El camino hacia el 8 de marzo

La luna me dice que puedo ser bruja, ser fea y violenta y matar algún rey,

Romper los esquemas, quebrar el sistema Coger una escoba y en vez de barrer Lanzarme a volar en la noche sin miedo de ir sola por un callejón, sin miedo de hacer lo que me salga del coooontigo.

Es cierto que el mundo parece un poco menos feo

Contigo

Es cierto que a veces romper las cadenas duele un poco menos

Y aprendo contigo

Y contigo camino y

Me encanta todo lo que hemos compartido

Tirando barreras, rompiendo los mitos

Canción: Contigo

Intérpretes: La Otra y El Kanka

 

A propósito del “Día internacional de la mujer”, el reciente 8 de marzo del presente año, es menester recordar la lucha constante de la mujer por romper las brechas impuestas por la sociedad que aún nos invaden. En un país donde las tasas de feminicidios se incrementan a diario, la violencia contra la mujer es una noticia perenne; y, la indiferencia hacia estos hechos se mantienen, no habrá avance alguno en la búsqueda de la equidad y justicia entre la población de hombres y mujeres si no hay cambio alguno.

En la presente editorial, se buscará plasmar el porqué de la conmemoración de esta fecha mencionada, en la que se recuerda el reconocimiento de derechos ignorados por años para con las mujeres, a su vez mostrar algunas de las tasas de violencia en distintas modalidades hacia ella, como el acoso sexual en distintos países, no debemos olvidar que el Perú, nuestro país, ocupa el octavo lugar en feminicidios en América Latina.

Pero, ¿qué es el feminicidio?

Según investigaciones de Flora Tristán, es un crimen que afecta la vida de las mujeres de todo el mundo, que debe abordarse como una modalidad de violencia directa hacia las mujeres, como alternativa al término ‘homicidio’[1]. Por otro lado, el MIMP (Ministerio de la Mujer y Poblaciones vulnerables) lo define como “el asesinato de las mujeres perpetrado por los hombres por el solo hecho de ser mujeres y que tiene como base la discriminación de género”[2]. Asimismo, menciona que se reconocen algunos tipos de feminicidio, como el a) íntimo, y b) no íntimo.

El feminicidio íntimo, se refiere a la relación de pareja que mantiene la víctima con el homicida, extendiéndose el concepto a convivientes, esposos, novios y parejas sentimentales; además, se incluyen los casos de muertes a manos de padrastros, hermanos o primos.

El feminicidio no íntimo, cuando no existía vínculo sentimental entre la víctima y el homicida, incluyéndose en esta categoría a las trabajadoras sexuales asesinadas por los clientes; así como mujeres que fueron atacadas por amigos, vecinos o desconocidos.

El Decreto Legislativo N° 1323[3] fortalece la lucha contra el feminicidio, la violencia familiar y la violencia de género. En su artículo 108-B se mencionan los contextos ante los que correspondería una pena privativa de la libertad no menor de 15 años, a aquel que mata a una mujer solo por su condición de tal; así como la pena privativa de la libertad no menor de 25 años cuando ocurran los agravantes mencionados en el presente decreto, además de otorgarles la cadena perpetua cuando concurran dos o más agravantes.

Entre los primeros puestos

En el año 2017, se registró que el Perú ocupa el octavo puesto en feminicidios en América Latina, toda vez que la Comisión Económica para América Latina y El Caribe (Cepal), recogió que ocurrieron 100 feminicidios durante el año 2016, según las estadísticas del Ministerio Público[4], siendo el primero en la lista el país de Honduras, con una tasas de 10.2 feminicidios por 100 000 mujeres; no obstante, El Salvador presenta la mayor tasa de este delito, con 11.2 por cada 100 000 mujeres.

El Perú, por parte, registra en el CEM (Centro de Emergencia de Mujer) del MIMP, 269 casos de violencia, donde 94 son feminicidios y 175 tentativas. Recientemente, un estudio compartido por ‘Gestión’[5], muestra datos sobre el acoso sexual, encontrándose en el Perú que el 14% la sufrió en el trabajo; 4% en el centro de estudio; 23% en el ámbito social; 20% en otro lugar. Asimismo, un 78% de las mujeres consideran que no se respetan nada o poco, sus derechos en comparación con los hombres.

Fuente: Diario Gestión[6]

En ese sentido, los crímenes contra la mujer se han ido incrementando a lo largo de los años, desarrollándose inclusive nuevas modalidades de este delito, encontrándose así la inobservancia de la población hacia las sanciones que la ley y el Estado Peruano imponen, puesto que no se ha logrado la reducción o concientización de este delito entre los peruanos y las peruanas, quienes muchas veces ignoran situaciones de violencia al estar envueltas en una relación sentimental o cercana al agresor.

Por otro lado, se han ido desarrollando acciones para enfrentar este delito, tales como el registro de feminicidios, otorgándoles un enfoque multidisciplinario que lo conforman fiscales, psicólogos y representantes de la Unidad de Asistencia a Víctimas y Testigos, a los que se les permite la concurrencia a los hogares de aquellas mujeres víctimas que han denunciado la violencia familiar para así poder orientarlas click here y advertirles sobre el potencial que tienen para ser próximamente, víctimas del feminicidio[7].

El camino hacia un 8 de marzo

En marzo de 1857, las trabajadoras de una fábrica textil de Nueva York tomaron las calles para protestar en masas por las ínfimas condiciones de trabajo a la que estaban expuestas, en el marco de la Revolución Industrial, cabe resaltar que estas condiciones eran precarias, es preciso añadir que esto se percibía con notoriedad con las mujeres, pues hasta sus salarios podían ser menos de la mitad que de los hombres. [8]

En 1970, se llevó a cabo la primera Conferencia Internacional de Mujeres Socialistas en Stuggart, Alemania, cuya líder fue Clara Zetkin, fundándose así la Internacional Socialista de Mujeres, teniendo como primer objetivo lograr el sufragio femenino. En señal de apoyo a la huelga mencionada, una organización de Mujeres Socialistas celebró en Estados Unidos el primer día Internacional de la Mujer, teniendo alcance en Nueva York y Chicago con, al menos, 15 000 mujeres en marcha.

Posteriormente, en 1910, se efectuó el segundo encuentro internacional socialista de mujeres en Dinamarca, con el fin de establecer el día oficial para reivindicar los derechos de todas las mujeres, siendo el del voto el principal. Fue así que a lo largo de los años, muchas organizaciones de mujeres en distintos países se sumaron a las marchas reivindicatorias que se desarrollaban en el mes de marzo, hasta que en 1975 la ONU reconoció esta fecha de manera oficial.[9]

Hoy en día, las distintas manifestaciones que se presentan en nuestro país son una muestra de la visibilización de la mujer en el país, no solo resaltando el rol fundamental que tiene en la sociedad, sean los ámbitos sociales, laborales y hasta en el hogar; se busca, a su vez, resaltar los aspectos que aún faltan lograr para que se pueda hablar de una sociedad equitativa en cuanto a derechos y deberes de toda índole. A propósito de este día, muchas mujeres salieron a las calles a alzar su voz mencionando lo lejos que aún estamos como sociedad de encontrar en este país la seguridad que necesitamos siendo mujeres, o la indiferencia a necesidades que le competen a la mujer porque un sector mayoritario no lo permite.

La violencia en todas sus expresiones se hace presente a diario, desde los feminicidios, hasta el acoso sexual que sufre la mujer en todo lugar. No solo es su lucha, es la de todos y para aportar positivamente al camino hacia el respeto a la mujer y sus derechos, hacen falta políticas estatales que sean más severas para con los agresores, la intervención pertinente en casos reincidentes, concientización en la población para que no sean ignoradas cuando denuncian o lo comentan a algún familiar, habiendo ausencia de protección y seguridad efectiva o de justicia. En un ambiente donde muchas mujeres protegen a su agresor excusándose en distintas formas, la educación es un factor importante; y sobre todo, la difusión de esto para que cale en cada hogar.

Te quiero libre y me quiero libre contigo.[10]


(*) Artículo redactado por Ariana Paucar

[1] http://www.flora.org.pe/investigaciones/feminicidio.pdf

[2] https://www.mimp.gob.pe/webs/mimp/herramientas-recursos-violencia/principal-dgcvg-recursos/violencia-feminicidio.php

[3] http://busquedas.elperuano.pe/normaslegales/decreto-legislativo-que-fortalece-la-lucha-contra-el-feminic-decreto-legislativo-n-1323-1471010-2/

[4] https://peru21.pe/peru/peru-ocupa-puesto-8-feminicidios-america-latina-381482

[5] https://gestion.pe/fotogalerias/dia-mujer-cifras-demuestran-hay-celebrar-228878?foto=1

[6] https://gestion.pe/fotogalerias/dia-mujer-cifras-demuestran-hay-celebrar-228878?foto=1

[7] https://elcomercio.pe/peru/dia-mujer-acciones-han-emprendido-enfrentar-feminicidios-noticia-502862

[8] http://www.nationalgeographic.com.es/historia/actualidad/feminismo-camino-hacia-8-marzo-dia-mujer_12468

[9] http://www.nationalgeographic.com.es/historia/actualidad/feminismo-camino-hacia-8-marzo-dia-mujer_12468

[10] Canción: Contigo; La Otra y el Kanka: https://www.youtube.com/watch?v=2hrtObEhXUg

Escrito por Consejo Editorial

Consejo Editorial

Directora: Vianka Villena
Consejo Editorial: María Yaipén, Andrea Carrasco, Neith Paredes, Lucía Santos, Javier Sedano, Enzo Segovia, Sthefany Menéndez, Angiella Rayo, Samanta Taipe, Steffy Cruz, Ana Lino, Ariana Paucar, Ximena Vilchez, Camila Tayro.

¿Qué opinas del artículo?

comentarios