La continuidad de la educación de niños, niñas y adolescentes del área rural-periférica del Perú y la propuesta educativa de «Aprendo en Casa» como una política estatal de apariencia neutra

“El privilegio y la opresión son como un río, algunas personas nacen rivera arriba y otras, rivera abajo, quienes nacen rivera arriba pueden flotar, la corriente los empuja y quienes nacen rivera abajo nadan contra la corriente todo el tiempo y ello desgasta mucha energía”.
-Andrea Parra en Tedx Talks-

Tener un privilegio es poseer una ventaja dentro de una circunstancia en comparación a otras personas, hecho que la sociedad reconoce y normaliza. Sin embargo, lo más peligroso de un privilegio es que es invisible: es posible que la persona privilegiada no note que lo es y la sociedad tampoco. De otro lado, lo contrario al privilegio es la opresión. La opresión impide que una persona o grupo de personas tengan las mismas oportunidades que otras en base a razones estructuralmente discriminatorias, que se conocen como motivos prohibidos.

Como una de mis especializaciones será en Derechos Humanos de niños, niñas y adolescentes, y considero que una de las cosas que más impacta en la vida de una persona es la educación, ya que con ella se desarrolla el raciocinio, la comprensión de la vida, se puede encontrar un trabajo con el que se busca vivir dignamente y se puede seguir explorando todos los campos del conocimiento que se desee, el tema a desarrollar en el presente trabajo será analizar brevemente cómo la posición socio económica, y el sexo (motivos prohibidos) juegan en contra de la continuación de la educación de niños, niñas y adolescentes de las zonas rurales y periféricas del país en tiempos de pandemia. Si bien la estrategia educativa del Estado para continuar con las clases ha sido implementar el programa Aprendo en Casa, vía internet, TV y radio desde el 6 de abril de 2020, ello no ha sido suficiente para la continuación de estudios de niños provenientes de familias pobres ya que ellos no cuentan con internet, Tv o radio, o por la falta de antenas que provean de señal a estas herramientas tecnológicas.

Antes de referirnos a los motivos prohibidos es importante mencionar el tipo de discriminación que sufriría esta población debido a la política estatal del programa Aprendo en Casa: la discriminación indirecta. La Observación General Nº 20 define este tipo de discriminación: “La discriminación indirecta hace referencia a leyes, políticas o prácticas en apariencia neutras pero que influyen de manera desproporcionada en los derechos del Pacto afectados por los motivos prohibidos de discriminación” (2009:5). Al emitir la Resolución Ministerial N° 160-2020 MINEDU (Aprendo en Casa) el 31 de marzo de 2020, el Ejecutivo implemento una política educativa que permitía la continuación de la educación de manera virtual “para todos los ciudadanos”, en apariencia una política neutra; sin embargo, para las familias pobres del país ello no sería posible por la brecha tecnológica y social que existe, el gobierno dejo de lado a un grupo vulnerable del país en su formación educativa.

Fue recién el 16 de abril del 2021 que el Congreso promulgo la Ley Nº 31169, Ley que declara de interés nacional y necesidad pública la instalación de antenas de radio, televisión e internet para facilitar a niñas, niños y adolescentes de zonas rurales el aprendizaje de lecciones a distancia “Aprendo en Casa”. Después de 13 meses el Gobierno formalizó su interés por la continuidad de la educación de las poblaciones rurales y periféricas. Dicha ley solo tiene un artículo donde se repite el título de la ley. Somos de la opinión que pudo existir una exposición de motivos donde se mencione cómo la pandemia ha afectado a las familias más pobres de nuestro país, se evidencie cómo sus hijos e hijas se ven perjudicados en su educación al no tener laptops e internet y se reconozca que existe aún mucho por hacer para acortar brechas tecnológicas en la sociedad. Así mismo, al no contar con una parte donde se desarrolle el plan de implementación de antenas, suponemos que será el reglamento de esta ley que lo hará, esperamos que su promulgación no conlleve una larga espera ya que está en riesgo la educación de toda una generación históricamente segregada y subvalorada.

Habiendo desarrollado la discriminación indirecta en este problema, toca hablar sobre los motivos prohibidos. En el caso estos son: la posición socioeconómica, y el rol asignado a las niñas y adolescentes en el hogar. Un motivo prohibido se encuentra en grupos sociales que son considerados inferiores o se encuentran en una situación de vulnerabilidad; ser vulnerable es la capacidad de respuesta que tiene un grupo de individuos ante un riesgo, o situación estructural que puede conducir a un deterioro importante en las condiciones de la vida de las personas. En el caso de los niños, niñas y adolescentes del área rural y periférica, ellos forman parte de un grupo vulnerable ya que se encuentran en un proceso continuo de formación y aprendizaje por su edad, además ellos cuentan con carencia de recursos económicos y dificultades sociales que los segregan, y sumarle a ello el hecho de que deben continuar sus estudios virtualmente es prácticamente una situación que los reta y logra vencer, ante ello la alternativa será tomar la decisión de apartarse del camino de la educación.

La profesora Ana Parra entiende a la opresión como: » estar en una situación de opresión es estar en desventaja por el solo hecho de pertenecer a un grupo de personas que la sociedad subvalora» (el subrayado es nuestro). Teniendo en claro la opresión podemos entender la exclusión que vive esta población, y con ello concuerda Carolina de Belaunde al contarnos un poco de cómo fue la reforma educativa el último tramo del siglo pasado en nuestro país:

“en el Perú, durante la década de 1990, al igual que en varios países de la región, la discusión internacional sobre este tema fue el marco de las reformas en educación, que se plantearon como objetivo la mejora de la calidad con miras a promover la equidad educativa. En la práctica, sin embargo, las reformas estuvieron dirigidas básicamente a incrementar la cobertura (…) La ampliación de la cobertura en todos los niveles educativos ha llevado a que la población tenga más acceso al servicio educativo e incremente sus años de instrucción. No obstante, junto a la masificación del sector no se generaron cambios significativos a favor del mejoramiento de la calidad ni de la incorporación de algunos grupos históricamente excluidos. Por el contrario, estamos frente a un sistema educativo segmentado que reproduce las desigualdades del país, en el que la población de menores recursos económicos recibe una educación pauperizada” (2011:266)

En suma, hubo una cobertura parcial de la reforma educativa en el último siglo que no hizo mucho por los más pobres y como una de las principales consecuencias trajo la deserción escolar que se evidencia hasta hoy. De acuerdo a un informe  que realizó la Defensoría del Pueblo en el año 2020, la Unidad de Estadística del MINEDU del 2018 indicó que la tasa de deserción acumulada en la educación básica en zona urbana, fue de 9,3% y en el área rural, fue de 11,3%. Así mismo, la Defensoría es de la opinión que la consecuencia inmediata que trajo la pandemia en el área educativa fue la deserción escolar con el fin de ayudar a dar estabilidad a la economía de los hogares pobres y en extrema pobreza: “La emergencia sanitaria por el COVID-19, además de afectar a la educación en zonas rurales, también afecta la economía de las familias, siendo las de condición de pobreza y pobreza extrema las que sufrirán más el proceso de recuperación post pandemia. Es factible pensar que muchos adolescentes deberán dejar los estudios para asumir labores productivas para apoyar en el sustento del hogar”. (2020:20)

En este informe también podemos apreciar la diferencia abismal entre la zona urbana y rural-periférica respecto a recursos tecnológicos como internet y computadoras que existía en el año 2019, un año antes de la pandemia.

Como se aprecia, si ya en el año 2019 los habitantes del área rural-periférica tenían estás carencias en el área tecnológica, afrontar la educación en pandemia ha sido un imposible que pocas familias han podido superar y la deserción ha podido ser uno de los caminos elegidos para las familias que no pudieron hacerlo.

Y no solo es la brecha digital el problema de la deserción sino también los roles de género de niñas y adolescentes. Los roles de género femeninos son construcciones sociales históricas que hacen ver a la mujer como la persona que debe quedarse en el hogar ya que puede administrarlo de manera eficiente, además es ideal para criar a los hijos ya que ella tiene una conexión especial con ellos, no será la persona indicada para salir, trabajar y llevar el sustento económico al hogar, entonces ¿para qué estudiaría? Con mayor razón en épocas de pandemia donde la carga del hogar escalo hasta lo más alto del pico. Patricia Ruiz nos explica más sobre el rol asignado a la mujer “los roles que se atribuyen en razón del género. La mujer es madre-ama de casa, el varón es proveedor económico y jefe del hogar. Lo femenino es reproducción, lo masculino producción. Esta identificación de roles, actualmente discutible por la innegable presencia de la mujer en el ámbito del trabajo y la economía, sella el tipo de relación que se establece entre hombres y mujeres, norma su conducta, pauta sus expectativas” (s/a: 5).

Finalmente, según un artículo publicado en el diario digital de La República a principios de este año, el INEI indicó que en el año 2019 entre abril y junio, las niñas de primaria y las adolescentes en secundaria provenientes de áreas rurales no asistieron a clases virtuales en el mismo porcentaje que los niños y adolescentes de la misma zona geográfica: “Mientras el 79,4% de ellas asistieron a sus clases a través de diversas plataformas, en ellos este porcentaje se elevó a 83,3%. Lo mismo ocurrió en secundaria: un 81,2% de adolescentes varones asistió a sus clases, superior en 0.6 puntos porcentuales del de mujeres (80,6%)” (2021). Para Yanet Razzeto, especialista en educación de Plan Internacional, ello se debe a que los roles de género en pandemia se han intensificado ya que las labores en el hogar se han incrementado, además han seguido las uniones tempranas de menores de edad que han producido embarazos, lo que perjudica de sobremanera la educación de las niñas y adolescentes. Para finalizar con este punto podemos reflexionar como los niños y adolescentes varones a pesar de vivir en el área rural con brechas digitales se benefician del sexismo, ya que debido a los roles de género sus familias hacen lo posible porque estudien como pueden.

En conclusión, este trabajo ha evidenciado que la continuidad de la educación de niños, niñas y adolescentes del área rural-periférica del Perú en circunstancias de pandemia no solo depende del lanzamiento de una política estatal en apariencia neutra como es “Aprendo en Casa”, sino que para que sea efectiva deben tomarse en cuenta otros factores como lo son la brecha socioeconómica y los roles de géneros asignados en las familias, motivos prohibidos que deben tratar de erradicarse de toda norma o política ya que atacan derechos de poblaciones vulnerables. Solo viendo el panorama completo el Gobierno podrá elaborar una estrategia educativa realmente inclusiva para todos y todas con el fin de preservar la continuidad de la educación que es un derecho constitucional de niños, niñas y adolescentes que debe efectivizarse aun en los escenarios más difíciles, y para que nuestros niños empiecen a nacer rivera arriba, como dice Andrea Parra en el principio de este trabajo, y puedan desarrollarse plenamente nadando con la corriente.

BIBLIOGRAFÍA:
DE BELAUNDE, Carolina
2011 Profundizando las brechas Una mirada a la desigualdad en los estudios sobre el sistema educativo peruano. IEP.

CONGRESO DE LA REPÚBLICA
2021 LEY Nº 31169 LEY QUE DECLARA DE INTERÉS NACIONAL Y NECESIDAD PÚBLICA LA INSTALACIÓN DE ANTENAS DE RADIO, TELEVISIÓN E INTERNET PARA FACILITAR A NIÑAS, NIÑOS Y ADOLESCENTES DE ZONAS RURALES EL APRENDIZAJE DE LECCIONES A DISTANCIA “APRENDO EN CASA”.

CONSEJO ECONÓMICO Y SOCIAL
2009 OBSERVACIÓN GENERAL Nº 20 La no discriminación y los derechos económicos, sociales y culturales (artículo 2, párrafo 2 del Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales). ONU.

DEFENSORÍA DEL PUEBLO
2020 “La Educación Frente a La Emergencia Sanitaria Brechas del Servicio Educativo Público y Privado que afectan una Educación a Distancia Accesible y de Calidad”. Revisado el 13 de junio 2021.

DIARIO LA REPUBLICA
2021 “Niñas de zonas rurales son las más afectadas por la desigualdad educativa”. Revisado el 15 de junio 2021.
https://larepublica.pe/sociedad/2021/01/24/ninas-de-zonas-rurales-son-las-mas-afectadas-por-la- desigualdad-educativa-atmp/?ref=lre

PARRA , Andrea
2015 Video ¿Qué hago Yo con mi privilegio? publicado el 10 de julio 2015.
https://www.youtube.com/watch?v=UGJj_n-hYDE

RUIZ, Patricia
s/a Una aproximación al concepto de Género.

PODER EJECUTIVO
2020 RESOLUCIÓN MINISTERIAL N° 160-2020-MINEDU Disponen el inicio del año escolar a través de la implementación de la estrategia denominada “Aprendo en casa”, a partir del 6 de abril de 2020 y aprueban otras disposiciones.
https://busquedas.elperuano.pe/normaslegales/disponen-el-inicio-del-ano-escolar-a-traves-de-la-implementa-resolucion-ministerial-n-160-2020-minedu-1865282-1/