.

Leer Más

¿Qué hacemos los peruanos después de la resaca?: qué viene después de la fiesta popular del último Referéndum

El escenario político en nuestro país hace mucho ha superado cualquier película de drama y acción, hemos tenido -y tenemos- desde congresistas con apelativos extraños (comepollo, robacable, come oro, etc.) hasta un expresidente prófugo de la justicia y varios investigados. Y si bien estos son pocas menciones de los muchos álgidos acontecimientos que se ha presenciado nuestra narrativa política, el año pasado, los expuestos actos de corrupción (que parece han sido muy normales y frecuentes en la historia de nuestra República[1]) nos han llevado al punto de celebrar un Referéndum, el cual además de reformar la Constitución de 1993 quiere hacer un contrapeso adecuado para todos los problemas que estamos afrontando.

Leer Más

Un análisis del delito de Violación Sexual de menor de edad en el marco de la Sentencia 07009-2013-PHC/TC  

En julio de 2013, el presidente de la Comunidad Nativa Tres Islas, Jorge Payaba Cachique interpuso ante el Tribunal Constitucional la garantía de Hábeas Corpus en favor de Juan Villar Vargas y Herbert Cusurichi Payaba quienes fueron privados de su libertad tras ser detenidos por ser acusados del delito de violación sexual de menor de edad en agravio de las menores B.CH.S y Y.CH.S.

Bajo dicho contexto, en el presente editorial, determinaremos cuál es el bien jurídico tutelado en el delito de violación sexual. Asimismo, analizaremos las pretensiones del demandante Jorge Payaba Cachique. Y, por último, daremos una breve opinión respecto al caso.

Leer Más

Más cerca de la meta, más lejos de la desigualdad de género

“Los hombres, sus derechos y nada más; las mujeres, sus derechos y nada menos”

Susan B. Anthony

El 8 de marzo de 1975, la ONU proclamó el Día Internacional por los derechos de la Mujer, esta fecha conmemora la lucha de todas las mujeres por la igualdad de derechos en relación a los hombres, ya que recordemos que hace 100 años los derechos de las mujeres eran limitados. Por ejemplo, ellas no podían vestirse con libertad, votar, participar en las fuerzas armadas, divorciarse, administrar sus bienes ni ejercer su derecho a la planificación familiar, entre otros[1].

Leer Más

La hora cero de Miranda: crónica de un policía en la prisión, ¿delincuente o justiciero?

En las últimas semanas, hemos sido testigos a través de los medios de comunicación sobre la muerte de un presunto delincuente a manos de un suboficial PNP en el Norte del país, Piura; lo que se conoce y se discute del caso, es que el presunto delincuente ya se encontraba reducido, siendo el delito del agente abatirlo causando su muerte.

Leer Más

Información (¿no?) encontrada

La semana pasada, mediante un reportaje en el programa dominical “Punto Final”, se expuso el caso en el que Silvana Castagnola, analista de la empresa Telefónica del Perú (en adelante TdP), señalaba que le obligaban a borrar y alterar información requerida por distintos fiscales, para que de esta manera se de respuesta a  los requerimientos aduciendo no tener la información solicitada, amparándose en el artículo 16 de la Ley Nª 27336, Ley de Desarrollo de las Funciones y Facultades del Organismo Supervisor de Inversión Privada en Telecomunicaciones – OSIPTEL, que según ellos, sólo les exigía conservar información por 3 años.

Leer Más
Página 1 de 1212345...10...Última »