“¿El error es mío o tuyo?”: Explicaremos en qué consiste el error material y la importancia de solicitar la rectificación en Registros Públicos

Introducción:

Antes de explicar en qué consiste el error material en Registros Públicos, debemos conocer de dónde proviene este tipo de error en el Registro, para ello debemos conocer sobre la inexactitud registral.

La inexactitud registral consiste en que lo publicitado por el Registro no concuerda con la realidad, tanto jurídica como física, la cual es clasificada en dos categorías: (i) los errores registrales, pudiendo ser materiales o de concepto; (ii) las inexactitudes distintas a estos últimos, conforme se encuentra regulado por el artículo 75 del TUO del Reglamento General de los Registros Públicos (en adelante, el TUO)[1].

Respecto a los errores registrales son aquellos cometidos por el Registrador al momento de extender un asiento de inscripción o asiento registral[2], ya sea por un error u omisión, los cuales, a su vez, son clasificados en dos tipos: (i) errores materiales, o (ii) errores de concepto, de acuerdo a lo establecido en el artículo 76 y siguientes del TUO.

Ahora que conocemos de donde proviene el error material, pasemos a desarrollar el objetivo del presente artículo, el mismo que se encuentra dividido en dos partes. Primero, explicaremos en qué consiste el error material, conforme a lo regulado por el TUO y de acuerdo al pronunciamiento del Tribunal Registral, y luego, expondremos la importancia de solicitar la rectificación por error material.

¿En qué consiste el error material en Registros Públicos?:

El error material consiste en el desacuerdo entre el asiento de inscripción y el título archivado, el mismo que proviene de un error u omisión a cargo del Registrador, pudiendo ser un error en el nombre, documento de identidad de los intervinientes, o alguna otra información relevante que debe contener el asiento de inscripción.

Ahora bien, hablamos que el error material es cometido por parte del Registrador, pero ¿cómo podemos determinar que fue él quien efectivamente lo cometió? Para ello debemos revisar el título archivado[3] y contrastar con el asiento registral; si el error u omisión se encuentra solamente en el asiento registral, pero todos los datos del título archivado se encuentran correctos, entonces, efectivamente estamos frente a un error material. En caso el error lo contiene el título archivado y el asiento registral solo refleja el citado error, entonces no se configura el error material. Cabe precisar que, este tipo de error solamente se rectifica en base al título archivado que dio origen al asiento registral materia de error, no siendo necesario volver a presentar ningún documento para solicitar la misma. Asimismo, debemos indicar que la rectificación puede ser a solicitud de parte o de oficio, si es a solicitud de parte esta no tiene ningún costo para el usuario.

El error material se encuentra regulado por los artículos 76 al 83 del TUO, dentro de los cuales establece los supuestos y el procedimiento a tener en cuenta al momento de solicitar la rectificación por este tipo de error. La norma establece que los supuestos son los siguientes:

  1. Si se ha escrito una o más palabras, nombres o cifras distintas a los que consta en el título archivado correspondiente.
  2. Si se ha omitido algún dato o circunstancia que debe constar en el asiento de inscripción.
  3. Si se ha extendido el asiento en partida registral o rubro distinto al que corresponde.
  4. Si se ha enumerado erróneamente los asientos o partidas registrales.

Respecto del literal a) precedente, debemos indicar que es uno de los más comunes en la realidad y, tal como lo hemos mencionado anteriormente, la rectificación procederá si el error solamente se encuentra en el asiento registral y el título archivado contiene la información veraz.

En relación al literal b) precedente, el Tribunal Registral ha emitido pronunciamiento respecto que no se debe considerar como error material la omisión de alguna circunstancia o “situaciones [que] no constituyen actos inscribibles que merezcan publicidad para terceros”[4]. Considero que es relevante lo mencionado por el Tribunal, puesto que, efectivamente corresponde que el asiento registral solo publicite los diversos actos o derechos materia de inscripción que contiene el título, conforme al principio de rogación y de titulación auténtica, y a la publicidad material establecidos en los artículos III y I del Título Preliminar del TUO, respectivamente.

Por otro lado, sobre el literal c) precedente, el Tribunal Registral ha señalado lo siguiente:

“[L]a rectificación del error se produce con el traslado del asiento a la partida pertinente, dejándose constancia de ello en la partida del asiento trasladado, pero siempre que no existan obstáculos en la partida en la que debió extenderse el asiento que determinen la incompatibilidad del traslado.

(…)

Por otra parte, por disposición de los artículos 86 y 87 del RGRP, la rectificación surtirá efecto desde la fecha de la presentación del título que contiene la solicitud respectiva y en ningún caso perjudicará los derechos adquiridos por terceros de buena fe durante la vigencia del asiento que se declare inexacto.”[5]

Al respecto debemos manifestar que, nos encontramos de acuerdo con el pronunciamiento del Tribunal, puesto que, la información contenida en el asiento registral se presume que es un extracto del acto o derecho que se encuentra en el título archivado, el cual es puesta a disposición por Registros Públicos a los terceros. En ese sentido, los terceros no pueden verse afectados frente a la inexactitud de los asientos registrales, así como tampoco puede verse afectado sus derechos previamente adquiridos por la rectificación de los mismos, conforme al principio de fe pública registral establecido en el artículo 2014 del Código Civil.

Por último, hay un pronunciamiento del Tribunal Registral que considero relevante dar a conocer. Mediante Resolución N° 118-2012-SUNARP-TR-T, se presentó una apelación a la denegación del Registrador, quien manifestaba que no procedía la rectificación por error material porque se estaba solicitando rectificar el nombre del titular de una partida que está cerrada actualmente, al respecto el Tribunal Registral rechazó la postura del Registrador en base a las siguientes razones: (i) Ninguna de las disposiciones del TUO que regulan sobre la rectificación de inexactitudes registrales hace “diferencia si éstas corresponden a asientos que publican derechos vigentes, ya extinguidos o cancelados o que obren en partidas cerradas. ii) Si la rectificación sólo busca restituir la conformidad entre la realidad con el registro, esta finalidad puede predicarse tanto respecto de asientos vigentes, cancelados, extinguidos como extendidos en partidas cerradas.”[6] iii) El que una partida se encuentre cerrada al momento de la solicitud de rectificación “no elimina la posibilidad de que sea objeto de publicidad ante terceros, quienes deben obtener una información compatible con la realidad.”[7] Asimismo, el Tribunal Registral manifestó que, si bien es cierto que el artículo 62 del TUO indica que una vez que se inscriba una anotación de cierre en una partida, no puede extenderse nuevos asientos en la misma, explica que el sentido de la norma es no incorporar nuevas realidades o derechos distintos de los que ya existían hasta antes del cierre de la misma, pero no busca impedir la rectificación de inexactitudes registrales. En otras palabras, determina que a pesar que la partida registral se encuentre cerrada, se puede inscribir la rectificación de un error material, pues la finalidad de la misma es publicitar una información veraz a terceros.

Cabe indicar que, lo expuesto en el párrafo anterior no es un precedente de observancia obligatoria o un acuerdo plenario emitido por Tribunal Registral, pero es parte de la jurisprudencia registral bastante enriquecedora que aporta a comprender el sentido de la norma.  

¿Por qué es importante solicitar la rectificación del error material?

Para entender la importancia de solicitar la rectificación de este tipo de error, primero debemos comprender el principio de legitimación regulado por el artículo 2013 del Código Civil y el artículo VII del Título Preliminar del TUO, los cuales establecen que el asiento registral se presume exacto y válido, produciendo todos sus efectos y legitiman al titular registral, mientras no se rectifique por las instancias registrales o se declare su invalidez por la vía arbitral o judicial. En ese sentido, el asiento registral legitima al titular registral para que actúe de acuerdo a los actos o derechos inscritos; no obstante, tal como lo menciona el Tribunal Registral, “esta presunción de exactitud y certeza es iuris tantum[8], es decir, admite prueba en contrario; es por ello que, se puede solicitar la rectificación del mismo.

Por lo tanto, la importancia de solicitar la rectificación recae en que, justamente el asiento registral debe coincidir con la realidad, tanto jurídica como física, a fin de publicitar información veraz a terceros. Es decir, al solicitar la rectificación por error material, implica publicitar a terceros la información que realmente coincide con la realidad.


[1] Texto Único Ordenado del Reglamento General de los Registros Públicos, Resolución N° 126-SUNARP-SN.

[2] Entiéndase por asiento registral, aquel que contiene un resumen de los actos o derechos materia de inscripción, el mismo que deberá contener los datos relevantes para dar a conocer a terceros, siempre que los mismos figuren en el título. Asimismo, el asiento deberá contener el resto de información, conforme a lo detallado en el artículo 50 del

TUO.

[3] Entiéndase por título archivado, aquellos documentos que han dado mérito a la inscripción y que acreditan fehaciente e indubitablemente la existencia del acto inscrito. Estos documentos fundamentan inmediata y directamente el acto inscrito, así como también se incluye a los documentos que no fundamente de manera directa e inmediata la inscripción; no obstante, no se considera parte del título archivado las copias simples de los documentos, salvo disposición expresa en contrario.

[4] Tribunal Registral. Resolución N° 569-2011-SUNARP-TR-T, fecha 04 de noviembre de 2011. Trujillo. Pág. 5.

[5] Tribunal Registral. Resolución N° 438-2012-SUNARP-TR-T, fecha 24 de mayo de 2012. Trujillo. Pág. 7 y 8.

[6] Tribunal Registral. Resolución N° 118-2012-SUNARP-TR-T, fecha 21 de marzo de 2012. Trujillo. Pág. 4.

[7] Tribunal Registral. Resolución N° 118-2012-SUNARP-TR-T, fecha 21 de marzo de 2012. Trujillo. Pág. 4.

[8] Tribunal Registral. Resolución N° 118-2012-SUNARP-TR-T, fecha 21 de marzo de 2012. Trujillo. Pág. 3.