La jugada maestra: ¿El indulto no se negocia? Los estragos del proceso de vacancia

La semana previa a la Navidad ha venido recargada de acontecimientos políticos que ha mantenido al Perú en tensión. Desde inicios del gobierno actual, la relación entre el Parlamento y el Ejecutivo ha sido obstruccionista, primando ante todo, la sed de venganza por poder y el cálculo político. No es novedad pues, que el partido de Fuerza Popular y aliados escondiera un inminente golpe de Estado o un indulto detrás del pedido de vacancia presidencial.

Siendo ello así, surgen dos panoramas esta semana: el pedido de vacancia presidencial y el indulto al exdictador Alberto Fujimori.

Respecto al primer panorama, este fue llevado a cabo el jueves 21 de diciembre, teniendo como resultado la permanencia del Presidente con 79 votos a favor, 19 en contra y 21 abstenciones.

En cuanto al segundo panorama, paradójicamente, éste ha sido otorgado el día de hoy a Fujimori.

Ambos panoramas, para nosotros, tienen una relación digna de un negocio infame: te doy X, a cambio de Y. En ese sentido, ambos panoramas del cual hablamos se encuentran conectados; teniendo ambos un mismo origen: la vacancia presidencial. Es por ello que, en la presente editorial, explicaremos la crónica bajo la cual se llegó al fin de la jugada maestra: el indulto humanitario.

Panorama 1: Vacancia presidencial

La vacancia se encuentra regulada en el artículo 113 de la Constitución política del Perú:

Artículo 113: Vacancia de la Presidencia de la República La Presidencia de la República vaca por:

1. Muerte del Presidente de la República.
2.Su permanente incapacidad moral o física, declarada por el Congreso.
3. Aceptación de su renuncia por el Congreso.
4. Salir del territorio nacional sin permiso del Congreso o no regresar a él dentro del plazo fijado.
5. Destitución, tras haber sido sancionado por alguna de las infracciones mencionadas en el artículo 117 de la Constitución.

El proceso de vacancia al que fue sometido el presidente, fue el contemplado en el numeral 2, el cual hace alusión a una “incapacidad moral”. Pero, ¿qué entender por incapacidad moral? La doctrina precisa lo siguiente:se señala que la incapacidad moral puede comprender todas las conductas que, sin constituir supuestas responsabilidades jurídico-penales (antejuicio), ni infracciones a la constitución de carácter político (juicio político), “deterioren a tal magnitud la dignidad presidencial que hagan que no pueda ser posible que su titular se mantenga en su cargo”[1]

En esa línea, en el caso de Pedro Pablo Kuczynski, faltar a la verdad “permanentemente” constituiría una conducta contra la ética de su cargo presidencial. Insistimos, incluso aludir a una infracción ética y de duración permanente es complicado de definir. Dependerá de lo que la mayoría parlamentaria quiera interpretar.

21 de diciembre: la hora del Pleno

Sin duda, la sorpresa del pasado jueves 21 no sólo fue la actitud decidida que mostró el Presidente; dicho sea de paso, hace bastante tiempo queríamos verlo con tal carácter,  cuando expuso sus argumentos de defensa ante el Pleno del Congreso; sino también, la sorpresa fue Kenyi Fujimori quien arrastró 9 votos más en contra de la vacancia.

¿El porqué de ese repentino apoyo fujimorista a impedir la vacancia? Al cierre de esta nota y con el indulto ya oficializado, la respuesta cae de madura.

Panorama 2: El indulto “humanitario”

El día de hoy, por la tarde, la prensa comunicó que habría una “reunión de emergencia” a las 5 de la tarde en Palacio de Gobierno.

A las pocas horas, salió en los medios un comunicado de la Presidencia de la República, señalando lo siguiente:

  1. Que el día 11 de diciembre se presentó la solicitud de indulto y derecho de gracia por Alberto Fujimori
  2. Que una junta médica determinó que el reo presenta una enfermedad “progresiva, degenerativa e incurable”.
  3. Una vez elevado dicho informe a la Comisión de gracias presidenciales, ésta decidió recomendar el otorgamiento del indulto.
  4. Que el presidente, a las 18:00 del 24 de diciembre, determinó el otorgamiento.

Poco más de las 8 pm del día de hoy, salió publicada en el diario oficial El peruano la resolución suprema N° 281-2017-JUS, la cual señala como principales razones del otorgamiento:

“Que, el Acta de Junta Médica Penitenciaria, de fecha 17 de diciembre de 2017, ampliada con fecha 19 de diciembre de 2017, señala como diagnóstico del interno: fibrilación auricular paroxística con riesgo moderado de tromboembolismo, hipertensión arterial crónica con crisis hipertensivas a repetición que han merecido atención de emergencia y evacuación, cardiopatía hipertensiva de grado leve – moderado, insuficiencia mitral, hipotiroidismo sub clínico, cáncer de lengua tipo carcinoma epidermoide medianamente invasivo intervenido quirúrgicamente hasta en seis oportunidades con riesgo de recidiva, trastorno depresivo en tratamiento farmacológico, hipertrofia benigna prostática grado II, insuficiencia periférica vascular y hernia lumbar de núcleo pulposo L2 – L3; por lo que, por el estado actual del paciente, dicha Junta Médica recomienda el indulto por razones humanitarias;

Que, asimismo, el Informe Social Nº 01-2017-INPE/18-239-S.S., de fecha 04 de diciembre de 2017, indica que el interno se encuentra delicado de salud, con diagnóstico médico de un cáncer de alto riesgo en la cavidad bucal; asimismo, refiere que dicho estado le impide el desarrollo normal de sus actividades cotidianas, su dolencia le limita la fluidez de una pronunciación correcta. Refiere también que de modo continuo recae en un estado de postración por click here depresión de la que se recupera de forma momentánea, por la atención médica y psiquiátrica que recibe; por lo que, el mencionado informe opina favorablemente a la solicitud del interno, debido a razones humanitarias;

Que, según el Informe de Condiciones Carcelarias del Establecimiento Penitenciario Barbadillo, de fecha 12 de diciembre de 2017, este cuenta con los servicios básicos; sin embargo, por la edad avanzada del interno y las diversas dolencias que presenta, las condiciones del establecimiento penitenciario no cuenta con los servicios necesarios para la atención médica, por lo que en reiteradas oportunidades debe ser evacuado a un centro de salud que cuente con las condiciones para poder afrontar dicha problemática”[2] (el resaltado es nuestro)

Ahora bien, conociendo ya la decisión, cabe preguntarnos, ¿podía hacer esto el presidente? La respuesta nos la da la Constitución, en el artículo 118, numeral 21, el cual regula las atribuciones del Presidente:

Conceder indultos y conmutar penas. Ejercer el derecho de gracia en beneficio de los procesados en los casos en que la etapa de instrucción haya excedido el doble de su plazo más su ampliatoria.

Si bien aparentemente se actuó acorde a las funciones del presidente, debemos cuestionarnos una serie de cosas:

  1. ¿Se siguió el debido proceso para el otorgamiento del indulto?
  2. ¿Existió una junta médica imparcial?
  3. De no estar en regla estas dos cuestiones, estaría viciando el proceso.

Por otro lado, creemos que un punto importante a recordar es que el exdictador fue el autor de crímenes de lesa humanidad; por lo cual, al otorgar dicho “gracia presidencial”, vulnera el derecho de reparación de las víctimas.

Así, el exdictador fue condenado como autor mediato de homicidio calificado con alevosía, lesiones graves y secuestro agravado en las matanzas de Barrios Altos, La Cantuta; los cuales a su vez califican como crímenes de lesa humanidad, y los secuestros del periodista Gustavo Gorriti y el empresario Samuel Dyer Ampudia.

Reflexiones finales

No cabe duda que esta noche no será buena por la coyuntura política en nuestro país. Y es que el otorgar el indulto a solo días del fin del proceso de la vacancia, reafirma nuestra posición: lo que ha habido es una suerte de “trueque”, cual comercio infame, donde el “panorama 1” descrito fue el producto a cambio que le otorgó el fujimorismo al presidente, siendo éste quien otorgó el “panorama 2”.

Recordemos pues, que el debido proceso debe estar presente en todos los ámbitos. Ya lo ha dicho el Tribunal Constitucional en su jurisprudencia del Exp. N° 00156-2012-PHC/TC[3]: el debido proceso no solo se extiende a órganos judiciales, sino también administrativos y parlamentarios. En esa línea, surgen muchas incongruencias y vicios en este proceso del “panorama 2: el indulto”, por lo ya señalado en líneas anteriores: un proceso fugaz, una junta médica aparentemente imparcial, entre otros matices que aún queda por investigar.

Por lo pronto, tenemos una misión: no olvidar y alzar nuestra voz, en memoria de las víctimas de los más terribles crímenes cometidos por el exdictador, quien paradójicamente el día de hoy, está en libertad.


( * ) Artículo redactado por María Elsa Yaipén y Ana Haydeé Lino
[1] http://idehpucp.pucp.edu.pe/notas-informativas/la-vacancia-presidencial-incapacidad-moral/ Día de consulta: 22 de diciembre del 2017.

[2] Resolución suprema N° 281-2017- JUS  http://busquedas.elperuano.pe/normaslegales/conceden-indulto-y-derecho-de-gracia-por-razones-humanitaria-resolucion-suprema-n-281-2017-jus-1600540-2/

[3] TRIBUNAL CONSTITUCIONAL. Exp N! 00156-2012-PHC/TC. http://www.tc.gob.pe/jurisprudencia/2012/00156-2012-HC.html Día de consulta: 23 de diciembre del 2017.

Escrito por Consejo Editorial

Consejo Editorial

Directora: Vianka Villena
Consejo Editorial: Diana Baquerizo, Andrea Carrasco, Lissa Ccopa, Steffy Cruz, Alexandra Fuster, Ana Lino, Sthefany Menendez, Alondra Morales, Ariana Paucar, Magally Reupo, Lucía Santos, Enzo Segovia, Samanta Taipe, Génesis Vargas, Ximena Vilchez, Maria Yaipen.

¿Qué opinas del artículo?

comentarios