Pray for the world: El terror en París que despertó los ojos del mundo e hizo que miremos a Siria

Y habréis de oír de guerras y rumores de guerras. ¡Cuidado! No os alarméis, porque es necesario que todo esto suceda; pero todavía no es el fin. Porque se levantará nación contra nación, y reino contra reino, y en diferentes lugares habrá hambre y terremotos. Pero todo esto es sólo el comienzo”                                                                                (Mateo 27: 6 – 8)

El viernes 13 del presente mes, los medios de comunicación alrededor del mundo informaban acerca de varios atentados terroristas simultáneos en París, principalmente en lugares de ocio donde, evidentemente, se concentra más población. La célula terrorista que planificó y llevó a cabo el atentado dejó un saldo de 129 personas asesinadas[1].

Las imágenes más impactantes de aquel denominado “viernes negro” fueron las de la toma de rehenes en la sala de conciertos Bataclan, donde se presentaba la banda estadounidense Eagles of Death Metal, y las explosiones producidas en el estadio de fútbol de Saint Denis. En el caso del concierto, el lugar fue el blanco perfecto para asesinar a decenas de jóvenes, tres terroristas consiguieron filtrarse entre los asistentes y dispararon hasta cinco ráfagas, además de retener a más de cien personas hasta que las fuerzas policiales simularon negociar por los rehenes para ganar tiempo y así rescatar algunos. La desesperación llevó a que algunos de los rehenes intentaran lanzarse desde lo alto de una ventana del lugar para escapar.

El otro caso que dio la vuelta al mundo fue las dos explosiones que se produjeron en el estadio de fútbol de Saint Denis, donde se jugaba un partido amistoso entre Francia y Alemania. Los asistentes no tenían consciencia de lo que ocurría pues creyeron que todo era parte de un show de fuegos artificiales. Este ataque fue obra de terroristas suicidas que se inmolaron por ejecutar el plan, fiel a la ideología del ISIS.

Los ataques cometidos en París no son los primeros en suscitarse, pero sí quizá los que más impacto causaron a los ojos de todo el mundo. Siria también viene atravesando una cruda guerra civil hace aproximadamente dos años entre las fuerzas armadas y grupos rebeldes opositores que buscan derrocar al presidente Bashar Al-Asad. Durante este tiempo, han ocurrido violaciones a gran escala contra los derechos de niños y mujeres, principalmente, pero no ha sido sino hasta ahora que el mundo se pone de pie para solidarizarse con las víctimas de los atentados terroristas.

Las historias son diversas, una más o igual de impactante que la otra. Nuestra intención no esrecopilar hechos de sucesos sangrientos que, seguramente, los medios de comunicación nos recuerdan una y otra vez, si no que buscamos reflexionar hacia dónde se dirigen las fuerzas terroristas, cómo es que se originaron y a dónde conducen las respuestas de los Estados afectados para contrarrestar este “fenómeno” peligroso llamado ISIS.

1. El origen de ISIS

Para entender el presente, es necesario conocer el pasado aunque suene trillado; por ello, si queremos saber hacia dónde se dirige ISIS, debemos conocer cómo se originó. El grupo terrorista Estado Islámico es una organización yihadista suní que busca la instauración de un califato o Estado regido por una visión ultraconservadora de la Ley Islámica (sharia) en diferentes países de Medio Oriente. Actualmente, está asentado en territorios de Siria y el norte de Irak, su objetivo es expandirse a países próximos como Jordania, Líbano y Arabia Saudita. Para sus seguidores, la única manera de alcanzar sus objetivos es a través de las armas y el terror.[2]

El califato es un sistema político regido por un sucesor del profeta Mahoma que buscar gobernar la comunidad de creyentes del Islam en todo el mundo. La instauración de un califato implica el seguimiento riguroso de la tradición islámica[3] y, por tanto, la eliminación de toda norma que se le oponga.

El Estado Islámico surge después de la intervención de Estados Unidos en Irak; este grupo terrorista fue parte de la rama de Al-Qaeda del cual se separa por considerarlo débil. Tras la rebelión en Siria (convertida luego en guerra civil), este movimiento, que empezó siendo muy reducido, se une a grupos rebeldes de ese país y cobra una fuerza de tal magnitud que empieza a ejecutar y a exhibir sus actos violentos. Tal es así que Al-Qaeda se ha separado de toda responsabilidad por dichos actos.

El contexto de represión y sufrimiento de la población atrapada en la guerra civil fue el escenario ideal para que los actores terroristas inyectaran sus dosis de resentimiento y rebeldía contra el Estado. A ellos, adicionémosle el fervor religioso hacia el Islam y sus rígidas reglas de obediencia, todos estos factores originaron la organización poderosa que conocemos hoy como ISIS.

2. Violación de derechos humanos

ISIS (cuyas siglas en inglés son Islamic State of Iraq and Syria), como cualquier grupo terrorista, ha preparado ideológicamente a sus miembros antes de actuar con los primeros atentados de limpieza étnica y religiosa. Quienes no cumplan con su interpretación del Islam, serán brutalmente perseguidos y asesinados. Así, se obiga a sus integrantes a abrazar el Islam o, de lo contrario, deberán pagar una multa. En caso de que se nieguen a ambas opciones, son asesinados. Ya se han reportado ejecuciones de cristianos, esclavización de mujeres y decapitación de niños que profesan esta religión[4].

No hay duda que nos encontramos ante una violación sistemática delos derechos humanos, en la cual quienes más sufren son los niños, mujeres, y las familias en general, quienes han perdido varios de sus miembros por el accionar de este grupo terrorista. Por ello, la ONU ha denunciado, hasta el momento, la violación de derechos humanos que se vienen generando sólo en Siria, pero aún no se ha pronunciado oficialmente sobre los actos cometidos en París.

Una comisión de la Asamblea General de la ONU denunció este jueves 19 de noviembre pasado, las violaciones de derechos humanos cometidas por los yihadistas en Siria[5] e imputó responsabilidad a Damasco por las muertes de civiles debido a sus bombardeos indiscriminados. Esta resolución no vinculante que expresa la indignación por los constantes actos de violencia y ataques indiscriminados que producen muertes en masa, hambruna y malnutrición, será sometida a votación en el pleno de la Asamblea General en diciembre. Además, la resolución observa que la Corte Penal Internacional (CPI) tiene la potestad de juzgar a los autores de crímenes de guerra.

Según informe de la comisión, se calculan más de 250.000 personas sujetas a implacables bombardeos y fuego de artillería en Siria[6]. Se les niega ayuda humanitaria, comida y medicinas. Paulo Sergio Piñeiro, presidente de la comisión, criticó al gobierno sirio de Basahr al Assad y a los mismos miembros del Consejo de Seguridad[7] de ser responsables de las atrocidades cometidas por permitir violar las normas internacionales con impunidad. Entre los actos violatorios de derechos humanos, se encuentran:

  1. Asesinatos y masacres. Los atentados ocurridos en el estadio, sala de concierto y calles de París, al igual que en calles y hogares de Siria, adicionándole las violaciones sexuales de mujeres y niños; todo ello encaja en el supuesto de masacre pues se violan derechos colectivos e individuales de las personas. Los artículos 1 y 3 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos contemplan el derecho a la vida, a la libertad y a la seguridad de la persona. Evidentemente en los países trastocados por el terrorismo el respeto por los mencionados derechos se pierden por completo.
  2. La tortura o tratos crueles e inhumanos. Los yihadistas suelen difundir, vía redes sociales, videos y fotografías de tortura a periodistas y prisioneros de guerra, quienes luego de ser sometidos a tratos inhumanos, finalmente son decapitados. Al respecto, la “Convención Interamericana para prevenir y sancionar la tortura”[8] reafirma en sus artículos 1 y 2 que todo acto de tortura y otros tratos o penas crueles, inhumanas o degradantes constituyen una ofensa a la dignidad humana y una negación de los principios, derechos humanos y libertades fundamentales proclamados en la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

Hay herramientas normativas internaciones suficientes para juzgar los actos terroristas como violatorios de derechos humanos. El papel de la ONU y la Comunidad Internacional será fundamental para evitar la impunidad de estos delitos. El mundo entero sufre por las pérdidas humanas y carencias materiales que atraviesan la población siria y francesa, por lo cual es justo que los autores de los atentados sean condenados. Sin embargo, no es tan sencillo como parece ya que el movimiento de ISIS tiene el control de gran parte del territorio de Siria, lugar que tiene un tercio de las reservas de petróleo en el mundo. Ello representa el gran problema al que se enfrentan las fuerzas de seguridad para luchar contra el terrorismo del Estado islámico en tanto no compiten contra cualquier enemigo, es un enemigo potencialmente poderoso (refiriendo a fuerza bélica y económica) que tiene aliados iguales o más poderosos, al cual no se podrá detener en la divulgación de su ideología ni sus atentados tan pronto como se desearía.

3. Reflexión final

El mundo entero vigila temeroso por nuevos atentados terroristas. Los ecos de las acciones sufridas por las poblaciones afectadas no sólo ponen en jaque al país atentado, sino también a las naciones que podrían ser blanco de este tipo de masacres. El Perú no fue ajeno al amargo sabor del terrorismo, los años 90 marcaron nuestra historia de sangre, al igual que aquel negro viernes 13 de noviembre para París, e igual que la situación que hace dos años viene sufriendo Siria. La diferencia, creemos, es que nadie volteaba a notar esta realidad tan rápido como ha sucedido con París. Por años se han obviado los avances del Estado Islámico porque las poblaciones afectadas eran básicamente árabes acechados por el extremismo en sus propias ciudades[9]. Por años se prefirió mirar a otro lado, con un grado de indiferencia, y ayuda enviada fue insuficiente para proteger a niños y grandes que sólo pedían a gritos un lugar para refugiarse hasta el cese de la guerra.

Esto no es una crítica a quienes se conmueven con los fallecidos en Francia, pues es de humanos sensibilizarse con atentados de tal magnitud, en teoría, “un muerto francés no pesa más que un muerto en Siria o Perú, pero cómo despierta los ojos del mundo”. A ello va dirigida nuestra crítica, ¿se tenía que esperar que una potencia como París fuera devastada para que el mundo reaccione ante un peligroso ISIS? Sin duda, una prevención mayor podría haber ahorrado tanto dolor a estos países, si en el momento adecuado se hubiera dejado a un lado la indiferencia y se hubiera prestado la atención debida al origen del conflicto: la guerra civil y la imposición de una ideología fundamentalista que año a año ha venido matando miles de inocentes sirios.

Si de alguna manera nos hubiéramos sentido más identificados a nivel humano con el mundo árabe, quizá la tragedia de París y otras más se hubieran podido evitar, y nos atrevemos a afirmar que gran parte de responsabilidad la tienen los medios de comunicación que nos presentaban el problema sirio como algo ajeno y lejano a nuestra realidad. Es cierto que hay muchas otras vías de información que están al alcance de todo aquel que desea informarse, pero tampoco se puede negar que los medios podrían generar más empatía en todos los sectores de la población si nos presentaran tales problemas como una realidad no ajena a la nuestra. El mundo libre (si es que aún existe libertad) no puede seguir obviando el problema, porque, tarde o temprano, el terror termina tocando la puerta[10]. La peligrosidad de ISIS nos hace pensar que no sólo oriente es susceptible de ser atentado, por lo cual debemos tomar consciencia de que es necesario no solo informarnos de la realidad más cercana nosotros, sino también sobre la de todas las naciones. PRAY FOR THE WORLD, recemos por el mundo.


 (*) Artículo redactado por María Elsa Yaipen

[1] “Cronología de la matanza Terrorista en París: 129 muertos y 352 heridos en ataques en cadena”. En: 20 minutos. Publicado el 18 de noviembre del 2015. Consulta: 20/11/2015.  http://www.20minutos.es/noticia/2604691/0/matanza-terrorista-paris/cadena-atentados/francia-bataclan/

[2] ALVA, Jessica. “Estado Islámico: Todo lo que debes saber sobre el grupo terrorista” En: Perú 21. Publicado el 02 de setiembre del 2015. Consulta: 20/11/2015. http://peru21.pe/mundo/estado-islamico-terrorismo-siria-irak-estados-unidos-sharia-islam-tutorial-2197016

[3] ROSÓN, Javier. “Qué es un califato y cuánto respaldo puede tener”. En: BBC Mundo. Publicado el 30 de junio del 2014. Consulta: 21//11/15 http://www.bbc.com/mundo/noticias/2014/06/140630_irak_siria_estado_islamico_califato_nc.shtml

[4] ALVA, Jessica. Óp. Cit.

[5] “La ONU denuncia violaciones de los derechos humanos en Siria” En: Diario El Correo. Publicado el: 20 de noviembre del 2015. Consulta: 21/11/15. http://diariocorreo.pe/mundo/la-onu-denuncia-violaciones-de-los-ddhh-en-siria-634157/

[6] “ONU denunció atroces violaciones a los derechos humanos en Siria”. En: Diario: Informe Télam, argentina. Publicado el 05 de marco del 2014. Consulta: 21/11/15. http://www.telam.com.ar/notas/201403/54121-la-onu-denuncia-atroces-violaciones-a-los-derechos-humanos-en-siria.html

[7] Los miembros del Consejo de Seguridad son China, Francia, Estados Unidos, Reino Unido y Rusia, quienes no atribuyeron responsabilidad de las atrocidades ante el Tribunal Penal Internacional. La ONU podría considerarlos responsable también.

[8] Convención Interamericana para prevenir y sancionar la tortura. Consulta: 21/11/15. http://www.oas.org/juridico/spanish/tratados/a-51.html

[9] LOMBARDI, Guido. “Ecos del terror”. En: Perú 21. Publicado el: 15 de noviembre del 2015. Consulta: 21/11/15. http://peru21.pe/opinion/guido-lombardi-ecos-terror-2232130

[10] IBÍDEM

Consejo Editorial
Directora: Nadia Ibarra. Consejo Editorial: Lesly Pacheco, Katherine Flores, Briggite Vilcapoma, Caroline Tolentino, Indira Salcedo, Isavo Vargas, María Ramos, Jhoan Rivera, Juana Nuñez, Ximena Torres , Diego Salazar y Carolina Díaz.