Hablemos del Virus del Zika, la emergencia sanitaria y el aborto terapéutico

En las últimas semanas, todos hemos estado pendientes de un tema: el virus del Zika y su rápida expansión en países de Latinoamérica. La pasada semana se detectó el primer caso de persona infectada por el virus dentro de nuestro país, y la alarma ha crecido en todos los peruanos, siendo que el lunes pasado la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró emergencia sanitaria mundial debido a la propagación de dicho virus y la relación que tendría con casos detectados de fetos y recién nacidos con malformaciones cerebrales y complicaciones neurológicas. Pero ¿cuánto sabemos del Zika? En principio, sabemos que el Zika tiene un gran impacto sobre las mujeres embarazadas y que produciría malformaciones en el feto, como microcefalia, entre otros. Así pues, ha surgido un intenso debate sobre si la medida que han adoptado algunos países de recomendar e incluso prohibir el embarazo frente a una declaratoria sanitaria a fin de evitar fetos con malformaciones es adecuada y suficiente, o incluso si debería o no proceder un aborto terapéutico cuando una mujer embarazada haya sido infectada por el virus del Zika y desee someterse someterse al mismo.

En el presente artículo, presentaremos las implicancias del virus del Zika no solo a nivel nacional, sino también en la región y a nivel mundial, la importancia de implementar un plan de anticoncepción por emergencia sanitaria, así como la viabilidad de la aplicación del aborto terapéutico.

Algunos datos sobre el virus del Zika

Lo que, por el momento, sabemos del virus del Zika es que se contrae con la picadura del mosquito aedes aegypti. Aunque, al cierre de la redacción de la presente editorial, se habría presentado en Canadá el primer caso de infección contraída a través de relaciones sexuales.

El Zika no es no es una enfermedad mortal, a pesar de que la picadura del mosquito aedes aegypti también provoca el virus del dengue el cual sí podría desencadenar en la muerte de la persona infectada,  no presenta complicaciones ni causa grave malestar a quien se infecte con dicho virus, siendo que sus síntomas pueden controlarse con la medicación adecuada. Asimismo, dicho virus afecta a niños, adultos, gestantes y no gestantes.[1]

Se preguntará entonces ¿por qué tanta alarma con el virus del Zika? Y es que, a primera vista, el virus del Zika no causaría graves problemas en la salud. Los únicos casos mortales registrados en otros países se debieron a complicaciones de carácter neurológico. Sin embargo se ha determinado que existe una importante correlación entre la tasa de personas infectadas y el incremento de casos de mujeres embarazadas que gestan y dan a luz a fetos con malformaciones cerebrales, tal como la microcefalia.

En Latinoamérica, son Brasil y Colombia los países con mayor número de casos detectados, así como los países que presentan casos de malformaciones craneanas de fetos y recién nacidos cuyas madres habrían sido infectadas por el Zika, por lo que la asociación parece ser lógica, aunque las investigaciones continúan. Solo en Brasil, las autoridades señalan que son casi 4 mil los bebés nacidos con microcefalia[2], una malformación cerebral que hace que el niño tenga la cabeza anormalmente pequeña, al parecer debido al contagio del virus del Zika, el cual se ha propagado rápidamente en dicho país.  Así pues, se trataría de un virus que afectaría de sobremanera a las mujeres en edad fértil.

El lunes 01 de febrero, la OMS señaló que si bien no se sabe con seguridad que el virus del Zika haya producido las malformaciones en los fetos y recién nacidos, éste es el principal sospechoso, por lo que las investigaciones deben continuar y las medidas de sanidad deberán ser reforzadas a nivel mundial, declarando una emergencia de salud pública de importancia internacional.

De acuerdo a la Declaración de la OMS sobre la primera reunión del Comité de Emergencia del Reglamento Sanitario Internacional (2005) acerca del virus de Zika y el aumento de las enfermedades neurológicas y las malformaciones congénitas:

Los expertos coincidieron en que hay motivos convincentes para sospechar una relación causal entre la microcefalia y la infección por el virus de Zika en el embarazo, aunque todavía no se ha demostrado científicamente. Todos estuvieron de acuerdo en la necesidad urgente de coordinar los esfuerzos internaciones para investigar y entender mejor esta relación.[3]

De acuerdo a la misma OMS en su Reglamento de Sanitario Internacional (RSI), señala los parámetros para determinar cuando un problema tiene el carácter de internacional y apremiante, siendo tales elementos: que haya la posibilidad de propagación fuera del país o de la comunidad, objeto de gran atención médica internacional, es inusual e imprevisto, afectaría el comercio y turismo, entre otros.[4]

Asimismo, la OMS ha señalado que lo que debe hacerse ahora, frente a esta alerta, es reforzar las medidas de prevención y protección frente a picaduras del mosquito aedes aegypti sobre todo a personas en riesgo, como las embarazadas, así como se debe acelerar el desarrollo de pruebas diagnósticas y de vacunas que protejan a dichas personas. Debido a que el caso se encuentra bajo investigación, no se han encontrado justificaciones de salud pública que permitan restringir viaje o comercio internacional.

Hemos visto que el Zika no sería inocuo para mujeres en edad fértil y mujeres embarazadas por la alta probabilidad de generar malformaciones en el feto. Es importante preguntarnos entonces ¿cuán grave es tener microcefalia? A causa de la microcefalia, el niño puede tener problemas cognitivos, deficiencias visuales, motoras y auditivas, o llegar a sufrir síndromes más graves, causando en algunos casos la muerte, por lo que dicha condición sí supone una grave afectación no solo para el feto o recién nacido, sino también para la madre.

¿Es necesario declarar Estado de Emergencia a nivel nacional?

En el Perú, fue recién la semana pasada cuando se detectó el primer caso de un paciente infectado con el Zika. Se trata de un ciudadano venezolano el cual se infectó durante su estadía en Colombia, país que presenta más de 16 mil casos.

En el Perú ¿estamos frente a una situación que llevaría a declarar un estado de emergencia de carácter sanitario?

Frente a dicho virus y su propagación, la OMS ha declarado el asunto de gran envergadura internacional en materia sanitaria, por lo que corresponde al Perú por ser un Estado Miembro de la Organización Mundial de la Salud, a su vez órgano de la Organización de Naciones Unidas, acatar e implementar las recomendaciones dadas por dicha entidad.  Así pues, no cabe duda que el Perú, a través del Ministerio de Salud, deberá tomar medidas destinadas a prevenir y proteger a la población riesgo de contraer el virus del Zika, sobre todo en pos de mantener la salud pública internacional.

Cabe señalar que de acuerdo al Decreto Legislativo N° 1156, el mismo que dicta medidas destinadas a garantizar el servicio público de salud en los casos que exista un riesgo elevado o daño a la salud y la vida de las poblaciones, se declarará como emergencia sanitaria casos de brotes, epidemias o pandemias que constituyan estados de riesgo elevado o daño a la salud y la vida de las poblaciones, de extrema urgencia.

Recordemos que en el caso del Zika, se ha declarado como de importancia sanitaria internacional el conglomerado reciente de casos de microcefalia y otros trastornos neurológicos y su posible asociación con el incremento de la infección del virus del Zika, más no la sola infección o propagación del virus, pues el mismo no genera graves alteraciones o males a la salud.  Es por eso que el virus del Zika, sin la asociación con la generación de malformaciones en el feto, no causaría un estado de riesgo elevado o daños a la salud o a la vida, por lo que, en principio, no cabría que en el Perú se declare un estado de emergencia sanitaria.

El mismo Decreto Legislativo antes citado, señala que uno de los supuestos bajo el que se declararía un estado de emergencia sanitario es el de la pandemia, y la define como: la ocurrencia de una enfermedad epidémica que se extiende y expande hacía muchos países, incluso a través de los continentes y que por consecuencia afecta a una gran parte de la población de dicho territorio. Esta condición es formalmente declarada por la OMS.[5] Así pues, en el reciente comunicado de la OMS no se ha señalado de manera formal que estamos frente a una pandemia, a pesar de que el virus del Zika se ha propagado por varios países, traspasando fronteras y continentes. Quizás es cuestión de tiempo para que dicha entidad haga una declaración formal de dicha situación y el mismo calce dentro del supuesto que permitiría declara la situación como una pandemia.

Por ahora, tampoco nos encontraríamos frente a una epidemia pues para ello el virus del Zika dentro de nuestro país debería haber tenido más infectados, y por ahora solo se ha confirmado un caso. Además, el Decreto Legislativo, señala que la epidemia se refiere a enfermedades transmisibles, y hasta el momento se ha señalado que el virus de Zika solo se adquiere por la picadura del mosquito aedes aegypti.  Por su parte, de acuerdo al vicedecano del Colegio Médico de Lima, Ciro Maguiña[6], no es verdad que dicho mosquito pueda aparecer en mayor cantidad a lo largo del país pues para que eso suceda tienen que haber condiciones ecológicas, tales como clima tropical, como se presentan en las regiones de Tumbes, Piura, Lambayeque y la Amazonía.

Sobre el impacto en mujeres embarazadas: planes de anticoncepción y aborto terapéutico

El virus del Zika se ha expandido sobre varios países de Latinoamérica. Algunos gobiernos, como el de El Salvador han implementado un discurso “anti- embarazo”, recomendándoles a las mujeres que no se embaracen en los próximos dos años. Pero muchas mujeres ya no tienen opción pues, o ya se encuentran embarazadas, o aquellas que están en una edad reproductiva no cuentan con acceso a métodos de anticoncepción, y además, el aborto está penalizado en toda circunstancia. ¿Qué opciones tienen dichas mujeres?

Dicha política del estado de El Salvador parece fútil y no resolvería la crisis en salud pública. Al contrario, podrían incrementarse los casos de abortos clandestinos, lo que pondría en riesgo miles de vidas de mujeres. Incluso en Colombia el viceministro de Salud, Fernando Ruiz Gómez, admitió la posibilidad de que las mujeres gestantes infectadas con el virus puedan evaluar la posibilidad de abortar, dentro de los supuestos que establece la ley.

Así pues, el debate sobre el aborto en casos de fetos con microcefalia u otras malformaciones cerebrales o complicaciones neurológicas ha cobrado importancia. De un lado, muchos de los países en donde se ha propagado el virus, El Salvador como señalamos, se prohíbe el aborto en todo supuesto, y en otro países, como Brasil y el nuestro, sólo se permite el aborto terapéutico, es decir, cuando la salud y vida de la madre se encuentre en riesgo.

En Brasil, en el año 2012, se permitió el aborto de un feto anancefálico, probando que causaría una afectación a la madre y dicho feto no tendría expectativa de vida fuera del útero. En el Perú, en el año 2002 se le negó a una joven el aborto terapéutico al diagnosticársele un feto anancefálico. Pese a ello, el Comité de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, emite un Dictamen en el que señala que el estado peruano ha vulnerado una serie de derechos humanos a K.L., siendo que le correspondía un aborto por la afectación a su salud mental. Dicho caso constituye un precedente no solo a nivel nacional, sino mundial, pues se reconoce el acceso al aborto terapéutico como un derecho[7].

Si bien los casos de microcefalia y otras malformaciones no son iguales a los de la anancefalia, en Brasil se han detectado muchos casos de bebés con microcefalia que mueren por no encontrar viabilidad fuera del útero, por lo que sería importante determinar en las investigaciones científicas sobre los efectos del virus, si dicho desenlace sería generalizado. De ser así, sería importante considerar que el gestar y dar a luz a un feto que no vivirá produciría o no una grave afectación a la salud mental de la gestante, tal como se señaló en el caso de KL. Vs Perú, por lo que cabría la posibilidad de aborto terapéutico por grave afectación a la salud y vida de la madre.

Si bien el caso de KL vs Perú antes mencionado corresponde a la jurisprudencia de un órgano de protección de  derechos humanos, y corresponde a cada Estado Parte de ONU y del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos (cuyo órgano supervisor es el Comité de Derechos Humanos) respetar dicho precedente y poder permitir abortos terapéuticos en casos similares o bajo los cuales recae la misma lógica de protección de la gestante, cada Estado tiene en su legislación los supuestos por los cuales permite o no el aborto terapéutico. Corresponde ahora, y en el marco de la alerta mundial por la asociación entre el Zika y el incremento de casos de niños nacidos con malformaciones cerebrales, a cada país revisar sus normas y políticas respecto a la permisibilidad del aborto y del acceso a métodos anticonceptivos.

La no revisión y análisis de las actuales normas de planificación y aborto llevará a miles de mujeres embarazadas e infectadas a recurrir a métodos de aborto clandestinos e inseguros, que pondrán en riesgo sus propias vidas. Es importante recordar que no estamos frente a una situación cualquiera, sino frente a una alarma mundial en la que si bien no se ha comprobado la asociación entre el zika y el nacimiento de niños con microcefalia, ya hay muchas mujeres que está recurriendo a abortos con el fin de no tener que pasar por un embarazo de un niño que no vivirá o vivirá con graves problemas de salud. Es por ello que los Estados deberían flexibilizar sus normas y políticas sobre anticoncepción y aborto para no poner en riesgo la salud y la vida de quienes ya decidieron abortar.

En el Perú, el aborto está penalizado, siendo que solo estaría permitido el aborto terapéutico. En el año 2014 se creó la “Guía Técnica Nacional para la estandarización del procedimiento de la Atención Integral de la gestante en la Interrupción Voluntaria por Indicación Terapéutica del Embarazo menor de 22 semanas con consentimiento informado en el marco de lo dispuesto en el artículo 119º del Código Penal” en la cual existen 11 causales en las cuales cabría aplicar el aborto terapéutico, siendo que el supuesto n° 11 señala que también procede ante: 11. Cualquier otra patología materna que ponga en riesgo la vida de la gestante o genere en su salud un mal grave y permanente, debidamente fundamentada por la Junta Médica[8]. Así pues, si la Junta Médica así lo determina, también podría darse el supuesto de un aborto terapéutico de feto anancefálico o con malformaciones cerebrales bajo el supuesto de la grave afectación a la salud mental de la madre.

Resulta importante que los Estados Parte de la OMS, los cuales deben estar alertas frente esta alarma mundial, puedan implementar medidas de anticoncepción eficientes, y de ser el caso, proveer y garantizar abortos seguros a las gestantes, a fin de no provocar muertes maternas por abortos inseguros, entre otras graves afectaciones a la salud.  La misma OMS ha señalado que: Casi todas las defunciones y discapacidades derivadas del aborto se podrían prevenir mediante la educación sexual, el uso de métodos anticonceptivos eficaces, el acceso a servicios de aborto seguro provocado, y la atención oportuna de las complicaciones.[9] Estamos frente a un tema de debate que no tiene una respuesta acabada.

Reflexiones finales. ¿Estamos preparados?

El virus del Zika ha llegado para desafiarnos y poner sobre la mesa aquellas cuestiones que no veríamos en una situación normal. Me refiero a nuestra situación sanitaria, en prevención de epidemias, anticoncepción y aborto terapéutico, pues es importante reconocer que poco o nada estamos preparados para asumir una situación de epidemia o incluso pandemia, frente a una posible propagación acelerada del virus de la correlación con mujeres gestando a fetos con malformaciones cerebrales.

Cabe preguntarnos ¿contamos con las vacunas necesarias? ¿Tenemos los materiales para hacer las investigaciones necesarias? ¿Se están ofreciendo métodos de anticoncepción? ¿Se está garantizando la salud reproductiva de la personas? ¿Se está implementando el aborto terapéutico? Pues, si en situaciones no excepcionales o de normalidad, no se están garantizando e implementando dichas medidas, será peor nuestra situaciones frente a una emergencia, tal la cual enfrentaremos con el Zika.

A priori podríamos decir que no estamos preparados. Se destina dinero del fisco a otras entidades, en vez de reforzar nuestro Ministerio de Salud, sus instrumentos tales como las vacunas y equipos médicos e incluso la investigación médica y científica que nos permita determinar la situación de una virus como el Zika. En el Perú, desde hace más de 6 años, se prohibió la entrega gratuita de anticonceptivos orales de emergencia (AOE) para prevenir embarazos, pero si se permite adquirir dichos anticonceptivos en farmacias particulares. Además, muchas personas que ya iniciaron su vida sexual no pueden acceder a métodos de planificación por ser menores de edad, y gracias a  la última modificación del Código del Niño y Adolescente. Y por si no fuera poco, si bien desde hace casi dos años se creó la Guía para implementar el aborto terapéutico, dicha implementación es incipiente y va a paso lento.

Es decir, si en una situación de normalidad nuestro Perú no puede prevenir e implementar medidas que garantice la salud, sobre todo reproductiva, no queremos imaginarnos a qué y cómo nos enfrentaremos a una situación de emergencia sanitaria. Que el Zika nos ampare.


Artículo redactado por Andrea Carrasco Gil

[1] Para más información sobre el virus del Zika revisar: http://www.paho.org/hq/index.php?option=com_content&view=article&id=11554&Itemid=41673&lang=en

[2] BBC MUNDO. ¿Se debe permitir el aborto a las mujeres embarazadas que padecen el virus zika? Noticia del 26/01/2016. Enlace: http://www.bbc.com/mundo/noticias/2016/01/160123_latinoamerica_virus_zika_debate_aborto_gl?SThisFB

[3] ORGANIZACIÓN MUNDIAL DE LA SALUD (OMS). Declaración de la OMS sobre la primera reunión del Comité de Emergencia del Reglamento Sanitario Internacional (2005) sobre el virus del Zika y el aumento de los trastornos neurológicos y las malformaciones congénitas. 1 de febrero del 2016. Enlace: http://www.who.int/mediacentre/news/statements/2016/1st-emergency-committee-zika/es/

[4] ORGANIZACIÓN MUNDIAL DE LA SALUD (OMS).  REGLAMENTO SANITARIO INTERNACIONAL (2005) SEGUNDA EDICIÓN. Enlace: http://www.who.int/ihr/IHR_2005_es.pdf?ua=1

[5] Decreto Legislativo N° 1156, Decreto Legislativo que dicta medidas destinadas a garantizar el servicio público de salud en los casos que exista un riesgo elevado o daño a la salud y la vida de las poblaciones. Enlace: http://www2.congreso.gob.pe/Sicr/TraDocEstProc/Contdoc02_2011_2.nsf/0/ea3c6df5e239ef8c05257c40005b8d7c/$FILE/DL01156111213.pdf

[6] LA PRENSA. Zika: mitos y verdades sobre la enfermedad que preocupa al mundo. Noticia del 01/02/2016. Enlace: http://laprensa.peru.com/actualidad/noticia-zika-mitos-verdades-mosquito-aedes-aegypti-peru-57937

[7] Para conocer más sobre el caso KL y el aborto terapéutico por gestación de feto anancefálico. Ver: http://www.huffingtonpost.com/david-a-grimes/united-nations-committee-affirms-abortion-as-a-human-right_b_9020806.html

[8] MINISTERIO DE SALUD. Guía Técnica Nacional para la estandarización del procedimiento de la Atención Integral de la gestante en la Interrupción Voluntaria por Indicación Terapéutica del Embarazo menor de 22 semanas con consentimiento informado en el marco de lo dispuesto en el artículo 119º del Código Penal. Enlace:  http://www.unfpa.org.pe/Legislacion/PDF/20140627-MINSA-Aprueban-Guia-Tecnica-Interrupcion-Voluntaria-Embarazo.pdf

[9]ORGANIZACIÓN MUNDIAL DE LA SALUD (OMS) Prevención del aborto peligroso. Nota Descriptiva N° 388. Julio del 2015. Enlace: http://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs388/es/

 

Consejo Editorial
Directora: Lesly Pacheco Consejo Editorial: Nicole Gomez, Indira Ruiz, Katherine Flores, Briggite Vilcapoma, Nadia Ibarra, Mayra Huivin, Meyci Gambini.