Retiro y readmisión de vehículos

La inmatriculación es el acto mediante el cual un bien ingresa al registro ¿Se puede mediante la autonomía privada decidir en sentido contrario? ¿Cuáles son los requisitos y alcances?

Debe tenerse en cuenta que en el ámbito de predios se cometió el error de confundir los casos de renuncia a la propiedad con el saneamiento mediante la desinscripción de bienes. Vamos a analizar entonces en qué casos se verifica en el registro de propiedad vehicular la desinscripción de bienes, y si luego de ello pueden reinscribirse.

 Retiro

La naturaleza de los bienes en un registro de predios y en un registro de propiedad vehicular evidentemente es distinta. Las diferencias se manifiestan de diversas formas en su regulación en el registro.

En ese sentido, en el registro de propiedad vehicular en general se puede retirar de forma temporal y definitiva del vehículo, y algunos han interpretado al cierre de partida como un supuesto particular en caso se dé la extinción del bien por siniestro o destrucción.

El Art. 142 del Reglamento Nacional de Vehículos (RNV), aprobado por el Decreto Supremo 058-2003-MTC, distingue entre retiro temporal o definitivo:

Artículo 142.- Retiro vehicular. El retiro vehicular del SNTT podrá ser temporal o definitivo y procederá cuando sus titulares o terceras personas que acrediten suficientemente su propiedad manifiesten expresamente la voluntad de retirarlos permanentemente del tránsito.

El Art. 143 regula el procedimiento para realizar el retiro temporal y el retiro definitivo. En el primer caso se indica que el propietario, mediante documento con firma legalizada, solicitará al Registro de Propiedad Vehicular, la anotación en la partida registral del retiro temporal del vehículo del SNTT, indicando el motivo que lo sustenta.

El Reglamento de Propiedad Vehicular, en ese sentido, señala en su Art. 138 que debe anotarse preventivamente el retiro temporal voluntario de un vehículo del Sistema Nacional de Tránsito Terrestre (SNTT) cuando sea solicitado por el propietario del bien, mediante documento privado con firma certificada ante notario indicando el motivo que lo sustenta.

En cambio, en el caso del retiro definitivo del vehículo del SNTT el propietario solicitará mediante documento con firma legalizada al Registro de Propiedad Vehicular, la anotación de este hecho en la partida registral del vehículo, indicando el motivo de la solicitud. En el caso de destrucción o siniestro total del vehículo el propietario o el Ministerio solicitará al Registro de Propiedad Vehicular el cierre de la partida registral, presentando los documentos que acrediten este hecho. En caso que el propietario solicite el retiro temporal o definitivo, debe adjuntar la Placa Única Nacional de Rodaje del Vehículo.

El reglamento del registro de propiedad vehicular, en su Art. 139, señala que para la inscripción del retiro definitivo de un vehículo del Sistema Nacional de Tránsito Terrestre (SNTT), el titular registral lo solicitará mediante documento con firma certificada notarialmente indicando el motivo del mismo; y además, adjuntará las respectivas placas únicas nacionales de rodaje.  Asimismo, el Registrador extenderá la anotación de cierre de la partida registral del vehículo.

En caso de destrucción o siniestro total del vehículo, el Art. 140 del Reglamento señala que el titular registral o el Ministerio de Transportes y Comunicaciones presentarán la documentación que acrediten tales hechos. Asimismo, el Registrador extenderá la anotación de cierre de la partida registral del vehículo.

El vocal Walter Morgan señaló:

“(…) 3. Como se señaló, los artículos 54 y 55 del RIRPV prevén la readmisión sólo para los vehículos retirados temporalmente, no para los retirados definitivamente. Pero esta distinción no guarda relación con lo que el RNV dispone. En efecto: los incisos 2 y 3 del artículo 143 de dicho RNV establecen que tanto el retiro temporal como el definitivo dan lugar a su anotación en el RPV, y no a su inscripción. El inciso 2 agrega que el cierre de la partida se extiende en razón de la destrucción o siniestro total del vehículo, y no cuando opera el cierre temporal o definitivo. De ese modo, el “cierre definitivo de la partida” por inscripción del retiro definitivo regulado por el artículo 55 del RIRPV resulta contrario al artículo 143.2 del RNV.

  1. Entendemos que la anotación que el artículo 143 del RNV contempla para el retiro temporal como para el definitivo es coherente con la voluntariedad de dicho retiro: si el propietario puede, a su sola voluntad, retirar su vehículo, esta sola voluntad igualmente es suficiente para provocar click here la readmisión, y por ello basta anotar preventivamente el retiro. El retiro voluntario, en ambas modalidades, puede obedecer a múltiples razones (que no interesan al Registro), y desaparecidas éstas nada debe obstar para la readmisión.
  1. Sólo cuando el vehículo desaparece (por destrucción o siniestro total, como establece el artículo 142.3 del RNV) puede justificarse el cierre definitivo de la partida, pues en tal caso la voluntad del propietario ya no tiene ninguna eficacia en la readmisión: ésta es imposible materialmente en razón de que el vehículo ya no existe. En los demás casos siempre es posible la readmisión. (…)”

De otro lado, del taller “Diálogo con el Tribunal Registral” realizado el 14.1.2012 se recogieron los siguientes acuerdos:

Acuerdo N° 1 adoptado por Unanimidad en el taller:

De conformidad con el numeral 2 del artículo 143 del Reglamento Nacional de Vehículos (D.S 058-2003-MTC), las causales de cierre de partida registral en el RPV son, la destrucción o siniestro total del vehículo, para lo cual deberá presentarse los documentos que acrediten alguno de estos hechos. En los demás casos, procederá el retiro temporal del vehículo del SNTT.

Acuerdo N° 2 adoptado por mayoría en el taller, siempre que la exigencia de los requisitos se sustente en un Pleno Registral:

En aquellos casos en los que se haya cerrado la partida registral en base a distintos supuestos a la destrucción o siniestro total del vehículo, procederá la readmisión al SNTT (reapertura de la partida registral) en mérito al Certificado DIPROVE expedido por la Policía Nacional del Perú y al Certificado emitido por la entidad autorizada del MTC con el cual se acredite que el vehículo se encuentra apto para la circulación.

Finalmente, luego de la votación se llegó al siguiente acuerdo:

ACUERDO LXXXIV.1.-READMISIÓN DE VEHÍCULO QUE FUE RETIRADO DEFINITIVAMENTE A SOLICITUD DEL PROPIETARIO

“Es inscribible la readmisión de un vehículo retirado definitivamente por voluntad del propietario, cuando éste – o el adquirente que acredite su derecho con instrumento idóneo – lo solicita”.

En principio no compartimos la lectura de los dispositivos mencionados en el sentido que el retiro temporal y definitivo sólo se anotan, siendo que siempre pueden readmitirse; y sólo en caso de destrucción y siniestro total puede pedirse el cierre de partida.

Así como las partes por autonomía privada toman la decisión de publicitar su titularidad en el registro, con el incentivo de la carga de realizarlo para poder transitar; nada impide que también pueda solicitarse el cierre de la misma, no habiendo norma imperativa para que sólo se cierre en casos de destrucción y siniestro total, no siendo estos supuestos taxativos.

Debe tomarse en cuenta asimismo que el Art. 137 regula supuestos de cierre de partida por caducidad de placa de rodaje en los casos de robo luego de transcurridos cuatro años desde la fecha de la denuncia policial respectiva sin que se haya reportado a la autoridad policial correspondiente; por el desguace o chatarrización del vehículo; y en casos de exportación o reexportación del vehículo al exterior.

Escrito por Gilberto Mendoza

Gilberto Mendoza

Mg. Gilberto Mendoza del Maestro. Profesor de Derecho Civil y de la Maestría en Derecho Civil en la PUCP.

¿Qué opinas del artículo?

comentarios