Gilberto Mendoza del Maestro

Mg. Gilberto Mendoza del Maestro. Profesor de Derecho Civil y de la Maestría en Derecho Civil en la PUCP.

Artículos

La posesión precaria en el Pleno Jurisdiccional Distrital Civil de Huánuco: ¿más de lo mismo?

Era usual que en los procesos de desalojo el demandado se defendiera presentando un título que en apariencia le otorgaba el derecho a poseer (un arrendamiento, una compraventa o una donación), cuando en realidad se trataba de un documento adulterado que contenía un acto nulo. Cuando el demandante hacía notar ello, el demandado se defendía señalando que dicha cuestión (la nulidad del título) debía ser vista en un proceso de conocimiento y no dentro del desalojo. Frecuentemente, los jueces admitían este argumento y desestimaban la demanda, obligando al demandante a iniciar un proceso de nulidad de acto jurídico o una reivindicación en donde se pudiera discutir la validez del título posesorio del demandado.

Leer Más

Retiro y readmisión de vehículos

La inmatriculación es el acto mediante el cual un bien ingresa al registro ¿Se puede mediante la autonomía privada decidir en sentido contrario? ¿Cuáles son los requisitos y alcances?

Debe tenerse en cuenta que en el ámbito de predios se cometió el error de confundir los casos de renuncia a la propiedad con el saneamiento mediante la desinscripción de bienes. Vamos a analizar entonces en qué casos se verifica en el registro de propiedad vehicular la desinscripción de bienes, y si luego de ello pueden reinscribirse.

Leer Más

¿Prescripción adquisitiva de vehículos menores o mayores implican necesariamente inmatriculación?

El literal e) del Art. 13 señala como acto inscribible a la prescripción adquisitiva de vehículos. Ahora bien, ¿la prescripción adquisitiva implica de suyo la inmatriculación de vehículos? ¿puede hacerse la distinción entre inscripción de la prescripción para inmatricular un bien (aún no inscrito) de la que se obtiene en caso de bienes inscritos? ¿La prescripción debe aplicarse tanto a vehículos mayores y menores?

Leer Más

¿Incorporación, rectificación o modificación? De las características vehiculares

En el registro de propiedad vehicular, se inscribe la información sobre los vehículos que son útiles no sólo para su identificación (VIN, serie, motor, modelo), sino para clasificarlos (número de ruedas, categoría, clase) y acreditar que se está cumpliendo con diversos requisitos legales para que pueda transitar (peso neto, carga útil, número de pasajeros).

Leer Más

Caducidad de anotación de sucesión intestada

Cuando se inscribe una anotación de sucesión intestada en el registro, ¿esta es permanente en el tiempo? A diferencia de otras anotaciones en el registro que se ha regulado de forma expresa en leyes su caducidad, no existía en el caso de este acto un plazo de caducidad.

Fue entonces que mediante precedente se integró la caducidad para los supuestos de anotación de solicitud de sucesión intestada judicial:

PRECEDENTE XIX.2.-CADUCIDAD DE ANOTACIÓN DE SOLICITUD DE SUCESIÓN INTESTADA

“Procede cancelar por caducidad una anotación de solicitud de sucesión intestada judicial en virtud a lo dispuesto en el artículo 03 de la Ley Nº 26639, el cual establece que se extinguen a los 10 años desde la fecha de su inscripción otras resoluciones que a criterio del juez se refieren a actos o contratos inscribibles, siempre que no haya sido renovada”.[1]

La Resolución Nº 409-2006-SUNARP-TR-L fue la que dio mérito al mencionado precedente en la cual se solicitó la inscripción de la caducidad de la anotación preventiva de sucesión intestada registrada en la ficha N° 79140 que continúa en la partida electrónica N° 24249786 del Registro de Sucesiones Intestadas.

Se observó que debía presentarse la solicitud de cancelación ante el juzgado competente, y a fin de dejar sin efecto la anotación de cancelación deberá presentarse los partes judiciales respectivos, con la resolución expedida por el juzgado competente que ordena su levantamiento expreso.

El Tribunal Registral revocó la observación señalando que la anotación de la solicitud cuya cancelación por caducidad se pide, se extendió en mérito al título N° 35262 del 06.04.1993, por lo que a la fecha ha transcurrido el plazo de diez años que se requería para que operara la caducidad. En consecuencia, procede la cancelación de la anotación de la solicitud de sucesión intestada por caducidad.

La sustentación la brindó la Vocal Mirtha Rivera señalando:

“7. Debemos precisar que la previsión establecida en el artículo 3° de la Ley N° 26639, que entre otros supuestos, señala la extinción de “otras resoluciones”, se debe interpretar en el sentido que sólo se encontrarán sujetas a extinción las inscripciones de resoluciones no consentidas o ejecutoriadas, las cuales por carecer de firmeza deberán ser registradas como anotaciones preventivas, conforme a lo dispuesto por el artículo 69 del Reglamento General de los Registros Públicos y estando a que esta forma de anotación preventiva recién ha sido establecida por el actual Reglamento de los Registros Públicos, consideramos que también podrían encontrarse sujetas a extinción aquellas resoluciones judiciales no consentidas o ejecutoriadas, que se registraron como inscripciones durante la vigencia del anterior Reglamento General de los Registros Públicos.

8.Consecuentemente, estando a que el auto que admite a trámite la solicitud de sucesión intestada tiene la naturaleza de una resolución judicial y éste constituye el título que da mérito a la inscripción de dicha solicitud, resulta plenamente aplicable al presente caso, el plazo de extinción contemplado en el artículo 3 de la Ley 26639, el cual estableció que se extinguen a los 10 años desde las fechas de sus inscripciones “otras resoluciones” que a criterio del juez se refieran a actos o contratos inscribibles siempre que no hayan sido renovadas.

Al respecto se debe precisar, que si bien es cierto, la anotación de solicitud de sucesión intestada en el Registro no se efectúa por criterio del juez, sino porque la norma así lo dispone en forma expresa; esta instancia considera que tal circunstancia no modifica el hecho que nos encontramos frente a resoluciones judiciales que no declaran o constituyen derecho que tengan la calidad de cosa juzgada y por lo tanto son caducables, por lo que resulta aplicable lo dispuesto por el artículo 3o de la Ley N° 26639.”

Diferente criterio fue el expuesto por el Vocal Pedro Álamo Hidalgo:

“Considero que el Pleno está realizando una interpretación inadecuada del artículo 3 de la Ley N° 26639, al querer extender la aplicación del supuesto “(…) otras resoluciones que a criterio del juez se refieran a actos o contratos inscribibles”, a las anotaciones preventivas de sucesión intestada en mérito a resolución judicial.

Estima que la norma se refiere directa y exclusivamente al caso contemplado en el inciso 8 del artículo 2019 del Código Civil, relativo a los actos inscribibles en el Registro de la Propiedad Inmueble, no a los actos inscribibles en el Registro de Sucesiones Intestadas.”

Y se extendió el mismo a las anotaciones preventivas de sucesión intestada de origen notarial:

ACUERDO CV.1.-CADUCIDAD DE ANOTACIÓN PREVENTIVA DE SUCESIÓN INTESTADA NOTARIAL

“El criterio contenido en el precedente de observancia obligatoria aprobado en el XIX Pleno del Tribunal Registral relativo a la cancelación por caducidad de la anotación preventiva judicial de sucesión intestada, resulta aplicable por extensión a las anotaciones preventivas de sucesión intestada de origen notarial”.[2]

Para emitir este acuerdo se cotejaron 2 resoluciones con decisiones contradictorias, de un lado la Resolución N° 296-2008-SUNARP-TR-A del 10.10.2008 la cual señalaba:

CANCELACIÓN DE ANOTACIÓN DE SUCESIÓN INTESTADA

No resulta procedente la cancelación por caducidad de la anotación preventiva de sucesión intestada que haya sido extendida en mérito a solicitud formulada por Notario Público”.

Y de otro lado la Resolución N° 008-2012-SUNARP-TR-A del 6.1.2012:

“CADUCIDAD DE ANOTACIÓN DE SOLICITUD DE SUCESIÓN INTESTADA”

Procede cancelar por caducidad la anotación preventiva de la solicitud de sucesión intestada notarial, por aplicación analógica del art. 3 de la Ley N° 26639”.    

Esta segunda resolución fue utilizada para fundamentar el acuerdo dado que la no existencia de disposición que regule la cancelación por caducidad de la anotación de sucesión intestada notarial, se indicó que no debía constituir un obstáculo para la resolución de las cuestiones sometidas a consideración de las instancias registrales, como establece el artículo VIII del Título Preliminar de la Ley del Procedimiento Administrativo General, norma similar a la consagrada en el artículo VIII del Título Preliminar del Código Civil.

En ese sentido, se propuso que “(…) atendiendo a la finalidad de la Ley N° 26639 y ante la inexistencia de norma expresa que regule el caso específico de la cancelación por caducidad de las anotaciones de sucesión intestada notarial, es que resulta procedente aplicar dicha Ley que contempla un caso semejante, entre los que existe identidad de razón, es decir, aplicar analógicamente una norma del ordenamiento legal establecida para un supuesto con el que guarda similitud.”

En razón de ello la propuesta de sumilla inicial fue:

“Procede cancelar por caducidad una anotación de solicitud de sucesión intestada notarial  por aplicación analógica de lo dispuesto en el artículo 3 de la Ley N° 26639, en vista que se trata de un caso en el que existe identidad de razón con el precedente de observancia obligatoria aprobado en el XIX Pleno del Tribunal Registral sobre caducidad de anotación de solicitud de sucesión intestada judicial”

El vocal Raúl Delgado manifestó que:

“El Reglamento de Sucesiones Intestadas aprobado recientemente ha establecido la caducidad de las medidas judiciales, en ese sentido, habiéndose regulado la caducidad de la anotación preventiva de sucesión intestada judicial resulta procedente aplicar dicha Ley de forma analógica al presente caso, ya que guarda una misma similitud.”

La Vocal Mariella Aldana en cambio propuse camino distinto a la analogía:

“Creo que no sería factible hacerlo por analogía, una sugerencia sería que el proceso de sucesión intestada notarial conforme norma expresa se rige por las reglas del Código Procesal Civil, por lo tanto se le aplica la misma norma no por analogía sino porque se le aplica las misma reglas y si en el proceso de sucesión intestada judicial se aplica la caducidad esta anotación también se aplicaría en la notarial.”

El Vocal Walter Morgan en cambio propone interpretar de forma extensiva:

“Podría realizarse una interpretación extensiva, el razonamiento sería que inicialmente sólo existía la sucesión intestada judicial pero después esa competencia se trasladó al Notario para descongestionar el aparato judicial, a partir de esa creación el Notario se sustituye en el mismo procedimiento similar al judicial; por ende, lo que puede hacer el juez también puede hacerlo el Notario.”

Si bien se planteó como necesidad la aplicación de la extinción por caducidad de las anotaciones preventivas, debe tenerse en cuenta que la exposición de motivos de la Ley 26639 está pensada para el registro de predios y no para el registro de personas naturales, por lo que en el caso del precedente “otras resoluciones” no podrían haberse extendido a los casos de sucesión intestada.

Ahora bien, otra crítica que puede darse es la forma como se vienen interpretando los precedentes y acuerdos, dado que este último acuerdo se fundamenta en la aplicación analógica en un primer momento, y luego se fundamentó en la interpretación extensiva. ¿Es que acaso debe aplicarse los criterios de interpretación o integración de la norma jurídica a los precedentes? Consideramos que la discusión que se dio en el pleno no tomó en cuenta que nos encontramos frente a precedentes aplicables al caso en concreto, por lo que inadecuadamente se aplicaron criterios de integración.


[1] XIX PLENO. Sesión ordinaria realizada los días 3 y 4 de agosto de 2006. Publicado en el diario oficial “El Peruano” el 5 de setiembre de 2006. Criterio adoptado en la Resolución Nº 409-2006-SUNARP-TR-L del 06 de Julio de 2006.

[2] CV PLENO. Sesión ordinaria modalidad presencial realizada los días 04 y 05 de abril de 2013.

Partida Directamente Vinculada

La calificación de títulos tiene límites de tipo, no sólo respecto a los derechos a calificar, sino a la extensión de los documentos a calificar y de partidas a tomar en consideración. Así; por ejemplo, si califico la modificación de un predio por la construcción de una fábrica, la calificación no necesariamente se extenderá hasta la partida matriz toda vez que de por medio está la vulneración de los derechos que brinda el registro, y los costos que generaría en el registrador volver a calificar inscripciones publicitadas en el registro.

Leer Más

Duplicidad de partidas

Una patología registral se presenta cuando se abren dos o más partidas sobre un mismo bien o persona, toda vez que la publicidad se distorsiona dado que existen 2 o más titulares (lo cual no es símbolo de cotitularidad) que han abierto en paralelo sus partidas, o que por error del registro se generaron partidas idénticas según lo dispuesto por el Art. 58 del Reglamento General de los Registros Públicos.

Leer Más
Página 1 de 41234