La memoria que no olvida: Olivia Arévalo y su herencia cultural

« ¿De qué otra forma se puede amenazar que no sea de muerte? Lo

interesante, lo original, sería que alguien lo amenace a uno con la

inmortalidad», Jorge Luis Borges.

En un país donde la cultura, tradición y costumbres permanecen en muchos lugares intactos, donde luchamos por la defensa de muchos, pero son las minorías quienes muchas veces quedan excluidas, no podemos ser ajenos a la realidad que nos envuelve hoy en día. Recientemente, hemos sido testigos de casos indignantes para nuestra sociedad, la lucha colectiva ha despertado ante ello y no se olvida, pero sí estamos dejando de lado a quienes siempre están detrás de las prioridades estatales y sociales, pero ¿a quiénes nos referimos?

Los pueblos indígenas, como colectivos que descienden de poblaciones que vivían desde la época anterior a la Colonia, aún conservan todo o parte de las instituciones sociales, costumbres, lenguas, economía y hasta políticas, pues se auto reconocen como miembros de un colectivo distinto al de la sociedad nacional[1]. En nuestro país, ser indígena es sinónimo de pobreza y desprotección estatal, obteniendo hasta 2 dólares por día, un 75% de la población indígena[2]; sin embargo, la intervención del Estado se refleja cuando se desarrollan actividades extractivas en la zona, sean minería, tala, las cuales, en su mayoría, no cumplen con las exigencias para el cuidado y debido contacto con las poblaciones indígenas, y de esta forma, no transgredir su territorio ni sus derechos, toda vez que ellos mantienen un vínculo distinto con las tierras.

En ese sentido, la presente editorial pretende hacer una remembranza de Olivia Arévalo y la herencia cultural que nos dejó para el recuerdo, recalcando la importancia de la lucha de los derechos indígenas en un país donde las actividades extractivas en zonas alejadas son ilegales y clandestinas, violentando a las propias comunidades junto con sus derechos. La tierra de nadie es de todos.

El asesinato de Olivia

Fue el pasado 19 de abril a las 12:30 horas del día, que Olivia Arévalo Lomas, lideresa shipibo-conibo xeteba, recibió 5 disparos en el cuerpo en la puerta de su casa, en la comunidad intercultural “Victoria, Gracia”, que se encuentra a 20 minutos de la localidad de Yarinacocha, en la región de Ucayali. Tenía alrededor de 80 años cuando vio venir la muerte al salir de casa. [3]

A lo largo de los días se han desarrollado muchas hipótesis sobre su muerte. A continuación, veamos un par de estas.

En un primer momento, se narró que un canadiense llamado Sebastian Woodroffe, de 41 años sería el presunto autor del crimen. Se dijo que este era un cliente de Olivia, y que estaba en búsqueda de ella para que lo cure a través de las artes de la medicina natural para sus adicciones; y, experimentar con el ayahuasca.[4]

En otro momento, se habló de una deuda que contrajo el hijo de Olivia, quien le administraba el dinero, con el canadiense, quien al sentirse estafado, además de haber sido víctima del robo de una fuerte suma de dinero, decidió acabar con la vida de Olivia como un acto de venganza y descarga de su furia.[5]

Asimismo, otra versión de los hechos, trata sobre la intención del canadiense Sebastian de aprender las artes de sanación que Olivia impartía, para así fundar un centro de sanación en Iquitos que tratara los problemas y adicciones de otros extranjeros, siendo Olivia y su hijo, Julián, los maestros.[6]

Delito tras delito

Poco tiempo después de la muerte de Olivia, se encontró el cuerpo del canadiense, supuestamente, implicado en el asesinato y sindicado como responsable de los disparos. Su muerte fue producto de un linchamiento que los propios miembros de la comunidad le realizaron, encontrándose, además, una pistola consigo y restos de pólvora. Los casquillos que se hallaron en la escena del crimen coinciden con el arma de fuego que portaba, lo que daba mayor indicio de su cometido. [7]

No obstante, Sebastian Paul Woodroffe fue torturado y luego linchado, incluso, circula en redes un vídeo en el que se mostraría todo lo ocurrido. El día 30 de abril, Ricardo Jiménez, presidente de la junta de fiscales de la región, informó que las pruebas de absorción realizadas al cuerpo del canadiense dieron negativo, los exámenes que se realizaron a su ropa, dieron positivo, pues se halló plomo, bario y antimonio. [8]

Es menester agregar que Julián, el hijo de Olivia continúa desaparecido y no ha colaborado con las investigaciones. En esa misma línea, su hermana, Virginia Vásquez Arévalo, indicó en un programa de televisión nacional que no existía alguna deuda pendiente entre el canadiense y Julián, pues todo se trataba de un mal entendido por parte de Sebastian, ciudadano canadiense hallado muerto.

La policía se encuentra tras los pasos de los implicados en la muerte del ciudadano canadiense.

Olivia Arévalo, reconocida allá, ignorada acá

El Centro Shipibo Coniba de New York comunicó que Olivia Arévalo click here ostentaba el rango de sabia indígena, el más alto de una mujer médica.[9] Además de haber sido una poseedora legendaria de la sabiduría sobre plantas medicinales y una gran defensora de los derechos culturales y ambientales de los shipibos.

Desempeñó sus conocimientos en el Templo del Camino de la Luz de 2009 al 2011, donde se ofrecen retiros con sesiones de ayahuasca, siendo considerada una enciclopedia de la medicina tradicional shipiba. Así como promotora de los íkaros o, también llamados, cantos sagrados, que fueron declarados como Patrimonio Cultural del Perú en el año 2016.

Aprendió desde muy pequeña que algunos males no podían ser tratados por la medicina moderna, pero la medicina tradicional era la solución, a través de ceremonias de sanación. A los 9 años, su padre le brindó su primer ícaro y desde esa edad empezó a fumar el mapacho, tabaco sagrado usado en las ceremonias. Así, a los 15 años inició una dieta de plantas maestras durante 3 años siendo guiada por uno de sus tíos, y, tras aprender, empezó a cantar en las ceremonias para sanar a personas, respetando la tradición antigua shipiba. [10]

La memoria que no olvida

El Centro Amazónico de Antropología y Aplicación Práctica (CAAAP) expresó su indignación en un reciente pronunciamiento donde informaba sobre el asesinato de Olivia, quien era la principal defensora de la cultura y derechos de los pueblos indígenas visibilizando la vulnerabilidad en la que continúan viviendo los pueblos indígenas amazónicos del Perú.[11]

La muerte de Olivia refleja la falta de relevancia que el Estado le otorga a un sector del país año tras año. Lugares donde los derechos son vulnerados íntegramente y no tienen a dónde recurrir, la desprotección está inmersa en la población y la falta de seguridad entre ellos ante la presencia de foráneos que realizan actividades ilegales y/o clandestinas por la zona.

En este caso, los shipibos conibos son vecinos del Área de Conservación Imiría y el Parque Nacional de Sierra del Divisor, por el lado del Perú, lugar donde abundan los madereros ilegales, tratantes de personas y diversas actividades ilícitas, caminando por las comunidades portando rifles y tractores, destruyendo así su ambiente[12].

La memoria que no olvida a los pueblos indígenas, los Derechos Humanos de los, casi siempre, excluidos, la consulta previa, los convenios colectivos, el respeto a sus territorios. Una memoria que no olvida hará que temas tan relevantes como el mencionado en la presente editorial, sea motivo de defensa, de accionar y, sobre todo, de reavivar la discusión sobre la importancia de nuestros hermanos, los indígenas y no tomarlos solo como territorios por explotar.


(*) Artículo redactado por Ariana Paucar

[1] http://bdpi.cultura.gob.pe/pueblos-indigenas

[2] https://www.nodal.am/2017/07/los-pueblos-indigenas-del-peru/

[3] http://www.cronicaviva.com.pe/asesinan-a-lideresa-shipibo-konibo-en-ucayali/

[4] http://www.bbc.com/mundo/noticias-america-latina-43873980

[5] https://larepublica.pe/sociedad/1235080-olivia-arevalo-hija-lideresa-shipibo-konibo-asesinada-revela-detalles-relacion-madre-canadiense-video

[6] https://larepublica.pe/sociedad/1235080-olivia-arevalo-hija-lideresa-shipibo-konibo-asesinada-revela-detalles-relacion-madre-canadiense-video

[7] https://diariocorreo.pe/peru/pericia-confirma-canadiense-disparo-asesino-lider-shipibo-konibo-olivia-arevalo-lomas-816211/

[8] https://peru21.pe/peru/olivia-arevalo-fiscalia-sostiene-canadiense-seria-asesino-lideresa-shipibo-konibo-405425?foto=5

[9] https://www.metro.pr/pr/bbc-mundo/2018/04/23/quien-era-olivia-arevalo-la-ultima-sabia-indigena-shipibo-conibo-por-cuyo-asesinato-lincharon-a-un-canadiense-en-peru.html

[10] https://redaccion.lamula.pe/2018/04/22/el-legado-de-olivia-arevalo/albertoniquen/

[11] http://www.caaap.org.pe/website/2018/04/20/el-caaap-condena-el-asesinato-de-olivia-arevalo-lomas-defensora-de-la-cultura-shipibo-konibo-y-exige-su-investigacion-inmediata/

[12] http://www.consentidosiempre.pe/peru/regiones/olivia-arevalo-muerte-y-canto-de-una-meraya-shipiba/

Escrito por Consejo Editorial

Consejo Editorial

Directora: Vianka Villena
Consejo Editorial: Diana Baquerizo, Andrea Carrasco, Lissa Ccopa, Steffy Cruz, Alexandra Fuster, Ana Lino, Sthefany Menendez, Alondra Morales, Ariana Paucar, Magally Reupo, Lucía Santos, Enzo Segovia, Samanta Taipe, Génesis Vargas, Ximena Vilchez, Maria Yaipen.

¿Qué opinas del artículo?

comentarios