por

La solidaridad frente al COVID-19

  1. Introducción

La pandemia que ha azotado a todo el mundo, con consecuencias principalmente a la salud y la vida de las personas, nos deja entrever muchos temas que son importantes para el desarrollo de los pueblos y que eran desatendidos en años anteriores por los Estados, ya sea por la preocupación en el desarrollo económico de las naciones o la inquietud de la corrupción sistematizada en países de todo el mundo. Este panorama ha mostrado cuáles son los Estados que apuestan por garantizar los derechos humanos y cuáles son los otros que aún no pueden solucionar las dificultades, por lo que necesitan reforzar así la ayuda para crear un mundo sostenible y resiliente en medio de esta crisis.

Es por ello que en diferentes partes del mundo la ayuda humanitaria ha sido objeto de alabanza, pero como todo escenario crítico aún falta mucho por resolver. Por esa razón, este artículo, a modo de opinión, tiene como objeto visibilizar las problemáticas de las poblaciones que se encuentran en extrema vulnerabilidad, su respectiva solución para frenar el avance del COVID-19 y, a modo de conclusión, exponer principales ideas para crear un mundo sano.

2. Contenido

2.1 Ayudar a poblaciones vulnerables de extrema pobreza

Este acápite se centra en las poblaciones que se encuentran en extrema pobreza, siendo el tercio de la población peruana cuya carencia económica origina que no puedan tener atención de calidad y completa. Si bien la lucha contra la pobreza ha estado en la agenda del Estado y de varios políticos, anteriormente, esto continúa vigente. La interrupción de la actividad económica ha conllevado a que personas, que subsistían de su trabajo o se dedicaban a actividades diferentes a las excepciones decretadas por el gobierno para la compra y venta, no perciban ingresos o remuneración ante el incremento de despidos. De ese modo, si bien se dice que esta pandemia no distingue raza, idioma, género, religión y otros, es claro que sí afecta más a las poblaciones de extrema pobreza, sobre todo en el plano económico.

Hace un mes, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos(2020) ha advertido que quienes están en riesgo son las mujeres, adultos mayores, personas con discapacidad, migrantes y otros, enfatizando la importancia del reforzamiento de las políticas públicas para su satisfacción. Es por ello que el rol del voluntariado ha logrado tener mayor énfasis en el otorgamiento de mascarillas y principales herramientas de aseo, así como el funcionamiento de comedores populares para frenar el COVID-19 y la hambruna, respetando las medidas sanitarias. Según la BBC(2020), la alimentación sana sería clave para combatir un posible contagio del COVID-19, y su recuperación sería más rápida.

Las nuevas disposiciones presidenciales obligan estar en cuarentena para evitar la propagación del virus e insisten en la importancia de ayudar a quienes están propensos al contagio. En otras palabras, al convertirnos en personas solidarias, luchamos contra la propagación del COVID-19.

2.2. Denunciar casos de violencia contra la niñas, adolescentes y mujeres en el contexto del COVID-19

Es imprescindible que el tema de género sea anotado en nuestros días, sobre todo cuando la violencia física, psicológica, sexual y patrimonial está arraigado por razones estructurales (machismo) que aún persisten en la sociedad, catalogando al Perú como uno de los países con mayor índice de violencia hacia la mujer en Latinoamérica por diversos medios de comunicación. En el Perú, desde lesiones hasta feminicidios son practicados en ambientes machistas.

A veces, se cree que los agresores son personas lejanas, pero son quienes se encuentran dentro del ámbito intrafamiliar o íntimo de cada vivienda. Esta pandemia no es óbice para que sigan ocurriendo este tipo de actos como lo expresa el Observatorio Nacional de la Violencia Contra las Mujeres y los Integrantes del Grupo Familiar (2020), que ha detectado un sinnúmero de casos de violencia, siendo en su mayoría de carácter sexual a través de la línea 100, generando el alarma y el pronunciamiento de la Ministra de la Mujer y del mismo Presidente de la República. Sin embargo, esto representa la cara de la moneda de lo que realmente sucede en nuestro país.

Si bien no existe un perfil de mujer violentada en la actualidad, se ha dicho que las razones por las que no se atreven a denunciar son las amenazas, coacción, miedo al rechazo de las y los demás y que, además, respondería a sentimientos del proceso de traumas psicológicos (Radiotelevisión Española, 2019), por lo que habría altas posibilidades de que existan niñas, adolescentes y mujeres violentadas por quienes conviven con ellas y que, incluso, no se atreverían a denunciar. En consecuencia, es necesario que la comunidad vecinal y personas cercanas a las victimas también puedan colaborar en el apoyo instándoles a denunciar llamando a las líneas respectivas o denunciando este tipo de actos.

Asimismo, al ser afectada la salud mental por este tipo de actos violentos, es necesario que las líneas de ayuda psicológicas por violencia puedan estar a disposición tanto para niñas, adolescentes y mujeres, siendo indispensable el tratamiento psicológico para las víctimas. Además, se debe instar a la ciudadanía y a organismos privados u ONG que brindan servicio psicológico a realizar terapias gratuitas para apoyar a las víctimas.

2.3. El derecho de acceso a la información

Lo mencionado hasta este punto realza la importancia de servir a la ciudadanía; sin embargo, también es importante enfatizarnos en lo que se debe hacer por quienes viven alejados de la urbe, donde el acceso a recursos informáticos es inexistente: nos referimos a los pueblos indígenas y comunidades rurales del interior del país.

Cabe hacer referencia el difícil acceso a las comunicaciones y al transporte, los cuales generan un grave problema para denunciar casos de violencia contra los niños y las mujeres. Asimismo, la falta de ayuda sanitaria y la limitación del acceso a la educación a distancia de niñas, niños y adolescentes por el cierre de colegios.

Desde hace muchos años, la agricultura toma un importante valor en momentos de crisis como en la primera y segunda guerra mundial donde cobraba transcendencia para mantener la tropa activa y sobrevivir a la hambruna en tierras extranjeras. Este caso es parecido: la agricultura representa un valor importante porque alimenta a peruanos y extranjeros que viven en aislamiento social dentro del país, subrayando a quienes luchan en primera línea frente al COVID-19 como son los policías y médicos. Sin embargo, el miedo y las recientes paralizaciones del sector transporte impiden su traslado, por lo que, al no haber transacción, no existe contraprestación generando perjuicios al agricultor a nivel económico.

Es ese sentido, cobra real importancia brindar ayuda sobre todo a quienes se encuentran alejados. No olvidemos que el Perú tiene tres regiones geopolíticas - costa, sierra y selva – siendo estos dos últimos los que más sufren los embates sociales, económicos, naturales y, en este caso, sanitarios que acontecen.

3. Conclusiones

La creación de un mundo sano se armoniza con la solidaridad. Según los Objetivos y Metas del Desarrollo Sostenible (ODS), para el año 2030 los países de todo el mundo deberán regular su aspecto social, económico y ambiental para crear un mundo sano con un valor justo de compartir y con empatía mutua, confrontando la discriminación y la corrupción. Esto significa la unión de todas las personas de un país, de una región, de naciones y de continentes. Es por ello, que las alianzas son las únicas vías para tomar decisiones acertadas que generen un beneficio para todos. De esa forma se forjaría el avance y el desarrollo de los pueblos.

Es por esa razón que destaca la importancia de fortalecer la solidaridad mediante acciones voluntarias, como la formación de equipos y la identificación de poblaciones vulnerables y lugares donde necesitan intervención para generar ayuda. Ahora, a nivel estatal y regional, también corresponde visibilizar zonas donde el apoyo se encuentra inexistente y, de ese modo, auxiliar a nivel comunitario para poder subsistir económicamente ante la pandemia.

Para terminar, señalo el título de la novela de Ciro Alegría “El mundo es ancho y ajeno”, en este caso, reforcemos estas alianzas ciudadanas, estatales y regionales para que todas las personas sean beneficiadas y así el Perú no sea ancho y ajeno ante esta problemática.


Bibliografía

BBC. (2020). Coronavirus: qué es recomendable comer para ayudar a tu sistema  inmunológico a luchar contra enfermedades como el covid-19. Recuperado de https://www.bbc.com/mundo/noticias-52011045

Comisión Interamericana de Derechos Humanos. (2020). Pandemia y Derechos Humanos en las Américas. Recuperado de https://www.oas.org/es/cidh/decisiones/pdf/Resolucion-1-20-es.pdf

Observatorio Nacional de la Violencia Contra las Mujeres y los Integrantes del Grupo Familiar. (2020). La Pandemia de la violencia de género. Recuperado de https://observatorioviolencia.pe/pandemia-de-violencia-de-genero/

Radiotelevisión Española. (2019). El miedo, la culpabilidad, la verguenza...¿Por qué las víctimas de violencia de género tardan en denunciar? Recuperado de https://www.rtve.es/noticias/20190620/victimas-violencia-genero-tardan-denunciar/1956740.shtml

Fuente de la imagen:

https://as01.epimg.net/peru/imagenes/2020/04/18/tikitakas/1587208872_097620_1587266341_noticia_normal.jpg

Escrito por Steffy Cruz Espinoza

Steffy Cruz Espinoza

Steffy Cruz Espinoza, bachiller por la Pontificia Universidad Católica del Perú.