El Depósito Aduanero Flotante

I. Introducción.

El artículo 2° de la Ley General de Aduanas[1] desarrolla algunas palabras que se utilizan dentro de la terminología aduanera, dentro de las cuales se encuentra el concepto del depósito aduanero, que transcribimos a continuación:

“Local destinado a la custodia temporal de las mercancías cuya administración puede estar a cargo de la autoridad aduanera, de otras dependencias públicas o de personas naturales o jurídicas, entendiéndose como tales a los depósitos temporales y depósitos aduaneros”.

Complementando dicha definición, observamos que el artículo 44° del Reglamento de la Ley General de Aduanas[2], estipula que: “Los almacenes aduaneros deben diferenciar, separar e identificar de forma visible las mercancías extranjeras, nacionalizadas y nacionales que mantengan almacenadas en sus áreas autorizadas, de acuerdo a lo que establezca la SUNAT (…) Los almacenes aduaneros que almacenen mercancías líquidas extranjeras y nacionalizadas  en tanques o similares diferentes de aquellos en las que almacenan las nacionales”.

Partiendo de las definiciones expuestas anteriormente, en las siguientes líneas pretendemos explicar los aspectos legales y operativos que rigen el funcionamiento del depósito aduanero flotante.

II. Regulación aduanera.

La normatividad aduanera, aborda esta temática desde el artículo 41° del Reglamento de la Ley General de Aduanas, considerando como depósitos flotantes[3] a los “almacenes aduaneros que están ubicados en buques, tanques o artefactos navales como barcazas, tanques flotantes u otros. La SUNAT establecerá los requisitos documentarios y de infraestructura que deben cumplir este tipo de almacenes”.

En esa misma línea del pensamiento, tenemos que el numeral 1, rubro VI del Procedimiento INTA-PE.24.02[4]  señala también que los depósitos flotantes son almacenes aduaneros que se instalan en buques, tanques o artefactos navales como barcazas, tanques flotantes u otros, nacionales o nacionalizados, ubicados en una determinada área acuática y ubicación geográfica de la circunscripción aduanera autorizada.

Agrega la mencionada norma, que los depósitos flotantes serán marítimos y pueden ser: a) Depósitos temporales o b) Depósitos aduaneros públicos o privados, para cuya autorización, los interesados deben cumplir con los requisitos documentarios y de infraestructura que se establecen en el referido procedimiento, así como aquellos requisitos o formalidades que se establecen en las normas de seguridad y protección ambiental que dispone la Autoridad Marítima.

Es así que el Procedimiento INTA-PE.24.02 cuando establece los requisitos documentarios y de infraestructura para operar como depósito flotante marítimo dedicado a almacenar combustibles y lubricantes; estipula en la sección VII, literal A.1, inciso h), del mencionado procedimiento, que se debe presentar una declaración jurada del representante legal de la empresa, indicando lo siguiente:

  • Número de la declaración de importación para el consumo del buque tanque o artefacto naval, en caso no sea nacional;
  • Número de matrícula otorgado por la Autoridad Marítima;
  • Nombre del buque tanque o artefacto naval;
  • Tipo del buque o artefacto naval, tonelaje de peso, medidas y capacidad de sus tanques de almacenamiento.

En tal sentido, cabe aclarar que el buque tanque o artefacto naval que va a ser utilizado como depósito aduanero flotante puede ser peruano o extranjero. En caso sea no nacional, se requiere que dicha mercancía haya sido previamente nacionalizada, cumpliendo con las formalidades aduaneras en resguardo del interés fiscal.

Un aspecto que es importante destacar, constituye el hecho que dichos depósitos aduaneros flotantes se constituyen para almacenar combustibles, por lo que invocamos el numeral 3 del rubro VI del Procedimiento INTA-PE-24.02, para precisar que: “El combustible o lubricante extranjero o nacionalizado debe almacenarse en tanques diferentes de aquellos en los que se almacena el combustible o lubricante nacional”.

III. Pronunciamiento Institucional

Dentro del marco de su competencia funcional establecido mediante el Reglamento de Organización y Funciones de la SUNAT[5], la Gerencia Jurídica Aduanera mediante el Informe N° 44-2012-SUNAT-4B4000[6], analiza los aspectos legales vinculados a la posibilidad de realizar operaciones de exportación definitiva desde un depósito aduanero flotante, y concluye lo siguiente:

  1. El combustible almacenado en un depósito aduanero, en la zona destinada a mercancías nacionales, podrá someterse al régimen aduanero de exportación, acorde a lo señalado en el numeral 2 de la Sección VI del Procedimiento INTA-PE-24.02, resultando para tal efecto aplicable lo dispuesto en los numerales 31 al 40 del literal B de la Sección VII del Procedimiento INTA-PG.02.
  1. Dada la posibilidad de que en un depósito aduanero flotante exista una zona de almacenamiento de mercancía nacional como depósito simple, resulta factible que esta zona del recinto sea designada como local del exportador para el embarque directo del combustible nacional que se almacene, como parte del proceso de despacho de exportación.
  1. La Administración Aduanera podrá otorgar la autorización para operar como depósito temporal flotante destinado exclusivamente al régimen de exportación definitiva, en cuyo caso el interesado deberá constituir una carta fianza bancaria o póliza de caución a favor de la SUNAT por el monto fijo de US$. 30 000.00, según lo dispuesto en el Anexo del Reglamento de la Ley General de Aduanas, además de cumplir con el resto de los requisitos que se detallan en el literal A de la Sección VII del Procedimiento INTA-PE.24.02.

Queda claro entonces, que el combustible almacenado en un depósito aduanero flotante, en la zona destinada a mercancías nacionales, puede someterse al régimen aduanero de exportación, conforme con lo previsto en el numeral 2 de la Sección VI del Procedimiento INTA-PE-24.02, resultando para tal efecto aplicable lo dispuesto en los numerales 31 al 40 del literal B de la Sección VII del Procedimiento INTA-PG.02[7].

Otro aspecto que debemos subrayar es, que el depósito temporal flotante se encuentra facultado para almacenar mercancías extranjeras, nacionalizadas y nacionales, por lo que, partiendo de la premisa que dichas mercancías se encuentran debidamente identificadas y diferenciadas dentro de cada recinto, no existe impedimento legal alguno para se puedan realizar tanto la custodia temporal de mercancías (combustibles) de procedencia extranjera, como las exportaciones click here definitivas de mercancías nacionales o nacionalizadas, o las ventas locales del precitado combustible desde el mismo buque tanque o artefacto naval que se utilice como depósito aduanero flotante.

IV. Aspectos Operativos

Habitualmente, se observa que debido a la naturaleza de esta mercancía (combustibles), resulta factible que desde el punto de vista operativo, se realice el embarque directamente desde el depósito temporal flotante hacia la nave de transporte local, siendo necesario para tal efecto, que el combustible extranjero o nacionalizado se encuentre almacenado en tanques totalmente diferentes de aquellos en los que se almacena el combustible o lubricante nacional. Vale decir, que el buque tanque o artefacto naval debe contar con la infraestructura necesaria que le permita tener los tanques separados.

En esta parte de nuestra exposición, recurrimos al artículo 61.2 de la Ley N° 27444, para precisar que “Toda entidad es competente para realizar las tareas materiales internas necesarias para el eficiente cumplimiento de su misión y objetivos, así como para la distribución de las atribuciones que se encuentren comprendidas dentro de su competencia”. Motivo por el cual, es necesario resaltar que la Administración Aduanera es competente para encargarse tan sólo de la administración, recaudación, control y fiscalización aduanera del tráfico internacional de mercancías, medios de transporte y personas, dentro del territorio aduanero[8]. Razón por la cual, su competencia radica en controlar el combustible que ingresa o sale del territorio aduanero, así como las obligaciones y responsabilidades del depósito temporal flotante en su condición de operador de comercio exterior.

Bajo la premisa expuesta anteriormente, queda claro que no corresponde al ámbito aduanero el control o fiscalización del modo o forma como se comercializa el combustible en el mercado nacional, toda vez que este aspecto se encuentra regulado en las normas emitidas por el Organismo Supervisor de la Inversión en Energía y Minería (Osinergmin), tales como por ejemplo la Resolución del Consejo Directivo Nº 048-2003-OS/CD, que aprueba el uso del Sistema de Control de Órdenes de Pedido (SCOP) de manera virtual, ordenando que se utilice el aplicativo que existe para tal efecto en el portal institucional del OSINERGMIN, básicamente, en el rubro correspondiente a la “Fiscalización de Hidrocarburos”.

El depósito aduanero flotante es básicamente un local destinado a la custodia temporal de combustibles; de manera que un buque tanque o artefacto naval que se utiliza como depósito aduanero flotante, se encuentra facultado para almacenar mercancías (combustibles o lubricantes) que pueden ser de origen nacional, nacionalizada o extranjera, para lo cual debe cumplir necesariamente con el requisito de contar con la infraestructura que le permita custodiar dichos combustibles debidamente separados o diferenciados para fines de su operatividad.

No existe impedimento legal para que un depósito temporal flotante pueda realizar las exportaciones o  ventas locales del combustible desde el mismo buque tanque. En caso de tratarse de combustible de procedencia extranjera, debe cumplir previamente con todas las formalidades aduaneras que acrediten su ingreso legal a nuestro país para su nacionalización, sin perjuicio de cumplir con las demás formalidades legales y tributarias previstas tanto en el Reglamento de Comprobantes de Pago[9] como en el Texto Único Ordenado de la Ley del Impuesto General de las Ventas e Impuesto Selectivo al Consumo[10].

Finalmente, es oportuno mencionar que le compete a OSINERGMIN realizar la fiscalización y control del modo o forma como se realice la comercialización del combustible en el mercado local; toda vez que la competencia aduanera culmina en el momento que otorga el levante aduanero a la mercancía importada o en la fecha que autoriza el embarque de combustible exportado.


[1] Aprobado por el Decreto Legislativo N° 1053.

[2] Aprobado mediante Decreto Supremo N° 101-2009-EF.

[3] Los depósitos flotantes marítimos pueden almacenar combustibles y lubricantes los cuales se sujetan a los regímenes aduaneros que correspondan. (Numeral 2 del rubro Vi del Procedimiento INTA-PE.24.02).

[4] La Resolución de Superintendencia Nacional Adjunta de Aduanas N° 00137-2011 aprueba el Procedimiento Específico de Autorización de Depósitos Flotantes Marítimos para almacenar combustibles y lubricantes, denominado Procedimiento INTA-PE.24.02

[5] Aprobado mediante la Resolución de Superintendencia N° 122-2014-SUNAT.

[6] Publicado en: http://www.sunat.gob.pe/legislacion/oficiosAd/2012/informes/2012-INF-44.pdf

[7] Procedimiento de Exportación Definitiva aprobado por Resolución de Superintendencia Nacional Adjunta de Aduanas N° 0137-2009-SUNAT/A

[8] Conforme al artículo 10° de la Ley General de Aduanas.

[9] Aprobado mediante Resolución de Superintendencia N° 007-99-SUNAT y normas modificatorias.

[10] Aprobado por el Decreto Supremo N° 055-00-EF y normas modificatorias.

Escrito por Javier Oyarse Cruz

Javier Oyarse Cruz

Abogado. Maestro en Derecho. Doctor en Educación. Experto en Derecho Aduanero y Negocios Internacionales. Docente en Escuelas de Posgrado PUCP, USMP, UPC y UNMSM.

¿Qué opinas del artículo?

comentarios