El encargado de prevención o compliance officer

Como lo comentamos en la entrega anterior, el liderazgo es una de las piezas clave para que el programa de compliance sea idóneo y sea exitoso. Este liderazgo, se traduce en nuestra legislación en la designación de un oficial de cumplimiento o compliance officer.

¿Qué características debe cumplir el oficial de cumplimiento? ¿Debe ser una función a dedicación exclusiva? ¿Qué cargo debe ocupar dentro de la empresa? Estas y otras dudas surgen a raíz de la necesidad de nombrar un oficial de cumplimiento en el marco del modelo de prevención como lo señala la Ley N°30424 que incorpora la responsabilidad administrativa de la persona jurídica y posteriormente el Decreto Legislativo N°1352 que la modifica.

Veamos que dice la normativa nacional.  El artículo 17 del Decreto Legislativo N°1352 señala que el encargado de prevención (compliance officer u oficial de cumplimiento) ¨será designado por el máximo órgano de administración de la persona jurídica o quien haga sus veces, según corresponda, y deberá ejercer su función con autonomía”.

Si bien todavía no se ha promulgado el Reglamento, si resulta importante tomar como referencia lo indicado en el Proyecto de reglamento que indica, en el artículo 34, lo siguiente:

El máximo órgano de gobierno y/o administración de la persona jurídica, debe designar a una persona u órgano de prevención, encargado de velar por la aplicación, ejecución, cumplimiento y mejora continua del modelo de prevención. Para tal efecto, su designación y, con ello, sus funciones y atribuciones debe garantizar su autonomía en el control y auditoria de los procesos de la persona jurídica, con la finalidad de asegurar el modelo de prevención, sus políticas y objetivos previamente establecidos.

Se debe asegurar la independencia y la autoridad de la persona u órgano designado, encargado de la aplicación del modelo de prevención y la ejecución de su cumplimiento. Para tal efecto, se deberán asignar los recursos que permitan el adecuado funcionamiento operativo, tanto del órgano de prevención, como para llevar a cabo el modelo.

Como podemos advertir, ni en el Decreto Legislativo N°1352 ni en el proyecto de Reglamento indican que requisitos o características mínimas debe reunir la persona que sea designada como oficial de cumplimiento. En principio, esto permitiría que no sea necesario establecer ciertos parámetros. Sin embargo, lo ideal sería que el Reglamento contenga ciertos requisitos mínimos que permitan tomar una decisión objetiva. Al respecto, si damos una mirada a la legislación en materia de prevención del lavado de activos y financiamiento del terrorismo, advertimos que los sujetos obligados[1] en esta materia, tienen la obligación de designar un oficial de cumplimiento,[2] responsable de vigilar la adecuada implementación y funcionamiento del Sistema de Prevención en materia de lavado de activos y financiamiento del terrorismo y, por ende, debe reunir determinados requisitos[3] para ser designado como tal.

De igual forma, y tomando como pauta la legislación en materia de lavado de activos, sería ideal que el encargado de prevención al que hace referencia el Decreto Legislativo N°1352, reúna ciertos requisitos mínimos como por ejemplo: i) que no haya sido condenado por delito doloso, ii) no haber sido destituido de cargo público o cesado por  falta grave, iii) no haber sido auditor interno dentro de la empresa durante los 6 meses anteriores a su designación. Seguramente otros requisitos necesitarían ser añadidos de acuerdo al giro del negocio u objeto social de la persona jurídica. Todo ello nos ayudaría a valorar de manera objetiva su idoneidad para el cargo.

Prestemos atención ahora a lo indicado por el Decreto Legislativo N°1352. Señala que el encargado de prevención o compliance officer debe gozar de autonomía e independencia para ejercer el cargo. Dicha autonomía no debe ser solo en el papel sino que en la realidad. De que serviría si el oficial de cumplimiento en la normativa interna de la empresa goza de plenas facultades cuando en la práctica resulta ser un cargo de apariencia. En esa línea, será necesario la persona que ocupe ese cargo se encuentre suficientemente empoderada para asumirlo y sobretodo que exista voluntad política de la alta dirección de la persona jurídica para otorgarle independencia necesaria. Esto deberá  traducirse en hechos concretos y verificables como: dotarle de presupuesto, permitir que realice las implementaciones y cambios necesarios, escuchar sus recomendaciones. En buena cuenta, que sea una persona con suficiente autoridad para que sus decisiones sean acatadas y ejecutadas.

click here style="text-align: justify;">Siguiendo esa línea, lo que se esperaría es que el compliance officer ocupe un cargo de nivel gerencial y que pueda reportar directamente al directorio. Ello con la finalidad de dotarlo de la autonomía necesaria a efectos de trasladar directamente a la más alta dirección, todas sus preocupaciones, cambios o recomendaciones. La experiencia internacional nos sugiere lo mismo.


Fuente de Imagen(*): http://www.blog-idcspain.com/idc-liderazgo-digital/

[1]  Artículo 2.- Definiciones 

Para efectos del Reglamento, considérense las siguientes definiciones y siglas, según corresponda:

  1. n) Sujeto obligado: entidad pública, persona jurídica o natural obligada a informar a la UIF-Perú, señaladas en el artículo 3 de la Ley N° 29038, lo que incluye a las sucursales en el Perú de las personas jurídicas extranjeras que son sujetos obligados.

[2] Decreto Supremo 020-2017-JUS

Artículo 14.- Oficial de cumplimiento

14.1 El oficial de cumplimiento es la persona natural designada por el sujeto obligado, responsable de vigilar la adecuada implementación y funcionamiento del SPLAFT, de acuerdo con las funciones que le corresponden según la Ley, este Reglamento y las que se desarrollen en las normas sectoriales. Es la persona de contacto del sujeto obligado con el organismo supervisor y la UIF-Perú, y un agente en el cual se apoya el organismo supervisor para el ejercicio de la labor de supervisión del mencionado sistema. Los sujetos obligados que sean personas naturales puede ser su propio oficial de cumplimiento.

[3] Decreto Supremo 020-2017-JUS

Artículo 15.- Requisitos del oficial de cumplimiento 

15.1 El oficial de cumplimiento debe cumplir con los siguientes requisitos, que pueden ser acreditados mediante declaración jurada:

  1. Tener experiencia en las actividades propias del sujeto obligado, o experiencia en materia de lucha contra el LA/FT o como oficial de cumplimiento o como trabajador en el área a cargo de un oficial de cumplimiento.
  2. No haber sido condenado por la comisión de delito doloso.
  3. No haber sido destituido de cargo público o haber sido cesado en él por falta grave.
  4. No tener deudas vencidas por más de ciento veinte (120) días en el sistema financiero o en cobranza judicial, ni protestos de documentos en los últimos cinco (5) años, no aclarados a satisfacción de la SBS.
  5. No haber sido declarado en quiebra.
  6. No ser ni haber sido el auditor interno del sujeto obligado, de ser el caso, durante los seis (6) meses anteriores a su designación.
  7. No estar incurso en algún otro impedimento señalados en el artículo 365 de la Ley N° 26702, exceptuando el inciso 2 del mencionado artículo.
  8. Tener vínculo laboral o contractual directo con el sujeto obligado y gozar de autonomía e independencia en el ejercicio de sus responsabilidades y funciones.
  9. Otros que se establezca en las normas sectoriales.

Escrito por Liliana Calderón

Liliana Calderón

Abogada por la PUCP. Asociada Senior del Area Compliance del Estudio Echecopar. Master of Laws in Comparative Law (LLM) por California Western School of Law, San Diego- California. Segunda Especialidad en Derecho Ambiental y de los Recursos Naturales. Especialista en Cumplimiento Normativo por la Universidad Castilla La Mancha.

¿Qué opinas del artículo?

comentarios