por

¡Oye! Te hablo desde la prisión : Una mirada a derechos fundamentales de los reclusos y su reflejo en la salsa

Hoy en día, el género de la salsa es preferido por muchas personas a nivel de Latinoamérica, y es que a través de la salsa, es posible transmitir diferentes tipos de situaciones o experiencias. Dentro de esas experiencias se habla de amor, corazones rotos, relaciones fallidas, de personas, etc. Pero, ¿se han puesto a pensar sobre las canciones de salsa cuya letra habla de experiencias dentro de la prisión? Pues, déjenme decirles que existen canciones de autores cuyas experiencias en la cárcel, permitieron hacer bailar a muchas personas durante todos estos últimos años.

Los salseros le han cantado tantas veces a la cárcel debido a que la conocen bien: músicos e intérpretes del género de la salsa que purgaron condena por delitos como el tráfico de drogas, nos muestran a través de pegajosos ritmos, una imaginaria escena de la realidad dentro de los centros penitenciarios. Sin embargo, cabe preguntarnos si realmente esas letras representan una verdad o es que son meras exageraciones de aquellos artistas. Artistas como Frankie Ruiz, Marvin Santiago, Ruben Blades, Ismael Miranda, entre otros, crearon letras representativas de las realidades internas en las cárceles.[1] Es por ello que, a través del presente artículo, comentaré acerca del derecho penitenciario, sus políticas y vida de los reclusos, aspectos que guardan relación con lo transmitido a través de la música.

Latinoamérica y la prisión

La situación penitenciaria a nivel Latinoamérica es muy grave. Este hecho viene suscitándose desde las últimas tres décadas donde se ha podido evidenciar una alta tasa de violencia, diversas muertes y delitos que suelen ocurrir dentro de las cárceles, como también graves afectaciones a los derechos humanos por parte de las personas privadas de libertad como de los mismos funcionarios que laboran en dichos centros.[2]

Derechos fundamentales y salsa: vida de los reclusos

La dignidad:

La privación del derecho fundamental a la libertad trae consigo restricciones al ejercicio de otros derechos fundamentales. En este caso, la dignidad al ser un derecho inherente del ser humano se constituye como un principio esencial que debe ser respetado al momento del tratamiento brindado a los internos. Además, este derecho debe constituirse como un escudo protector ante uno de los problemas más graves en la realidad penitenciaria que es el hacinamiento.[3] Asimismo, es interesante ver cómo en aras de no vulnerar la dignidad de una persona, exista una flexibilización en cuanto al tratamiento de los reclusos por parte de las autoridades que residen en un centro penitenciario. Esto se refleja en lo vivido por el cantante Marvin Santiago quien tuvo su paso por la cárcel, él detalló a través de una entrevista, que el hecho de estar en prisión no le impidió actuar o crear canciones como “Auditorio Azul” o “Vasos de colores”, las cuales tienen referencias a su estadía y representan al mismo tiempo, un fragmento de realidad carcelaria por la que el cantante tuvo que pasar. El cantante comenta que las autoridades le permitían realizar presentaciones dentro del recinto penitenciario donde podía compartir su música con sus compañeros, es por ello, que su presentación denominada “Desde adentro” por su condición de detenido, tuvo mucho éxito.[4]

Auditorio azul,

De nuevos hermanos

Démonos las manos amigos cercanos

Tu igual que yo, yo igual que tu

Tu igual que yo, yo igual que tú.

 

Uniforme azul,

Verde la esperanza

De partir un día

Para no volver...[5]

 

“Auditorio azul” - Marvin Santiago

Derecho a la vida e integridad personal

El respeto a la vida posee gran relevancia tanto que se ha convertido en el progreso moral de la humanidad, ya que una sociedad verdaderamente democrática será la que reconoce a la vida como valiosa para cualquier persona. Asimismo, el derecho a la vida y a la integridad personal constituyen derechos básicos, de esta manera, se deriva la prohibición de torturas hacia los reclusos por el hecho de ser personas.[6] Por consiguiente, el derecho a la integridad personal es uno de los más vulnerados debido a las existentes condiciones de reclusión. Es por ello que, la tortura es un acto que se considera de mayor vulneración de la integridad personal, este acto es cometido muchas veces dentro de los centros penitenciarios de manera clandestina[7].

Dicho esto, es sabido que algunas instituciones penitenciarias permiten hechos violentos como torturas por parte de los funcionarios o entre los mismos reclusos, ocasionando muertes violentas intercarcelarias, las cuales suelen ser manifestaciones por la falta de espacio y de personal penitenciario, donde suicidios y homicidios constituyen una alta tasa de sucesos inevitables que ocurren al interior.[8] Un reflejo de esta situación lo expresa Ismael Mirando en su canción “Galera tres” donde describe hechos de violencia que ocurren dentro de las celdas

Están dando palos

golpes, bofetones

puños y empujones,

allá en la galera tres.

Galera tres, galera tres.

 

Aquí dentro es otro mundo

porque no existe el derecho

y abusan cada segundo

si tú eres de pelo en pecho.

Galera 3 - Ismael Miranda[9]

Derecho a ocupar establecimientos adecuados:

Este derecho está asociado al derecho de la integridad personal y al de salud de los internos. En este sentido, se busca que los internos ocupen lugares adecuados, es decir, que sean ubicados de acuerdo a la categoría a la cual pertenecen, principalmente los procesados de los condenados, como también la separación entre hombres, mujeres y jóvenes. Asimismo, se debe tener en cuenta que los reclusos merecen vivir en espacios donde puedan satisfacer exigencias relacionadas a la higiene personal, un espacio mínimo que cuente con alumbrado, ventilación o calefacción.[10] Cabe recalcar que uno de los grandes problemas dentro de una prisión es el espacio físico y este no es un fenómeno que solamente concierne a Latinoamérica, sino que es un fenómeno mundial propio de la globalización. Esta sobrepoblación se debe al crecimiento de las tasas de encierro, aumentando así el número de presos permitidos para cada centro penitenciario. Es más, el mismo aumento de población se debe a que existen más delitos y a la existencia de políticas que promueven un mayor uso de la justicia penal y la prisión.[11]

Existen cantantes como The latin brothers y Fruko y sus tesos quienes comunican a través de su música, expresiones que hacen referencia a las celdas en donde los presos se encuentran recluidos. Estas letras se acercan mucho a lo descrito anteriormente, donde el espacio mínimo no suele ser suficiente para suplir necesidades básicas. Tal y como lo comenta Julio Ernesto Estrada, conocido como Fruko, quien se inspiró en la triste historia de un preso condenado por narcotráfico. Este preso le comentó sobre su situación haciendo referencia a la tristeza de estar encerrado en un país que no era el suyo (el preso era de Colombia y estaba preso en Canadá), donde el clima era muy frío, muy diferente al de su país.[12]

Virgen de la merced dame tu ayuda (bis)

que linda es la libertad pues la prisión es muy cruel

madre te puedo jurar que al vicio no volveré que va…[13]

 

Patrona de los reclusos- The Latin Brothers

Condenado para siempre

En esta horrible celda

Donde no llega el cariño

Ni la voz de nadie[14]

 

El Preso - Fruko y sus tesos

El derecho del recluso a la comunicación y al contacto familiar

Las Reglas Mínimas de las Naciones Unidas y en los Principios y Buenas Prácticas sobre la Protección de las Personas Privadas de Libertad en las América protegen el derecho que tienen los reclusos en mantener contacto con el mundo exterior, ya sea a través de medios de comunicación como la televisión, radio, periódicos, etc. También se busca el contacto con la familia y amigos del recluso para que de esta manera se mantenga el vínculo familiar o amical.[15]

Es importante para el recluso esa comunicación con los seres que más quiere ya que evita que éste se sumiera en sentimientos de depresión o nostalgia. Esta situación se relaciona con lo vivido por el cantante Frankie Ruiz, quien fue condenado a cinco años de prisión en los Estados Unidos. En un principio, su esposa iba a visitarlo; sin embargo, él pidió que no lo hiciera más. Este hecho trajo como consecuencia que el cantante viviera episodios de depresión y mucha tristeza durante su estadía en la cárcel. Asimismo, el hecho de estar en prisión impidió que el cantante realice lo que más le gusta, grabar algún disco y ello lo frustraba mucho. Por ello, la canción “Mi libertad” representa un himno para muchas personas, especialmente para aquellas como Frankie Ruiz, que lo que más añoran o añoraban dentro de la cárcel es su preciada libertad para un cálido encuentro con los que más quieren.[16]

Se burlan cuatro paredes, rutina a puertas cerradas

Y un carnaval de barrotes, bailando sobre mi cama

Extraño aquella cometa, que yo de niño volaba

Y a mis amigos del barrio, que mis canciones bailaban

 

Quiero cantar de nuevo caminar, y mis amigos buenos visitar

Pidiendo otra oportunidad

Bajo el farol del pueblo conversar, y en una fiesta linda celebrar

Mi libertad[17]

 

Mi libertad - Frankie Ruiz

 

Una mirada de esperanza

En la búsqueda de proteger los derechos anteriormente mencionados y evitar el atropello de ellos, hecho que vemos usualmente representado en canciones como las mencionadas líneas arriba, existen lineamientos relacionados a políticas de criminalidad y justicia penal, los cuales deben ser integrales. Es imprescindible insistir en lo siguiente:

  • Dosis prudente de justicia penal, buscando así el uso prudente de la prisión y una prisión adecuada. El hacinamiento es una pena cruel e inhumana
  • Capacitaciones claves para funcionarios, teniendo en cuenta su formación, dedicación de tiempo a su función y conocimiento en política criminal.[18]

*Fruko y sus tesos. 1995. El preso. En “Fruko el Grande”.

[1] Flores-Montúfar, Miguel. 2018. «¡Oye, Te Hablo Desde La Prisión!: 10 Salsas Caneras». Útero.Pe. Recuperado 29 de setiembre de 2020 (http://pasajero.utero.pe/2018/10/19/oye-te-hablo-desde-la-prision-10-salsas-carcelarias/).

[2] Carranza, Elías. 2012. «Situación penitenciaria en América Latina y el Caribe ¿Qué hacer?» 36. pp.1.

[3] Ramírez, Gabriela. 2012. «El ejercicio y limitación de los derechos fundamentales de los reclusos: análisis normativo y de la jurisprudencia emitida por el Tribunal Constitucional». Magíster, Pontificia Universidad Católica del Perú, Lima, Perú. pp.46

[4] Anón. 2004. «Marvin Santiago ¿Quién fue El Sonero del Pueblo? - Gente - Históricos - EL UNIVERSO». Recuperado 28 de setiembre de 2020.

[5] Marvin, Santiago. 1982. Auditorio Azul. En “Adentro”.

[6] Ramírez, Gabriela. 2012. «El ejercicio y limitación de los derechos fundamentales de los reclusos: análisis normativo y de la jurisprudencia emitida por el Tribunal Constitucional». Magíster, Pontificia Universidad Católica del Perú, Lima, Perú.pp.48.

[7] Ramírez, Gabriela. 2012. «El ejercicio y limitación de los derechos fundamentales de los reclusos: análisis normativo y de la jurisprudencia emitida por el Tribunal Constitucional». Magíster, Pontificia Universidad Católica del Perú, Lima, Perú. pp.49.

[8] Carranza, Elías. 2012. «Situación penitenciaria en América Latina y el Caribe ¿Qué hacer?» 36.

[9] Miranda, Ismael. 1981. Galera tres. En “La clave del sabor”.

[10] Ramírez, Gabriela. 2012. «El ejercicio y limitación de los derechos fundamentales de los reclusos: análisis normativo y de la jurisprudencia emitida por el Tribunal Constitucional». Magíster, Pontificia Universidad Católica del Perú, Lima, Perú. pp.72.

[11] Carranza, Elías. 2012. «Situación penitenciaria en América Latina y el Caribe ¿Qué hacer?» 36.

[12] Miguel Ángel Cortés, Julio Estrada Rincón. 2019. «‘El preso’: la historia de un himno salsero a la libertad».

[13] The Latin Brothers. 1976. Patrona de los reclusos. En “Te encontré”.

[14] Fruko y sus tesos. 1995. El preso. En “Fruko el Grande”.

[15] Ramírez, Gabriela. 2012. «El ejercicio y limitación de los derechos fundamentales de los reclusos: análisis normativo y de la jurisprudencia emitida por el Tribunal Constitucional». Magíster, Pontificia Universidad Católica del Perú, Lima, Perú. pp.79.

[16] LR, Redacción. 2019. «Frankie Ruiz: conoce la historia detrás de la canción “Mi libertad” que lo hizo famoso». Recuperado 29 de setiembre de 2020 (https://larepublica.pe/espectaculos/2019/08/09/frankie-ruiz-historia-de-la-cancion-mi-libertad-y-como-lo-llevo-a-crear-su-grupo-de-salsa-en-la-carcel-atmp/).

[17] Ruiz, Frankie. 1992. Mi libertad. En “Mi libertad”.

[18] Carranza, Elías. 2012. «Situación penitenciaria en América Latina y el Caribe ¿Qué hacer?» 36.pp.35.

Escrito por Katherine Flores Zamudio

Katherine Flores Zamudio

Estudiante de décimo ciclo de Derecho de la Pontificia Universidad Católica del Perú.