La Fuga de Alcatraz y el verdadero papel de las prisiones en nuestra sociedad

 

La prisión a lo largo de los tiempos siempre ha cumplido el rol de encarcelar a las personas que han cometido diversos actos transgrediendo la normativa de cada Estado, de cada legislación y, además, cuenta con el fin de resocializarlos para que puedan ser restituidos a la vida en sociedad. Tomando como eje lo anteriormente señalado, en el presente artículo buscaremos realizar un análisis de cuál fue la función de la prisión de El Alcatraz, en San Francisco Estados Unidos de acuerdo a la película “La Fuga del Alcatraz”.

En primer lugar, desarrollaremos lo concerniente al drama de la película. La prisión “El Alcatraz”, ubicada en la Isla de Alcatraz en San Francisco, Estados Unidos, fue construida entre 1910 y 1912 con el fin de ser una prisión de máxima seguridad y albergar a los prisioneros más temidos por la sociedad de aquellos años. A pesar de considerarse que cualquier intento de fuga de la cárcel era imposible, en 1962 se tuvo el registro de tres prisioneros (Frank Morris, John y Clarence Anglin) que lograron fugarse de la cárcel, aunque nunca de supo si lograron escapar de la Isla.

Inspirada por los hechos antes señalados, en el año 1979 se estrenó “Escape from Alcatraz” o “Fuga de Alcatraz” que tenía como eje el explicar cómo los prisioneros lograron fugarse de la cárcel. Clint Eastwood da vida al personaje de Frank Morris, delincuente que realizaba robos a mano armada, con gran coeficiente intelectual y que anteriormente había escapado de otras prisiones, razones que fueron suficientes motivos para ser recluido en dicha prisión; es en él en quien se centra la mayor parte del film. Tal como Frank Morris, muchos prisioneros eran enviados a Alcatraz por diversos motivos, tales como crímenes, robos y el común denominador de todos ellos fue que se escapaban de otras prisiones y veían a esta prisión invulnerable en todo aspecto.

A pesar de que el fin principal de la película fue retratar el escape, también dio muchas luces acerca de cómo era la prisión, quiénes la dirigían y el régimen ahí impuesto a los reos. Hay que mencionar que en dicha prisión las celdas eran personales y que los prisioneros compartían espacios tales como el patio, el comedor, las duchas y zonas para realizar actividades de recreación (talleres de música, tallares de mecánica). Además, dentro de dicho establecimiento existieron dos tipos de áreas: una en las que si había luz, mientras que en otras no; dentro del desarrollo de la película hay una escena en la que Frank Morris reparte libros de la biblioteca dentro de un sector en el que no había luz y esto se debía, en nuestra opinión, a una decisión de carácter autoritaria por parte del alcalde que veía en la falta de luz en algunos ambientes una manera de castigo a prisioneros rebeldes.

¿Existió el autoritarismo en la prisión “El Alcatraz”?

Primero, ¿qué se entiende por autoritarismo? Podemos decir que “[e]l autoritarismo es un sistema político que se encuentra fundado en la sumisión incondicional a la autoridad vigente, es decir, a aquella que se encuentra a cargo del ejercicio del poder” [1]

Dentro del desarrollo del drama de la película se ve que el Alcalde, persona que ejercía el poder dentro de la prisión, actuaba de manera unilateral y a veces cruel e inmotivada como, por ejemplo, el hecho de eliminar privilegios a ciertos prisioneros, tal como le pasa a un personaje amigo de Frank Morris más conocido como “El Doc”, un hombre de edad que solo dedicaba su vida en realizar pinturas. A pesar de ser un prisionero de buen comportamiento, el Alcalde consideró que era una falta de respeto el hecho de que prisioneros realicen trabajos tomándolo como modelo para los mismos. La acción de quitarle el consuelo que suponía la pintura al “Doc” lo llevó a, en un arranque de locura, mutilarse los dedos de la mano con que pintaba al tomar consciencia de que nunca más podría volver a pintar. Con escenas como esta, tenemos claros retratos acerca de los daños psicológicos que producían estos tratos autoritarios en los presos a pesar de que en teoría contaban con todas las condiciones óptimas que se podrían esperar en una cárcel.

¿Cómo era el trato a los prisioneros?

Si bien es cierto que existían programas recreativos para los prisioneros, tales como los de música así o los de mecánica, paralelamente a lo mencionado, el trato que se les daba a los prisioneros era muchas veces humillante. Esto se ve reflejado en dos escenas; la primera de ellas, fue cuando Frank Morris llegó a la prisión y lo hicieron caminar desnudo a lo largo de todo el recorrido por el Alcatraz hasta llegar a su celda.

Por otro lado, en una segunda escena hace referencia al maltrato que recibían por parte de los carcelarios al momento en el que algún prisionero era trasladado a otro tipo de celda. Así le sucedió a Frank Morris que, luego de una gresca, fue transferido por unos días a una celda sin ningún inmueble donde dormir, donde sentarse, y a eso sumarle que no podían asearse de la manera normal: solo recibían el agua, la cual era proporcionada de una manguera. Asimismo, el alcalde hizo referencia a este tema señalando lo siguiente “aquí no hacemos mejores personas, hacemos mejores prisioneros”. Por tanto, es contradictorio que existieran programas para recrear a los prisioneros y a su vez se haya tratado de manera humillante a los mismos.

¿Cuáles son los fines de las prisiones?

Se entiende por prisión a lo siguiente: “Se designa con el nombre de cárcel a aquellos espacios que son específicamente pensados, diseñados y construidos para albergar a individuos considerados criminales o peligrosos para el resto de la sociedad. La cárcel tiene por objetivo, entonces, mantener en cautiverio a quienes no respetan la ley explícitamente establecida por una sociedad y deben así recibir algún tipo de castigo o pena por tal situación”[1].

Sin embargo, tal como mencionamos al inicio de este artículo, no puede decirse que el único fin de la prisión sea tal. Al ser concebida, se designó además que toda prisión debería cumplir el requisito de resocializar a los reos; es decir, si bien han de mantenerse en cautiverio como sanción por los delitos cometidos, dentro de esta se les ha de brindar programas que permitan que al salir de la cárcel puedan ser reintegrados a la sociedad. Además de ello, debe recordarse que por más que una persona esté sometida por la autoridad a ser recluido en centros penitenciarios, ello no significa de ninguna manera que su dignidad como ser humano deba ser menoscabada. La sanción impuesta es la privación de la libertad, no tratos que afecten su dignidad, integridad, u otros derechos humanos.

Luego de lo expuesto, quisiéramos hacer mención entonces a que las prisiones no pueden ser vistas como “tachos de basura” en los que se depositan los desperdicios de la sociedad. No se trata de que los presos gocen de comodidades, sino que lo correcto es  empezar a verlos como un lugar de oportunidades, de una vida digna para quienes transgredieron la ley y puedan enmendar su camino respetando las legislaciones, los derechos de las personas y el respeto al Estado de Derecho.

REFLEXIONES FINALES:

“Fuga del Alcatraz” es una película que nos muestra evidentemente muchas de las problemáticas de lo que sucede diariamente dentro de una prisión. Si bien es cierto, esta película se produjo basados en hechos de la vida real nos deja muchas preguntas aún por resolver en cuanto a la propia realidad de nuestro sistema penitenciario en la actualidad.

Hay mucho por trabajar, mucho por discutir entre nuestras autoridades, entre los poderes del Estado y que realmente se haga una labor conjunta con las autoridades del Instituto Nacional Penitenciario. Temas como por ejemplo, programas educativos, seguimientos psicológicos deben existir y ser exigidos por nosotros, los ciudadanos, con el fin de que se logre modificarlo la personalidad de quien transgrede la ley y que sea un ciudadano útil y producto en favor de nuestra sociedad.

El Estado está para protegernos, para actuar de acuerdo a Ley y es por ello que nosotros los administrados debemos exigir a los poderes del Estado que se haga una correcta labor en los penales. Como hemos visto reflejado en nuestro análisis, a veces ni siquiera basta con que los programas de resocialización se encuentren implementados, si no que estos deben ser acompañados por tratos adecuados por parte de las autoridades de las prisiones.

[1] Para mayor información visitar: http://www.definicionabc.com/politica/autoritarismo.php

[2] Para mayor información visitar: http://www.definicionabc.com/general/carcel.php

 

David Yañez Alva
Miembro de la comisión de Actualidad Jurídica de la Asociación Civil Foro Académico. Alumno de onceavo ciclo de la Facultad de Derecho de la Pontificia Universidad Católica del Perú.