Los repartidores de plataformas digitales: ¿trabajadores independientes con nivel mínimo de protección?

  1. Introducción

La disyuntiva acerca de si los repartidores de plataformas digitales son trabajadores subordinados se mantiene a la fecha[i]. Pese a ello, el 23 de mayo de 2020 se emitió la Resolución Ministerial 163-2020-PRODUCE que establece un nivel mínimo de protección que las empresas de servicios de delivery deben brindarles. En base al contenido de esta medida y a la luz de las experiencias legales internacionales, ¿el régimen peruano ha decidido reconocer a los repartidores como trabajadores independientes con garantías de seguridad mínima?

  1. La disyuntiva acerca de la situación jurídica de los repartidores de plataformas digitales

Las nuevas tecnologías generan negocios innovadores, como el caso de las plataformas digitales que intermedian servicios de reparto a domicilio. Su modelo consiste en que la empresa utiliza una aplicación móvil para conectar al repartidor con los usuarios interesados en beneficiarse de sus servicios (UGT 2019: 2).

La empresa, al ser la propietaria de la aplicación móvil, establece ciertos lineamientos sobre el lugar, el tiempo y el modo en que el repartidor debe cumplir sus servicios. Numerosos pronunciamientos judiciales internacionales consideran que esta característica acredita la subordinación entre los sujetos descritos, por lo que se trataría de una relación de trabajo[ii] (Morales 2020: 3-4).

Sin embargo, el repartidor no está obligado a cumplir una jornada de trabajo, asume el riesgo de cada pedido, sus ganancias dependen de la cantidad de servicios prestados y no está impedido de contratar con otras empresas del mismo rubro. De ese modo, otros señalan que la relación con la empresa es de carácter civil[iii] (Morales 2020: 5). Debido a la inexistencia de uniformidad de criterios sobre la naturaleza del vínculo, la solución queda sujeta a la decisión del legislador.

  1. La protección mínima en favor de los repartidores de plataformas digitales

La Comisión Mundial sobre el futuro del trabajo de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) señala que las nuevas tecnologías generan modalidades organizativas que dificultan la identificación de los elementos configuradores de la relación laboral, impidiendo que se reconozca a estos prestadores de servicios como trabajadores. Por eso, exhorta a que los Estados establezcan una Garantía Laboral Universal, que comprenda derechos fundamentales laborales[iv], condiciones de trabajo básicas[v] y protección social universal[vi] (2019: 39-41).

Esto es, que los trabajadores, ya sean independientes o subordinados, deben gozar de derechos y medidas de seguridad adecuadas que impidan su exposición a riesgos laborales. Lo mencionado por la OIT ha servido de referente para la configuración de diversos regímenes internacionales, por lo que actualmente existen Estados con marcos legales que cimientan un piso de protección mínima en favor de los repartidores de las plataformas digitales. Este es el caso de Holanda, California y Francia.

El tema ha vuelto a tomar relevancia durante los últimos meses como consecuencia de la pandemia del COVID-19. La OIT instó a que, en la fase de la reactivación de las actividades, los Estados implementen políticas dirigidas a extender la protección social y acceso a la sanidad a todos los trabajadores (2020: 10). Este llamado resultaba mucho más urgente para el caso de los repartidores, toda vez que por la naturaleza de sus funciones están expuestos a un alto riesgo de contagio.

 

  1. Experiencias legales internacionales respecto de los repartidores de plataformas digitales

 

  • Holanda

 

Los repartidores son denominados bajo el término de «Payroll»: personal autónomo individual contratado por una empresa encargada de poner sus servicios a disposición de un tercero y dirigir el modo de su prestación (Todolí 2020; Ministerio de Asuntos Sociales y Empleo 2019). Hasta el año 2019, solo percibían la contraprestación equivalente a sus servicios prestados.

El 01 de enero de 2020 entró en vigencia la Ley del mercado laboral equilibrado, con la finalidad de establecer un régimen jurídico con derechos laborales mínimos para todos los trabajadores. Así, se dispuso que los Payroll tengan derecho a gozar las mismas condiciones de empleo que los trabajadores de la empresa (seguridad, derechos laborales, planes de formación y licencias) y contar con un plan de pensiones adecuado.

Si bien no se reconoce a los Payroll dentro de la definición de trabajadores dependientes, equipara la situación de los segundos a los primeros. Así, «hace desaparecer la frontera convirtiendo ex lege a todos los autónomos individuales en laborales» (Todolí 2020).

  • California

El 01 de enero de 2020 entró en vigencia la Ley AB 5, que establece la presunción de laboralidad respecto de los repartidores de plataformas digitales, salvo que la empresa de delivery demuestre que estos:

  • Se encuentran libres de control y dirección en cuanto al desarrollo de sus actividades.
  • Elaboran funciones no habituales al negocio de la empresa.
  • Se dedican independientemente a una actividad de la misma naturaleza que las realizadas para la empresa[vii].

La regla general es que los repartidores son trabajadores de la empresa de delivery, por lo que gozan de todos los derechos laborales. La subordinación deriva del hecho de que esta última contrata a los primeros, dependientes únicamente de los ingresos de tal vínculo, para realizar bajo sus órdenes las actividades que son inherentes a su negocio. Por lo tanto, queda a cargo de la empresa probar la inexistencia de estos elementos en la relación que mantiene con los repartidores.

  • Francia

El 26 de diciembre de 2019 fue publicada la Ley 2019-1428, sobre la orientación de movilidad. Esta reconoce que la empresa de la plataforma digital y el repartidor mantienen una relación de carácter civil. No obstante, cuando la primera determine las características del servicio prestado por el segundo y fije su precio, tiene una responsabilidad social con este.

Ello implica que el repartidor tiene derecho a recibir por parte de la empresa el seguro con cobertura de los accidentes industriales[viii]; acceso de formación profesional continua[ix]; asociación sindical[x]; acceso a los datos relacionados a sus actividades[xi]; condiciones de trabajo adecuadas; medidas de seguridad para evitar riesgos laborales a los que están expuestos ellos y terceros[xii]; y la posibilidad de negociar garantías adicionales de protección social[xiii]

El régimen francés establece que los repartidores de las plataformas digitales son prestadores autónomos. No obstante, se extiende a ellos ciertos derechos que habitualmente fueron exclusivos de los trabajadores subordinados. De dicha manera, se garantiza un nivel de protección mínimo para los repartidores, a pesar que el vínculo que mantienen con la empresa no configura uno de carácter laboral.

  1. Las medidas de protección establecidas por la Resolución Ministerial 163-2020-PRODUCE

 

El 23 de mayo de 2020 fue publicado el Protocolo Sanitario de Operación que deben cumplir las empresas de delivery por terceros, para las actividades de restaurantes y comercio electrónico. En esta normativa se precisó a los repartidores de plataformas digitales bajo la denominación de «repartidores independientes», definidos como «personas naturales afiliadas a un aplicativo de delivery que prestan el servicio de delivery» (Resolución Ministerial 163-2020-PRODUCE). Con ello, indirectamente se estableció que estos no son trabajadores subordinados.

No obstante, el protocolo dispuso que las empresas que trabajen con aplicativos de delivery deban cumplir en favor de los repartidores con las siguientes obligaciones:

  • Capacitación y sensibilización sobre las medidas de seguridad para evitar el riesgo de contagio por COVID-19 durante el desarrollo de las funciones.
  • Seguro privado contra el COVID-19 con cobertura de 90 días: renta hospitalaria por un máximo de 60 días, indemnización por recuperación a partir del alta, indemnización por fallecimiento y orientación médica telefónica durante las 24 horas.
  • Fondo económico para los repartidores diagnosticados con COVID-19, aplicable durante el tiempo en que se encuentran imposibilitados de prestar servicios.
  • Entrega de equipos de protección personal, los mismos que deben ser adecuados y proporcionales a los riesgos a los que se enfrentan los repartidores.
  • Asignación de supervisores de campo: encargados de velar por el correcto cumplimiento de las medidas de seguridad dispuestas en el protocolo de la empresa y adecuado uso de los equipos de protección personal.

A la luz de lo expuesto, las disposiciones contenidas en el protocolo son similares al modelo adoptado en la legislación francesa. Ambas reconocen que los repartidores son prestadores de servicios autónomos, pero gozan de un conjunto de derechos vinculados a su seguridad y salud durante el desarrollo de funciones.

 

  1. Reflexiones finales

 

Los modelos legislativos descritos demuestran la existencia de una conciencia internacional de reconocer que los repartidores, independientemente de su identificación como subordinados o autónomos, tienen derecho a una tutela mínima que garantice su bienestar. De esa manera, se busca contrarrestar la precaria situación jurídica que asumen las personas dedicadas a este tipo de trabajo.

Cabe destacar que la protección establecida por el protocolo no es equiparable a la garantía universal propuesta por la OIT. Sus términos se ciñen al establecimiento de un nivel mínimo de prevención de los riesgos laborales durante la pandemia, mas no de forma permanente. Sin embargo, esta medida representa el referente más cercano del modelo que el legislador peruano decidiría adoptar para resolver la situación de los repartidores de las plataformas digitales.

A la fecha, la entrada en vigencia del protocolo ha generado que las empresas de delivery adopten un grado de diligencia superior frente a sus repartidores. Ello implica que, en tanto estén dispuestas a reiniciar sus actividades, deben asumir costos operativos que sean equivalentes a una protección adecuada para sus afiliados[xiv].

Es evidente que la decisión legislativa que finalmente se aplique debe ser el resultado de una evaluación objetiva de dos factores esenciales: el modelo de negocio de las plataformas digitales y los riesgos a los que los repartidores se exponen al realizar sus funciones. Solo de ese modo será posible desarrollar un marco jurídico sostenible que se adecúe a las nuevas tecnologías y la dignidad de las personas.

  1. Referencias

DE RIJKSOVERHEID. VOOR NEDERLAND

2019                            Wet arbeidsmarkt in balans (WAB).28 de mayo.

L’ASSEMBLÉE NATIONALE

2019                            LOI n° 2019-1428 d’orientation des mobilités.26 de diciembre.

LEGISLATIVE COUNSEL

2019                            Law AB-5. Worker status: employees and independent contractors. 19 de setiembre.

MINISTERIO DE LA PRODUCCIÓN (PRODUCE)

2020                            Resolución Ministerial 163-2020-PRODUCE. Protocolo Sanitario de Operación ante el COVID-19 del Sector Producción para el inicio gradual e incremental de actividades, de la Fase 1 de la “Reanudación de Actividades”, en materia de servicio de entrega a domicilio (delivery) por terceros para las actividades: i) “Restaurantes y afines autorizados para entrega a domicilio y/o recojo en local”, y ii) “Comercio electrónico de bienes para el hogar y afines”. 23 de mayo.

MINISTERIE VAN SOCIALE ZAKEN EN WERKGELEGENHEID

  1. Handreiking contracting, uitzending of payrolling? s/l. Consulta: 30 de mayo de 2020. <https://www.rijksoverheid.nl/documenten/publicaties/2019/12/23/handreiking-contracting-uitzending-of-payrolling>

MORALES, Alejandro

2020                            «La relación laboral en las plataformas digitales». Jurídica. Suplemento de análisis legal de El Peruano. Lima, año 12, número 766, pp. 3-5.

 

ORGANIZACIÓN INTERNACIONAL DEL TRABAJO (OIT)

2019                            Trabajar para un futuro más prometedor – Comisión Mundial sobre el futuro del trabajo. Ginebra. Consulta: 30 de mayo de 2020. <https://www.ilo.org/wcmsp5/groups/public/—dgreports/—cabinet/documents/publication/wcms_662442.pdf>

ORGANIZACIÓN INTERNACIONAL DEL TRABAJO (OIT)

2020                            Observatorio de la OIT. El covid-19 y el mundo del trabajo. Tercera edición. Ginebra. Consulta: 30 de mayo de 2020. <https://www.ilo.org/wcmsp5/groups/public/@dgreports/@dcomm/documents/briefingnote/wcms_743154.pdf>

SERVICIOS DE ESTUDIOS DE LA CONFEDERACIÓN DE LA UNIÓN GENERAL DE TRABAJADORES

2019                            Resumen ejecutivo del trabajo en las plataformas digitales. Madrid.

TODOLÍ, Adrían

2020                            Comentario del 25 de febrero a «¿Cómo regulamos para acabar con los falsos autónomos? Experiencias internacionales». Blog de Argumentos en Derecho Laboral. Consulta: 30 de mayo de 2020. <https://adriantodoli.com/2020/02/25/como-regulamos-para-acabar-con-los-falsos-autonomos-experiencias-internacionales/>

[i] En la actualidad existen dos proyectos legislativos presentados ante el Congreso de la República: el proyecto de Ley N° 4144/2018-CR que regula la labor del trabajador por plataforma digital (4 de abril de 2018) y el proyecto de Ley N° 4243/2018- CR del empleo digno que regula a los trabajadores de plataformas digitales (17 de abril de 2019).

[ii] El 3 de setiembre de 2018, el Juzgado de lo Social 39 de Madrid emitió la sentencia 284/2018, decidiendo que el repartidor de la plataforma digital no tiene vínculo laboral con la empresa Glovo. El juez consideró que (i) no existe poder de dirección, (ii) el repartidor asume los riesgos de sus funciones y trabaja con sus equipos.

[iii] El 1 de junio de 2018, el Juzgado de lo Social 6 de Valencia emitió la sentencia 244/2018, decidiendo que el repartidor de la plataforma digital mantiene una relación laboral con la empresa Deliveroo. El juez consideró que la empresa mantiene la organización de la actividad  y supervisa las labores del repartidor, lo que evidencia el elemento de la remuneración.

[iv] Libertad sindical y reconocimiento efectivo del derecho de negociación colectiva; no sometimiento al trabajo forzoso; prohibición del trabajo infantil y de la discriminación (OIT 2019: 40).

[v] Salario  vital adecuado, limitación de horas de trabajo, mayor seguridad e higiene en los lugares de trabajo (OIT 2019: 39).

[vi] Cobertura de seguridad a todas las formas de trabajo, incluyéndose al empleo por cuenta propia (OIT 2019: 36-37).

[vii] «…a person providing labor or services for remuneration shall be considered an employee rather than an independent contractor unless the hiring entity demonstrates that all of the following conditions are satisfied: (A) The person is free from the control and direction of the hiring entity in connection with the performance of the work, both under the contract for the performance of the work and in fact; (B) The person performs work that is outside the usual course of the hiring entity’s business; (C) The person is customarily engaged in an independently established trade, occupation, or business of the same nature as that involved in the work performed» (Ley AB 5: Section 2750, 3).

[viii] «Lorsque le travailleur souscrit une assurance couvrant le risque d’accidents du travail ou adhère à l’assurance volontaire en matière d’accidents du travail mentionnée à l’article L. 743-1» (LOI 2019-1428: L7342-2). 

[ix] «Le travailleur bénéficie du droit d’accès à la formation professionnelle continue prévu à l’article L. 6312-2» (LOI 2019-1428: L7342-3). 

[x] Les travailleurs mentionnés à l’article L. 7341-1 bénéficient du droit de constituer une organisation syndicale, d’y adhérer et de faire valoir par son intermédiaire leurs intérêts collectifs» (LOI 2019-1428: L7342-6). 

[xi] «Les travailleurs mentionnés à l’article L. 7341-1 bénéficient du droit d’accès à l’ensemble des données concernant leurs activités propres au sein de la plateforme et permettant de les identifier. Ils ont le droit de recevoir ces données dans un format structuré et celui de les transmettre. Le périmètre précis de ces données ainsi que leurs modalités d’accès, d’extraction et de transmission sont définies par décret» (LOI 2019-1428: L7342-7).

[xii] Dans le cadre de sa responsabilité sociale à l’égard des travailleurs mentionnés à l’article L. 7342-8, la plateforme peut établir une charte déterminant les conditions et modalités d’exercice de sa responsabilité sociale, définissant ses droits et obligations ainsi que ceux des travailleurs avec lesquels elle est en relation. Cette charte, qui rappelle les dispositions du présent chapitre, précise notamment:… 4° Les mesures visant notamment: a) A améliorer les conditions de travail ; b) A prévenir les risques professionnels auxquels les travailleurs peuvent être exposés en raison de leur activité ainsi que les dommages causés à des tiers (LOI 2019-1428: L7342-9).

[xiii] 8° Le cas échéant, les garanties de protection sociale complémentaire négociées par la plateforme dont les travailleurs peuvent bénéficier (LOI 2019-1428: L7342-9).

[xiv] El 29 de mayo de 2020, Uber Eats anunció su retiro del mercado peruano, debido a que las medidas de seguridad dispuestas por el gobierno para el reinicio de las actividades representan un alto nivel de complejidad y costos operativos para el negocio (Gestión.2020. «Uber Eats anuncia su retiro del mercado peruano». Lima, mayo. Consulta: 31 de mayo de 2020. https://gestion.pe/economia/empresas/uber-eats-anuncia-su-retiro-del-mercado-peruano-delivery-noticia/.

Fuente de la imagen:

https://useinsider.com/wp-content/uploads/2020/04/Covid_fooddelivery.png