Figura legal romana: el jurisconsulto “Paulus” y la Acción Pauliana

Figura legal romana: el jurisconsulto “Paulus” y la Acción Pauliana

220px-Paulus_St_Gallenk

 

La Acción Pauliana fue concebida en Roma, en época anterior a Cicerón, es decir, muy cerca al fin de la República. Surge paralelamente al desarrollo del Derecho Pretorio como respuesta a la iniquidad e ineficacia del “Ius Civile Quiritarium”, derecho en extremo formalista.

La Acción Pauliana nace de la necesidad de regular efectivamente las enajenaciones fraudulentas contra el acreedor, esto no significa que no existiesen anteriormente recursos para estos casos; sin embargo los anteriores procedimientos carecían de una regulación específica y de soluciones equitativas.
La Acción Pauliana creada supuestamente por un Pretor de nombre “Paulus” es anterior a la ley Aebutia– aunque la fecha de ésta es indeterminada, se cree que fue alrededor del 150 al 125 a. C -que va poniendo fin al formalismo de las acciones civiles. Este supuesto sirve de base para afirmar el desarrollo histórico de la Actio Pauliana en los albores de la República.
Otras dos acciones que aparecen en la transición de la República al Principado es la actio quo metus causa como respuesta a los delitos de metus y la actio doli para el resarcimiento de un daño sufrido en caso de dolus. Junto con la Accion Pauliana, estas conforman las tres acciones pretorias in personam más destacadas.
Seguidamente, el Derecho Clásico es el período que figura a partir del siglo I a. C y que sucede a la República, por lo tanto es posible afirmar que verdaderamente comienza aquí el verdadero perfeccionamiento de la Acción Pauliana. De hecho, dentro del Derecho Clásico, la Acción Pauliana tenía carácter y valor marcadamente penal, ya que el fraus creditorum era considerado como delita privata. No obstante esta característica, dejará de producir los efectos concernientes en el Derecho Justinianeo.
Los principales jurisconsultos de la época clásica que opinaron y precisaron la Acción Pauliana fueron: Paulo, con quien se tienen especulaciones sobre el origen del nombre de la acción; Ulpiano y Juliano.
Es así que el jurisconsulto Paulo es considerado como el verdadero creador del nombre “Pauliana”, referente a una de las interpolaciones en el Digesto sobre la acción revocatoria de los actos fraudulentos contra el acreedor.