Mátala por ingrata: Una mirada al impacto que generan las letras de algunas canciones

La música es el arte que, más allá de dotar a los sonidos y silencios de una cierta organización con sentido coherente y agradable que busca generar en el oyente algún tipo de sensación, “es el reflejo del contexto social en el cual es creada, y una forma de acceder a la visión de la realidad de un grupo y del conocimiento de su entorno” (Carballo 2016:32). Además, cumple un papel fundamental en la sociedad pues es considerado actualmente como un medio que le permite al ser humano expresar y representar sus ideas, sensaciones y pensamientos a través de sus letras. Por lo tanto, es por medio de las canciones que la música aporta una emoción mientras que, es gracias al texto que contiene, que se logra influir de manera directa o indirecta en el aspecto cognitivo de cada individuo. 

En nuestro país, es claro que la música ha contribuido a mostrar parte de nuestras costumbres al mundo, pero también ha sido una forma de evidenciar algunos problemas que, aunque no son recientes, aún representan un gran reto para la sociedad. Uno de estos es la violencia contra las mujeres, problemática en la que si bien la música ha tenido un aporte positivo, mostrando el problema o denunciando la situación como por ejemplo, en la canción YA NO MÁS, la cual fue interpretada por la cantante peruana Susan Ochoa y donde una de sus compositoras fue la cantante criolla Eva Ayllón junto  acon el productor musical Jesús ‘el Viejo’ Rodríguez y el cantante Pelo D’Ambrosio; también ha  generado controversias pues ha “proyectado estereotipos que sitúan al hombre y a la mujer en posiciones sociales distintas, incluso llegando a justificar y a potenciar la violencia simbólica”(Gómez, Hormigos y Perelló : 2019). Por lo tanto, es en los distintos géneros de música (tanto en los videoclips como en las letras de las canciones) que se suele mostrar a las mujeres y a su cuerpo de una manera muy comercial, llegando a ser incluso, como señala la psicóloga Cristina Sen (2016) “una apología de la violencia directa hacia las mujeres, las cuales son descritas como meros cuerpos sin valor, intercambiables y absolutamente disponibles al servicio del deseo sexual ilimitado de sus autores”.

Pero, ¿Cuál es la causa que explica la existencia aún de esta problemática en un contexto actual?, 

Pues a pesar del siglo en el que nos encontramos, la cultura patriarcal en la que se ha desarrollado nuestra sociedad sigue influyendo de diversas maneras y desde distintos ámbitos. Desde niños, nuestras vidas son manipuladas por los estereotipos machistas en los roles de género: el hombre es quien se desarrolla en el ámbito público, es quien, a través del trabajo, provee el dinero para la casa y a quien se le prohíbe socialmente expresar sus sentimientos. En cambio, a la mujer se le incita a desarrollarse solamente en el ámbito privado, encargándose únicamente de los quehaceres del hogar y de su familia, y cumpliendo los mandatos hechos por el sexo opuesto.

Es por esto que no es una sorpresa que dicha problemática también se dé en todo tipo de música; si analizamos las letras de varias canciones podremos darnos cuenta que se invisibiliza a la mujer como persona en sí misma, describiéndola como meramente un objeto sexual o de cierta manera justificando el asesinato de las mismas. Por ejemplo, ¿Quién de nosotros no ha escuchado la canción MALA MUJER que llenó de popularidad al grupo de salsa Zaperoko? o ¿tiene conocimiento de una de las canciones de rock: “INGRATA”, queque, aunque ya antigua, aúnantigua aún se sigue escuchando en distintas emisoras, reuniones sociales, etcetc.? Es evidente que la cantidad de respuestas afirmativas son varias, pero ambas son canciones que brindan en sus letras un tipo de justificación del feminicidio y aunque sus autores han decidido cambiar la letra o dejarlas de cantar, su influencia e impacto en la sociedad aún perdura en el tiempo.

  • Canción: Mala mujer: 

Esta canción es originaria del grupo musical “La Sonora Matancera” que se caracterizó por su música popular cubana y caribeña. Dicha agrupación se conformó en 1920 en la ciudad de Matanzas, Cuba y fue considerada la agrupación más sobresaliente de América en la interpretación de ritmos tropicales desde que comenzó con géneros como el guaguancó, la guaracha, el bolero, el be bop, la canción jíbara, el merecumbé, el mambo o la cumbia, hasta llegar a la salsa en los años ochenta. Sin embargo, es gracias a la Orquesta Zaperoko La Resistencia Salsera del Callao que esta canción vuelve a ser conocida llegando a tener mayor alcance y si bien es cierto que tiene buen ritmo y causa la sensación de bailar en aquel que lo escucha, también es evidente que contiene un mensaje explícito de la violencia contra la mujer: MATARLA POR SER MALA. 

Recordando tu querer

y pensando o lloraba

mira que yo tengo fe que yo nunca te olvidaba

mira que yo tengo fe que yo nunca te olvidaba

Mala mujer no tiene corazón

Mala mujer no tiene corazón

Mala mujer no tiene corazón

Mala mujer no tiene corazón

Mátala Mátala, Mátala Mátala, Mátala Mátala

No tiene corazón, mala mujer
Mátala, mátala, mátala, mátala
No tiene corazón, mala mujer

¿Qué es lo que se dice? Pues en el coro se evidencia la frase MÁTALA, como una orden que se le da a alguien para que actúe en contra de su ex pareja sentimental por haber “causado dolor en el hombre”. Este claro mensaje llegó a generar gran impacto en la sociedad queque, a fines del año 2016, diferentes colectivos sociales como “Ni una menos”, pidieron que se cambie la letra de esta conocida canción por respeto a los altos índices de feminicidio que se producen en el Perú. Grande fue la controversia que se generó que un año después, en el Jammin, programa de televisión y evento en vivo donde se muestran a diferentes bandas populares, Zaperoko, mencionó que como una forma de solidarización con las mujeres víctimas de esta violencia y en conmemoración por el Día de la Mujer, no cantaría esta canción en este evento, pero pese a esta declaración, finalmente sí lo interpretaron solo que, cambiando la letra del coro, reemplazándola por la siguiente: 

Mala mujer no tiene corazón

Mala mujer no tiene corazón

Mala mujer no tiene corazón

Déjala, déjala, déjala, déjala

No tiene corazón, mala mujer
Déjala, déjala, déjala, déjala
No tiene corazón, mala mujer

De esta manera es como ahora se interpreta dicha canción por la agrupación, pero lamentablemente la grabación del cover que se hizo ha quedado con la letra original, volviéndose a reproducir en diversas ocasiones y generando de manera inconsciente que los oyentes sigan almacenando en sus memorias esta letra y repitiéndolas de manera “inocente” sin saber que la letra es muy agresiva y brinda el mensaje de que la mujer por ser mala debe ser asesinada. Si bien el grupo mencionó en una entrevista que lo que se quiere dar a entender es “abandonar el recuerdo de la mujer, o dejarla”, consideramos que, desde un inicio, antes de interpretar la canción debieron tener más cuidado con la letra. 

Canción ¡Ingrata!:

Esta canción, fue compuesta por el grupo “Café Tacvba”, una agrupación pop rock alternativa mexicana con más de 30 años de trayectoria, que nace a fines de los ochentas y que estuvo integrado por Emanuel Del Real, Joselo Rangel, Enrique Rangel y Rubén Albarrán Fueron considerados la mejor banda post-punk de 1993 y 1994, año en el que lanzaron “Re”, su segundo disco, con 20 temas entre los cuales se encuentran “La ingrata”, canción que fue inspirada en los corridos norteños de México y la cual tiene una melodía alegre y bailable que la convirtieron en una de las favoritas del público, tanto así que fue nominado a Mejor Video en los MTV Video Music Awards en 1994. Sin embargo, la última parte retrataba claramente un feminicidio:

Ingrata!¡Ingrata!

¿Qué no ves que estoy sufriendo?

Por favor, hoy no me digas

Que sin mí te estás muriendo

Que tus lágrimas son falsas

Tú desprecias mis palabras y mis besos

Pues si quiero hacerte daño

Solo falta que yo quiera lastimarte y humillarte

¡Ingrata!

Aunque quieras tú dejarme

Los recuerdos de esos días

De las noches tan oscuras

Tú jamás podrás borrarte

Por eso ahora tendré que obsequiarte

Un par de balazos

Pa’ que te duela

Y aunque estoy triste por ya no tenerte

Voy a estar contigo en tu funeral

Tanto fue el impacto de las letras de esta canción a tal punto que luego de unos años el mismo Rubén Albarrán integrante de este grupo musical en una entrevista para el diario “La Nación”, comentó que eran muy jóvenes cuando escribieron el tema y no estaban sensibilizados con la problemática que todo el mundo está viviendo. Es por eso que,, por muchos añoseso decidieron dejar de cantarlacantarla, pero es en el concierto por su 30 aniversario en el Foro Sol de la Ciudad de México, el 7 de diciembre del 2019, que decidieron cantar una nueva versión de esta famosa canción, la cual fue compuesta e interpretada por Andrea Echeverri, de Aterciopelados, y donde se incluye la palabra «Ingrato«, así como la siguiente composición:

“Ingrato. No me importa si me quieres. Vale madre si me dejas. Vengo a romper tu espada, a mandarte a la chingada. Ingrato. Porque soy independiente, porque no te necesito, no soy tu media costilla. Es respeto lo que exijo. Ingrato. Como madre yo reclamo, ni una más es lo que pido, ningún macho abusivo violará a una chava. Que la violencia se desaparezca. La tolerancia sea la bandera”.

Esta nueva letra, si bien contiene un lenguaje de cierta forma grosero, es parte del tipo de música que esta agrupación mantiene y se realizó como una forma de incentivar la NO violencia contra la mujer y poner un granito de arena al contribuir con esta difusión del cambio de letra de la famosa canción para lograr evitar más feminicidios a nivel global. Sin embargo, aunque la iniciativa es admirable, eso no borra que aún las letras originales queden en el recuerdo de la gente, que en diversas ocasiones lo cantan como un himno de despecho por sus relaciones amorosas terminadas. 

En base a esto, por lo tanto, ¿qué es lo que implica el delito de feminicidio al que se hace alusión en ambas canciones? 

“El delito de feminicidio, el cual está tipificado en el artículo 108 – B del Código Penal Peruano, menciona que se sancionan aquellos actos que ponen en riesgo la vida de una mujer por su condición de tal, en contextos como violencia familiar; coacción, hostigamiento o acoso sexual; abuso de poder, confianza o autoridad sobre la víctima; o, en general, en cualquier contexto de discriminación contra la mujer” (Díaz, Rodríguez y Valega 2019:15). Además, este delito ha sido entendido por la doctrina como la muerte de la mujer por el simple hecho de serlo y donde los bienes jurídicos en controversia son: la vida humana independiente e igualdad material (subordinación de la mujer por el desarrollo patriarcal de la sociedad). 

Entonces, ¿Por qué tener en cuenta esto?

Pues esta problemática tiene gran relevancia debido a que en nuestro país la incidencia de violencia física hacia la mujer es de 90 a 95%, casi 7 de cada 10 mujeres han sido víctimas de agresiones psicológicas, físicas o sexuales según el Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI)9, asimismo, la Defensoría del Pueblo ha asegurado que, en el año 2018, se registraron 32 feminicidios y 82 intentos. 

No hay que olvidar que hace un par de años uno de los casos que generaron mayor conmoción en la población fue el de la joven Eyvi Ágreda Marchena quien falleció víctima de las brutales quemaduras que sufrió por parte de su ex compañero de trabajo en un autobús de Lima cuando se dirigía hacia su casa. Ella quedó con el 60% del cuerpo quemado luego de que Carlos Javier Hualpa Vacas la rociara de gasolina y le prendiera fuego por el simple hecho de que ella no aceptó mantener una relación sentimental con él, y como una forma de “justificación” mencionó en sus declaraciones que solo quería desfigurarla mas no matarla, declaraciones sumamente absurdas pero que al mismo tiempo muestran la gran influencia de la cultura patriarcal que aún se mantiene en nuestra sociedad y aunque no parece a simple vista tan perjudicial las letras que contienen distintas canciones de diferentes géneros musicales, es una forma indirecta en la que el respeto por las mismas no se considera necesario. Por ello, es mejor tratar de entender las letras de las canciones que surgen en el medio musical antes de empezar a reproducirlas. 

BIBLIOGRAFÍA 

https://www.bbc.com/mundo/noticias-43913788
http://files.pucp.edu.pe/departamento/derecho/2019/08/21194712/libro-feminicidio.pdf
https://elcomercio.pe/blog/mujeralvolante/2017/01/10-de-canciones-machistas-que-deberias-analizar/?ref=ecr
https://peru21.pe/espectaculos/zaperoko-toco-mala-mujer-jammin-video-68537-noticia/
https://moda.com.pe/programas/que-paja/conoce-mas-de-zaperoko-30868
http://www.scielo.org.mx/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1405-14352018000100075#B10
http://www.scielo.org.mx/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1870-00632019000300331

Gómez Escarda, María, & Pérez Redondo, Rubén J. (2016). La violencia contra las mujeres en la música: Una aproximación metodológica. methaodos.revista de ciencias sociales, 4(1),189-196.[fecha de Consulta 4 de Septiembre de 2021]. ISSN: . Disponible en:   https://www.redalyc.org/articulo.oa?id=441545394015Carballo, P. (2006): “Música y violencia simbólica”, Revista de la Facultad de Trabajo Social UPB, 22: 28-43

https://rpp.pe/musica/nacional/zaperoko-por-que-causo-polemica-su-cancion-mala-mujer-noticia-1166657
https://www.sonica.mx/musica/2021/2/19/cafe-tacvba-la-indignante-historia-detras-de-la-ingrata-903.html