por

ESTADO DE EMERGENCIA: ¿Y qué pasó con las causas de justificación?

Como consecuencia del brote masivo y mundial del virus conocido como coronavirus (Covid – 19), muchos de los países del mundo han decidido decretar el estado de emergencia. De esta manera, se pretende detener el avance del virus y preservar la vida.

Sin embargo, qué es el estado de emergencia, qué derechos se restringuen y, más importante aún, que delitos puedo cometer si no cumplo con respetar el mismo. En estos días, he revisado algunos comentarios con ocasión al tema, y de hecho algunos son muy acertados, pero quedé con la siguiente intriga: “¿Y qué pasó con las causas de justificación?”

Para abordar el tema en su real contexto, es importante definir qué es el estado de emergencia o de excepción, por lo que debemos revisar el articulo 137° de la Constitución Política del Estado, que señala lo siguiente:

(…) El Presidente de la República, con acuerdo del Consejo de Ministros, puede decretar, por plazo determinado, en todo el territorio nacional, o en parte de el, y dando cuenta al Congreso o a la Comisión Permanente, los estados de excepción que en este artículo se contemplan.

  1. Estado de emergencia, en caso de perturbación de la paz o del orden interno, de catástrofe o de graves circunstancias que afecten la vida de la Nación. En esta eventualidad, puede restringirse o suspenderse el ejercicio de los derechos constitucionales relativos a la libertad y la seguridad personales, la inviolabilidad del domicilio, y la libertad de reunión y de tránsito en el territorio comprendidos en los incisos 9, 11 y 12 del artículo 2° y en el inciso 24, apartado f del mismo artículo. En ninguna circunstancia se puede desterrar a nadie. El plazo del estado de emergencia no excede de sesenta días. Su prórroga requiere nuevo decreto. En estado de emergencia las Fuerzas Armadas asumen el control del orden interno si así lo dispone el Presidente de la República.

  1. Estado de sitio, en caso de invasión, guerra exterior, guerra civil, o peligro inminente de que se produzcan, con mención de los derechos fundamentales cuyo ejercicio no se restringe o suspende. El plazo correspondiente no excede de cuarenta y cinco días. Al decretarse el estado de sitio, el Congreso se reúne de pleno derecho. La prórroga requiere aprobación del Congreso.

     

Siendo ello así, podemos decir entonces, que este estado excepcional se dicta por situaciones, como su propio nombre lo dice, de emergencia y para su cumplimiento el Poder Ejectutivo se encuentra facultado a restringuir ciertos derechos constitucionales, como son: la libertad y la seguridad personales, la inviolabilidad del domicilio, y la libertad de reunión y de tránsito en el territorio. Sobre el particular, no hay mayor discusión.

Ahora, qué delitos se sustancian si desacatamos el estado de emergencia, que no es lo mismo que decir qué delitos se cometen durante el estado de emergencia[1]. Los delitos más conocidos y más comentados han sido dos, el primero regulado en el artículo 289° del Código Penal, que sanciona a la persona que propaga una enfermedad peligrosa o contagiosa.

(…) El que, a sabiendas, propaga una enfermedad peligrosa o contagiosa para la salud de las personas, será reprimido con pena privativa de la libertad no menor de tres ni mayor de diez años.

Si resultan lesiones graves o muerte y el agente pudo preveer estos resultados, la pena será no menor de diez ni mayor de veinte años. (…)

Con la primera parte del tipo penal, no existe mayor problema de interpretación, persona que esté diagnosticada con el coronavirus y se expone en lugares públicos a pesar de tener una orden de aislamiento, sustanció el delito. La segunda parte es super interesante, y es que, el tipo penal señala que el agente pudo representarse el resultado, lesiones graves o muerte, es decir que para la norma en algunos casos nos encontramos ante el dolo eventual y, en otros, ante la culpa consciente.

Esto, en definitiva es un tema muy controvertido y seguramente será materia de análisis extensos, lamentablemente no he encontrado algún desarrollo de este tipo en los diversos comentarios al estado de emergencia que he revisado, por lo que solo quiero precisar lo siguiente: de acuerdo a la teoría del delito (dominante en el mundo, que es la bipartita), toda acción es neutra, siendo que la define el contenido de cada situación particular. Entonces, ¿Qué pasa con aquel sujeto, contagiado por coronavirus, que viene cumpliendo con el aislamiento social, pero quedó desabastecido y no le queda más opción que exponerse en un supermercado para comprar alimentos de primera necesidad? ¿Lo sancionamos?.

De acuerdo a la norma, estos casos también podrían ser sancionados; y de hecho, hay abogados que afirman la sanción; sin embargo, lo que olvidan es que de acuerdo a las tandencias actuales del derecho penal, no podemos condenar la conducta por el solo hecho de ser contraria a la norma, el derecho penal es funcional y, por lo mismo, nuestro análisis tendrá que ir en función a cada caso en particular. Y es que, desde mi punto de vista el derecho penal ha sido elaborado pensando en ciudadanos de a pie, y no héroes, entonces, en el ejemplo, no le puedes exiguir a esa persona se mantenga en aislamiento si no cuenta con alimentos de primera necesidad. Precisamente para ello, existen las causas de justificación contempladas en el articulo 20° del Código Penal.

Otro delito también comentado, es la desobediencia y resistencia a la autoridad, pero desde mi punto de vista, sin problema podría aplicarse cualquiera de los delitos contenidos en la sección II, del título XVIII del Código Penal, que son los delitos contra la Administración Pública, es decir no podemos limitarnos a señalar el articulo 368° del Código Penal.

Aquí una precisión importante, no porque salga o diambule por la calle sin una causa de justificación válida (por ejemplo, ir a la licorería a comprar un wisky) significa que cometí delito y me van a procesar, afirmar ello es totalmente incorrecto, si la policía me detecta y me lleva a la comisaría, tiene que dejarme ir luego de un procedimiento de identificación, en tanto que el delito de desobediencia no se sustancia de esa manera.

Estos delitos se sustancian cuando existe una orden expresa de “determinada” autoridad en contra de “determinado” ciudadano y si, la respuesta es negativa o con violencia, se aplican los supuestos del Código Penal, caso contrario, no podemos hablar de la comisión del delito.

Nuevamente, aquí hacen su aparición las causas de justificación, que pasa si nos encontramos frente a un efectivo policial arbitrario, que no entiende que soy vegano y que a diferencia de las demás personas, para encontrar mi alimento debo trasladarme de un distrito a otro, van 4 días sin que ingiera alimentos debido a que no tengo mi tipo de alimento. Es probable que el efectivo me imparta la orden de que regrese a mi hogar, pero el hambre se apoderó de mi, entonces seguramente desobedeceré la orden, ¿Me deben sancionar?. Nuevamente, el derecho penal debe ser funcional y no debe aplicarse de manera desproporcional, y para ello, existen las gloriosas causas de justificación.

Entonces, (i) durante este estado de emergencia, se puede cometer cualquier delito regulado por el Código Penal, (ii) no existe un tipo penal especifico para el incumplimiento del estado de emergencia, se sustancia en función a cada caso especifico, y, (ii) sobre todo, las causas de justificación nunca pierden su amparo, su aplicación siempre es vital y se debe tener siempre en cuenta de cara a analizar la situación actual en que vivimos.   

    


Referencias:

[1]           Los delitos que se pueden cometer durante el estado de emergencia son todos los que preveé el Código Penal, el estado de emergencia no significa la suspensión de las normas penales y, menos aún, la suspensión del ejercicio de la acción penal. 

Fuente de la imagen:

https://portal.andina.pe/EDPfotografia3/Thumbnail/2020/03/16/000661053W.jpg

Escrito por Jorge Luis Ascona

Abogado asociado del estudio Angulo Portocarrero y especialista en Derecho Penal y Procesal Penal.