La llegada del Papa: ¿Esperanza o inversión?

“Creo que no nos quedamos ciegos, creo que estamos ciegos,

Ciegos que ven, ciegos que, viendo, no ven”.

Ensayo sobre la ceguera, José Saramago

Es conocido que el Perú es un país con una población mayoritariamente católica, por lo que esta reciente visita del Sumo Pontífice de la iglesia Católica les ha dejado esperanza y alegría, con un mensaje que englobó temas relevantes para el Estado. Asimismo, la llegada trajo consigo una inversión para muchos, y un desperdicio para otros. Por todo ello, en la presente editorial se analizarán los alcances de esta visita del papa al Perú junto con el costo-beneficio que representó para muchos peruanos desde una perspectiva en donde se presentarán ambos.

Alcances de la llegada del Papa

El día 18 de enero de 2018 a horas 5:20, aproximadamente, el Papa arribó al Perú en medio de una gran expectativa de fieles, pues hacía 30 años que no ocurría este suceso tan importante para los fieles católicos. La acogida fue tanta que, inclusive, se creó una aplicación para celulares llamada “Papa Francisco en Perú” presentada por la Presidenta del Consejo de Ministros, Mercedes Aráoz, a través de la cual se podría acceder a información útil respecto a la visita.

El público en general podría asistir a la multitudinaria misa que se realizaría el último día de su estadía, se desplegó un gran número de efectivos policiales para aquellos días; el Ministerio de Trabajo y Promoción del Empleo (MTPE) emitió una norma (DS 113-2017 PCM) para Trujillo y Puerto Maldonado, mediante la cual se declararon días no laborables compensables en dichas ciudades para los sectores público y privado; y, por último, desde el  MINSA, Ministerio de Salud, se monitorearían posibles focos infecciosos durante la visita del papa por medio de un aplicativo móvil, que contendría información sobre ubicación de hospitales, recomendaciones y números para reportar alguna posible emergencia[1].

¿Cuánto dinero se destinó a esta visita?

El Decreto Supremo 291-2017, del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF), aprobó las transferencias a los Ministerios de Relaciones Exteriores, al Instituto Nacional de Radio y Televisión, Ministerio de Cultura, Gobierno Regional de Madre de Dios y a la Municipalidad Distrital de Tambopata. El dinero designado no solo cubriría la llegada del Sumo Pontífice, además, se incluiría la cobertura de los medios de comunicación del Estado[2].

Sin embargo, eso no fue todo. Increíblemente, el Estado reordenó calles de Lima por las que la comitiva del Papa pasaría para llegar a los distintos destinos que se habían pactado, distritos con calles destruidas por el pasar del tiempo lucían resanadas para la ocasión. Se desplegaron efectivos policiales que resguardaban a las personas que acudían a esperar el camino del Papa, y con ello, evitar cualquier disturbio que podría causar aquella población disconforme con esta gran inversión para la visita. No obstante, se anunció que ello traería beneficios para la economía peruana, pues representaría una inversión.

Costo-beneficio

Según las fuentes del Observatorio Turístico del Perú (OTP) de la Universidad San Martín de Porres, la visita del Papa generaría la movilización de más de 350 mil turistas al país, especialmente los países aledaños a las zonas donde estaría presente; además de que nacionales extranjeros gastarían un aproximado de US$ 180 millones.

José Marsano, director del OTP, estimó que cerca de 200 mil turistas en el país gastarían aproximadamente 300 dólares en los días de la estadía del Papa, siendo así el gasto del turismo interno un aproximado de 60 millones de dólares; para el turismo receptivo el gasto sería promediando los 800 dólares, con una movilización de 150 mil turistas que gastarían dicha suma[3]. A ello, se le agregarían los beneficios que significó esta llegada para el comercio informal del país, puesto que miles de peruanos y venezolanos, obtuvieron grandes sumas de dinero a raíz de la venta de los distintos productos que ofrecían, desde sillas para quienes esperaban desde hacía horas el pasar del Papa, hasta la venta de alimentos por los alrededores, por lo que el beneficio no solo fue directamente para el Estado, significó con ello el crecimiento económico repentino de muchos peruanos, venezolanos y demás extranjeros durante esos días.

En esa misma línea, Eduardo Ferreyros, titular del Ministerio de Comercio Exterior y Turismo, indicó que el impacto económico sería superior a los 88 millones de dólares durante los tres días de estadía del papa en el país. La movilización de los visitantes constaría de alrededor de 816 000 personas durante la gira en Lima, Puerto Maldonado y Trujillo, generando gran dinamismo de visitas en dichas ciudades, donde se prevé que, en click here primer lugar, Puerto Maldonado albergue a 76 mil visitantes y; en segundo lugar, la ciudad de Trujillo, la visita de 216 mil visitantes; y, en la ciudad de Lima, un total de 524 mil visitantes[4].

Reflexiones finales

Durante la estadía del Papa en distintos países, los grupos en contra de aquella movilización del Sumo Pontífice se manifestaron. Es el caso de Chile, donde inclusive se llegó al intento de la quema de una iglesia principal, además de la poca acogida que tuvo, desde la poca importancia que le otorgaban los medios de comunicación, hasta la asistencia masiva que se esperaba durante la misa oficial del Papa. Caso contrario, en el Perú, la concurrencia de personas en las calles donde solo pasaría el Papa en su auto fue masiva, se cerraron vías por el suceso, de esta forma, se restringía el libre tránsito.

Si bien la Constitución Política del Perú, en su artículo 2 inciso 3, señala que toda persona tiene derecho a la libertad de conciencia y de religión; además se indica que nadie será discriminado por su religión, entre otros motivos; expresamente, el artículo 50 sostiene que “dentro de un régimen de independencia y autonomía, el Estado reconoce a la iglesia Católica como elemento importante en la formación histórica, cultural y moral del Perú, y le presta su colaboración”. Siendo estos motivos para que se haya brindado la importancia que se le asignó a dicha visita.

 No obstante, el Estado no debería de buscar la promoción de una determinada religión para su Nación, puesto que podría incurrir en una violación a la libertad religiosa, cuando, según Rafael Campos[5], “el Estado obliga a las personas a practicar una religión que no es la suya; sanciona a las personas que manifiestan su agnosticismo o ateísmo; sanciona a las personas que abandonan la confesión mayoritaria para practicar otra; y, obliga a las personas a jurar públicamente (directa o indirectamente) en nombre de una religión que no profesan”[6].

Es notoria la presencia de la mayoría católica en el país, pero ¿se desplegaría la misma atención hacia alguna otra máxima instancia de otra religión que quisiera arribar en nuestro país para llevar el mensaje de paz y esperanza en sus creyentes?

Continuando con Saramago, hay ciegos que, viendo, no ven; y es la indiferencia, la contraposición.


Artículo redactado por Ariana Paucar.

Fuente de la imagen: Perú21

[1] http://elperuano.pe/noticia-el-peru-esta-fiesta-por-llegada-del-papa-francisco-63095.aspx

[2] https://elcomercio.pe/lima/sucesos/papa-francisco-gobierno-asigna-s-37-mlls-visita-noticia-466886

[3] http://rpp.pe/politica/gobierno/el-gobierno-asigno-s-37-millones-para-la-visita-del-papa-francisco-noticia-1083632

[4] https://gestion.pe/tendencias/mincetur-estima-visita-papa-francisco-generara-us-88-millones-pais-144159

[5] Abogado por la PUCP, con estudios de Post Grado y Maestría en Ciencia Política y Gobierno. Escribe en diversos medios especializados y periodísticos sobre temas de Derecho Constitucional, Derechos Humanos y Ciencia Política.

[6] http://larepublica.pe/politica/17441-el-derecho-la-libertad-religiosa-en-la-constitucion-politica-del-peru

Escrito por Consejo Editorial

Consejo Editorial

Directora: Vianka Villena
Consejo Editorial: Andrea Carrasco, Lissa Ccopa, Steffy Cruz, Ana Lino, Sthefany Menendez, Ariana Paucar, Angiella Rayo, Magally Reupo, Lucía Santos, Javier Sedano, Enzo Segovia, Samanta Taipe, Génesis Vargas, Ximena Vilchez, Maria Yaipen.

¿Qué opinas del artículo?

comentarios