¿Hay algo que ocultar?: Sobre el habeas corpus de Nadine Heredia

Gran polémica ha suscitado la admisibilidad y confirmación del habeas corpus presentado por Nadine Heredia a fin de paralizar y anular la investigación fiscal que recaía sobre ella y trece implicados por el delito de lavado de activos, pues se cuestiona no solo la imparcialidad de los  jueces respecto a la decisión, sino también los fundamentos que esgrimió el colegiado para admitir el recurso, siendo éste un caso que no se encuentra judicializado y que ha extendido sus efectos a todos los implicados a pesar de que solo fue Heredia quien interpuso dicho recurso.

En la presente editorial nos cuestionaremos y analizaremos la figura del habeas corpus aplicado al caso concreto para determinar si el mismo se ha desnaturalizado, análisis que debería hacer el Tribunal Constitucional, pues dicho fallo ha sido materia de la interposición del recurso de agravio constitucional promovido por el Ministerio Público.

Sobre la investigación fiscal y la presentación del habeas corpus

En enero del año en curso, la Primera Fiscalía Supraprovincial Corporativa Especializada en delitos de lavado de activos y pérdida de dominio abre una investigación a Nadine Heredia y trece implicados más por el delito de lavado de activos.

Lo que sorprende de la resolución que abre dicha investigación es que ya en abril del 2010 se archivó una investigación por el mismo delito, la cual recaía sobre Heredia y ocho implicados más. Al no haberse encontrado indicios suficientes para hacer la acusación respectiva, se archiva definitivamente. En dicha investigación, se concluyó que las transferencias de dinero a favor de Heredia tenían carácter lícito a partir de las pruebas presentadas por Heredia y su defensa. Así pues, la Primera Dama señaló que los montos de dinero recibidos se deben al cumplimiento de contrato de prestación de servicios que firmó con la empresa Centros Capilares S.A. por los servicios de asesoría de imagen corporativa, entre otras prestaciones de servicios. Como respuesta a dicho archivamiento (el primero), la Procuraduría Pública Especializada en delito de lavado de activos del Ministerio del Interior interpuso el recurso impugnatorio de queja de derecho en contra de la resolución que archivaba la investigación, siendo que la Fiscalía Superior Especializada en Criminalidad Organizada revisó dicha decisión y la confirmó, archivándose definitivamente la investigación fiscal, señalando que las diligencias de la fiscalía decisora habían sido las necesarias.

El punto más cuestionable que señala la queja de derecho sobre la deficiente investigación fiscal que archivó la investigación en el año 2010  es la ausencia de una pericia contable a fin de verificar si el dinero ha salido o no de las empresas para las cuales Heredia prestó servicios, señalando la Fiscalía que la decisión de no realizar las pericias se debe a su estrategia de investigación, la cual se encuentra a discreción del fiscal, siendo que no debe asumirse que la investigación es deficiente.

Tras once meses de investigación, el fiscal a cargo señaló que se hicieron las diligencias debidas: se solicitó información a las empresas implicadas, se tomaron declaraciones de sus representantes, así como de los investigados pero existió poca cooperación jurídica internacional por parte de Venezuela para poder investigar algunas transacciones realizadas desde ese país a la cuenta de Heredia, tal como la no contestación a las comunicaciones, lo que retrasaba la investigación, y que, al transcurrir un tiempo razonable, se dio por concluida la investigación con la información con la que se contaba.

Este año, el Fiscal Ricardo Rojas León inicia una nueva investigación fiscal a Nadine Heredia y once personas más por el delito de lavado de activos tras la denuncia de Jorge Paredes Terry, ex asesor del congresista nacionalista Daniel Abugattas. Dicha investigación, de acuerdo al Fiscal Rojas, no volvía a aperturar la investigación antes archivada, sino que sería una nueva, con nuevos hechos probatorios recaídos sobre más implicados, por lo que al presentar nuevo material probatorio podría ser admitida como una nueva investigación.

El inicio de una nueva investigación a Heredia por el mismo delito de la investigación antes archivada ha causado la interposición del recurso de habeas corpus por su parte en razón de la vulneración del principio de non bis in ídem, al permitirse que una persona pueda ser pueda ser juzgada por los mismos hechos y bajo los mismos fundamentos cuando la primera investigación concluyó que el ilícito no existió. El petitorio del recurso de habeas corpus es que se declare nulo y/o sin efecto legal la investigación iniciada en enero del 2015 y se archive la misma.

Lo que señala la defensa de Heredia es que el derecho al debido proceso es un conexo a la libertad personal y que el Ministerio Público no puede vulnerar dicho derecho, a pesar de que la instancia no sea judicial (instancia pre jurisdiccional) a fin de evitar actos de discrecionalidad. Y se basa en una sentencia del TC sobre un caso similar: “la investigación que el Ministerio Público realice puede concluir en la formalización de una denuncia penal ante el Poder Judicial, la que podría servir de importante indicativo para el juez al momento de decidir sobre la apertura de instrucción penal, el cual podría ser inducido a error sobre la base de una denuncia que esté orientada a conseguir que el presunto autor del hecho delictivo sea procesado y aun encarcelado lo que representa, evidentemente, una amenaza cierta e inminente del derecho a la libertad individual o algún derecho conexo…”[1].

Así pues, respecto al debido proceso y el accionar del Ministerio Público, argumenta la defensa de Heredia que “la decisión fiscal de no ha lugar a formalizar denuncia penal genera un estatus de inamovible, la que se sustenta en dos postulados  constitucional a) la posición constitucional del Ministerio Público, lo encumbra como el único órgano persecutor autorizado a promover el ejercicio público de la acción penal, es decir, ostenta el monopolio acusatorio que le asigna el artículo 159° de la Constitución Política, entre otras palabras, es el Fiscal quien decide qué persona debe ser llevada a los Tribunales por la presunta comisión del delito y b) Si bien las resoluciones de archivo del Ministerio Público no están revestidas de la calidad de cosa juzgada, sin embargo, tiene la naturaleza de cosa decidida que las hace plausible de seguridad jurídica.”[2]

Nos preguntamos entonces: ¿Se está afectando el derecho a la libertad personal, algún derecho conexo o el principio de cosa decidida? ¿Se puede admitir un habeas corpus en base a la vulneración a dicho principio? De acuerdo a lo señalado por la defensa de Heredia y luego por las instancia judiciales que admitieron el habeas corpus, se está afectando su derecho al debido proceso (y tranquilidad jurídica) a través del principio de non bis in ídem, pues su caso había sido archivado en el año 2010 (existiendo identidad entre dichos procesos) configurándose cosa decidida.

No debemos olvidar la naturaleza del habeas corpus. De acuerdo al artículo 200 inciso 1 de la Constitución Política del Perú, éste protege tanto la libertad personal como los derechos conexos a ella; “sin embargo, no cualquier reclamo que alegue afectación del derecho a la libertad personal o de los derechos conexos puede reputarse efectivamente como tal y merecer tutela, pues para ello es necesario analizar previamente si los actos denunciados vulneran el contenido constitucionalmente protegido de los derechos tutelados por el hábeas corpus.”[3]

Así pues, al abrirse una nueva investigación fiscal sobre un caso que ha sido archivado se estaría vulnerando el principio non bis in ídem relacionado al derecho al debido proceso, como derecho conexo a la libertad personal, tal como lo entiende el Juzgado que admitió el recurso. De acuerdo a jurisprudencia del Tribunal Constitucional, solo podría re aperturarse una investigación fiscal cuando la primera investigación no haya señalado que no se cometió ilícito penal. Es decir, si es que la resolución que archivo la investigación concluyó que no se realizó el ilícito por el cual se inició la investigación, dicho caso no podrá volver a ser materia de investigación, por ser cosa decidida. En la sentencia 2725-2008-PHC/TC, el Tribunal Constitucional señala que “se permite al titular de la acción penal reabrir la investigación preliminar, siempre que la decisión de archivamiento de la denuncia se adoptara por déficit o falta de elementos de pruebas y se tomara conocimiento de la existencia de nuevos elementos de prueba no conocidos con anterioridad por el Ministerio Público, tal excepción debe considerarse permitida cuando las resoluciones fiscales no se pronuncien sobre la no licitud de los hechos denunciados.”

En el caso, la investigación fiscal N° 122-2009 fue archivada definitivamente afirmando que se demostró el carácter lícito de las transacciones de dinero a la cuenta de Heredia, las cuales eran producto de sus consultorías remuneradas. De esta manera, se habría configurado el supuesto de cosa decidida. La viabilidad de la investigación solo podría verse salvada, de acuerdo a la jurisprudencia del Tribunal Constitucional, si se configurara una nueva investigación, no cumpliendo los requisitos de Triple Identidad que exige el principio non bis in ídem.

Corresponde señalar entonces si se cumplió con la Triple Identidad del non bis in ídem. El texto del habeas corpus señala que es admisible el recurso pues se ha cumplido con la triple identidad del non bis in ídem: identidad de sujeto, identidad objetiva e identidad de la causa de persecución.

La identidad de sujeto se cumple pues es Nadine Heredia, titular del derecho y accionante, quien aparece como sujeta de investigación en la investigación N° 122-2009 archivada en el 2010 y en la investigación N° 480-2014.

Sobre la identidad objetiva, los hechos materia de investigación deberán ser los mismos, siendo la misma conducta material, ya que en el caso son materia de investigación las supuestas transacciones ilícitas a favor de Heredia, con la diferencia de los documentos de prueba. En la segunda investigación, se presentan nuevos indicios y pruebas que podrían demostrar el carácter ilícito del dinero manejado por la primera dama, lo cual podría desequilibrar la triple identidad requerida por el principio non bis in ídem. Si bien el tipo penal bajo el que se investiga el de lavado de activos en ambos casos, las conductas no son las mismas, aportando la segunda investigación nuevas situaciones que podrían demostrar la ilicitud de los hechos. Para el Juzgado que resolvió el recurso de habeas corpus, sí existe identidad objetiva.

Sobre el tercer elemento, la identidad de la causa de persecución, se entiende que sí existe identidad pues las mismas se remiten a la investigación por lavado de activos, estando ambas a nivel fiscal.

Así pues, para el 43° Juzgado Penal de Lima que resolvió el recurso de queja y lo declaró admisible y la 6° Sala Penal para Procesos con Reos Libres quien confirmó dicha decisión, existe la triple identidad y se  ha vulnerado el derecho constitucional de la demandante referido al principio de non bis in ídem.

Algunas reflexiones

Sobre dicha decisión, resulta importante preguntarnos si es el recurso de habeas corpus el idóneo para detener una investigación fiscal que podría afectar los derechos fundamentales de Nadine Heredia, en tanto se ha señalado que dicha figura se habría desnaturalizado. Como vimos, el habeas corpus solo procede cuando se ha afectado o podría afectar el derecho a la libertad personal o derechos conexos a la libertad personal.

Al respecto, en la jurisprudencia del Tribunal Constitucional, “ha precisado que si bien la actividad del Ministerio Público en la investigación preliminar del delito, tanto al formalizar la denuncia o al formular la acusación fiscal, se encuentra vinculada al principio de interdicción de la arbitrariedad y al debido proceso, tal acto no configura un agravio directo y concreto al derecho materia de tutela de hábeas corpus, por cuanto dicho órgano autónomo no tiene facultades coercitivas para restringir o limitar la libertad personal. Las actuaciones del Ministerio Público son postulatorias y en ningún caso decisorias sobre lo que la judicatura resuelva. Si bien dentro de un proceso constitucional de la libertad, como es el caso del hábeas corpus, esta Sala del Tribunal Constitucional, en el marco de la investigación preliminar o al formalizar la denuncia, puede pronunciarse sobre la eventual vulneración de los derechos a la tutela procesal efectiva, al debido proceso, a la defensa y del principio non bis in ídem; ello ha de ser posible siempre que exista conexidad entre estos derechos y el derecho fundamental a la libertad personal, de modo que la afectación o amenaza al derecho constitucional conexo también incida negativamente en la libertad personal.”[4]

Así pues, una investigación a nivel fiscal no vulneraría nuestro derecho a la libertad personal pero sí otros conexos, tales como el debido proceso, siempre que (como afirma el TC) exista tal relación que pueda incidir negativamente sobre el derecho a la libertad personal. En el caso, consideramos que si bien puede argumentarse la afectación al debido proceso, no habría sustento para afirmar que se estaría vulnerando de alguna manera el derecho a la libertad personal de Nadine Heredia, sobre todo cuando la investigación se encuentra a nivel fiscal, siendo que el Ministerio Público no puede limitar o restringir dicho derecho a través de una orden de prisión preventiva, por ejemplo.

Cabe preguntarnos si con esta investigación ¿Hay una afectación concreta a la libertad personal de Nadine Heredia? Al respecto, nos resulta exagerado señalar, tal como lo hizo el Juzgado que admitió el habeas corpus, que una investigación a nivel fiscal por desencadenar probablemente en una acusación fiscal, luego en una denuncia para finalmente procesar a una persona e incluso encarcelarla, podría afectar “potencialmente” el derecho a la libertad individual de la persona. Resulta un razonamiento forzado el pretender vincular una instancia incipiente como la investigación fiscal con el derecho a la libertad personal.

Asimismo, nos resulta cuestionable que un archivamiento fiscal que afirme la no comisión de algún ilícito, no pueda volver a revisarse por ser cosa decidida. Nos preguntamos qué pasaría si en la primera decisión el archivamiento se debió a una investigación deficiente y una conclusión mal argumentada. Pues parece que, siguiendo el razonamiento del Tribunal Constitucional, no podría volver a investigarse bajo ningún supuesto, lo cual podría ser perjudicial.

De otro lado, es importante cuestionarnos si debió paralizarse la investigación en una instancia tan primaria como una investigación fiscal, pues es probable que en el transcurso de la misma puedan hallarse nuevos hechos, indicios o pruebas que puedan romper con la “triple identidad” del principio non bis in ídem y la investigación sea considerada una nueva, con nuevos hechos materiales.

Sobre el caso, el abogado y ex decano de la Facultad de Derecho, Walter Albán señaló que: «Impedir que se lleve adelante la investigación fiscal, como ha ocurrido en este caso,  contraría  la jurisprudencia de nuestro Tribunal Constitucional y decisiones anteriores del propio Poder Judicial”[5]. Por su parte, el constitucionalista Samuel Abad manifestó en una entrevista que “el hábeas corpus de Nadine Heredia se ha desnaturalizado porque con él se pretende evitar una investigación.”[6]

En la presente editorial les hemos presentado el panorama del caso, así como los puntos más cuestionables del habeas corpus que paralizó la investigación recaída sobre Nadine Heredia por la supuesta comisión de un delito tan grave como el lavado de activos. Actualmente, el caso se encuentra en el Tribunal Constitucional pues el Ministerio Público ha presentado un recurso de agravio constitucional contra la decisión que declara fundada, en doble instancia, el recurso de habeas corpus, siendo que está en sus manos decidir si continúa o no la investigación recaída sobre Nadine Heredia. Debemos recordar que ésta no es la única investigación a la que Heredia está sujeta, pues existe otra por lavado de activos referente a los fondos de la campaña del Partido Nacionalista Peruano en el año 2011.

El día de hoy, 14 de octubre, se ha llevado a cabo la vista de la causa por el recurso de agravio constitucional interpuesto por la Fiscalía, siendo el magistrado Ernesto Blume el encargado de elaborar el proyecto de sentencia que fue discutido por los magistrados. A partir de hoy, dicho Tribunal tiene 30 días para emitir su decisión.

Resulta importante que el órgano intérprete y garante de la Constitución Política pueda reafirmar la naturaleza de un recurso como el habeas corpus, pues dicha figura y su supuesto mal uso ha sido materia de críticas a lo largo del proceso. Sería perjudicial para nuestro Estado Constitucional de Derecho usar los recursos constitucionales con los que contamos para evitar una investigación que pueda señalar la ilicitud o no del dinero obtenido por la primera dama Nadine Heredia, no debiendo considerarse su cargo o participación política como un eximente para ser investigada.

Asimismo, respecto a los jueces que fallaron admitiendo el habeas corpus y paralizando la investigación fiscal, la Procuraduría Pública del Ministerio Público presentó una denuncia penal contra ante la Oficina Desconcentrada de Control Interno del Distrito Fiscal de Lima y la Fiscalía Suprema de Control Interno del Ministerio Público por prevaricato, por lo que el caso tiene mucho por delante. Tenemos que estar atentos y atentas.


* Artículo redactado por Andrea Carrasco Gil

[1]Sentencia del Tribunal Constitucional. STC N° 1887-2010-PHC/TC.

[2]Sentencia del Tribunal Constitucional. Exp. N° 2775-2008-PHC/TC.

[3] Sentencia del Tribunal Constitucional. EXP. N.° 08193-2013-PHC/TC.

[4] EXP. N.° 08193-2013-PHC/TC

[5] Entrevista para Proética. Enlace: http://proeticapoderciudadano.pe/informes/walter-alb%C3%A1n-cuestiona-decisiones-del-poder-judicial-respecto-casos-%E2%80%98petroaudios%E2%80%99-y-h%C3%A1beas

[6] Entrevista para El Comercio. Enlace: http://elcomercio.pe/politica/justicia/cuestionan-fallo-que-impide-investigar-entorno-nadine-noticia-1840557

 

Consejo Editorial
Directora: Lesly Pacheco Consejo Editorial: Nicole Gomez, Indira Ruiz, Katherine Flores, Briggite Vilcapoma, Nadia Ibarra, Mayra Huivin, Meyci Gambini.